Columnistas

Martes 21 de octubre del 2014. Actualizado a las 19h03 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa LA NOTICIA DE PERFIL

Un negocio rentable

Por Paulovich - 6/06/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cuando alguien menciona la palabra “negocios” inmediatamente pienso en mi pariente espiritual porque se trata de una cholita y además es cochabambina mientras yo soy un pobre periodista que trata de sobrevivir con las remesas que suelen llegarme de España, de mi tía Restituta que gerenta con éxito su Empresa “Nabos Escandinavos en Estocolmo, capital de Suecia, o de mi tía Clothilde von Karajan Quiroga que vive en la capital de Alemania, muy cerca de la poderosa señora Merkel.

La colaboración financiera de mis parientes mencionadas me permite decir sin rubor que vivo gracias al dinero que producen tales mujeres, siendo la más próxima mi comadre Macacha, noble samaritana que guía mis pasos por el mundo  auxiliándome con préstamos oportunos aunque nunca me aclaró si éstos son créditos o donaciones igual que hiciera el extinto comandante Hugo Chávez (Requiescat in Pace) con su compadre Evo Morales quien continúa repartiendo dineros al grito de “Bolivia Cambia, Evo Cumple”.

La mencionada y bendita señora lanzó un grito de felicidad al enterarse por los periódicos de que –¡por fin!– Bolivia podría hacer un negocio claro y decente con Venezuela.

Ante el inusitado entusiasmo de mi asesora financiera le solicité respetuosamente si podríamos asociarnos para ese negocio pero ella me negó tal posibilidad diciéndome: El negocio lo haré yo sola, compadrituy porque usted es periodista y no entiende de negocios” citándome como ejemplo aquella vez que le saqué algún dinerillo para fabricar mangas para chalecos.

Algo ruborizado le pedí que olvidara de una vez por todas aquel proyecto desafortunado y que me explicara rápidamente las perspectivas de su futuro negocio.

Me contó que hablaría muy pronto con el presidente Evo Morales por tratarse de una empresa binacional ya que se trataría de vender al hermano país caribeño papel higiénico de buena calidad.

Pude olfatear que podría ser un buen negocio, pues el papel higiénico es un producto perecible y demandado permanentemente por la población de ambos países y sin distinción política de ninguna clase.

Cuando pregunté a mi astuta comadre de dónde sacaríamos tanta cantidad de papel higiénico, la cholita nacida en Quillacollo me respondió que solicitaría a nuestro presidente Evo la Gerencia de “Papelbol”, una de las industrias estrellas que organizaron los genios masistas y que hasta ahora no sirve para nada.

Quedé admirado una vez más del genio económico de mi pariente espiritual quien rápidamente empezó a realizar cálculos en su computadora acerca de las necesidades de papel higiénico en Venezuela y Bolivia, sin dejar de pensar en Ecuador y Nicaragua.

Gracias al genio económico de mi comadre cochabambina se salvaría la fábrica Papelbol y todos los habitantes del Unasur seríamos más felices.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias