Columnistas

Lunes 24 de noviembre del 2014. Actualizado a las 11h31 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa OJO AL CHARQUE

El doble aguinaldo en la percepción cotidiana

Por Constantino Rojas Burgos - 30/11/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El decreto del Gobierno de otorgar un doble aguinaldo a los trabajadores de las instituciones públicas y privadas en la presente gestión, ocasiona variadas reacciones en la población boliviana. En algunos, incredulidad y sorpresa hasta no verificar el decreto, para recién salir después del asombro. En otros, en cambio, provoca cierto temor por las consecuencias que puede generar dicha medida: Alza de los precios de los productos, inflación, cierre de empresas, despido de empleados, imposibilidad de pagar para las microempresas por falta de planificación previa.

En los empleados públicos que tienen un salario mensual asegurado, se observa cierta alegría por la decisión gubernamental, pero que sólo alcanza a un promedio de 2 millones de bolivianos. Los que no son asalariados y trabajan por cuenta propia consideran que se trata de una disposición injusta, discriminatoria y que se sienten marginados de los mismos derechos con que deben ser tratados en la asignación de los recursos del Estado.

Los empresarios privados reaccionan señalando inicialmente que no les queda más remedio que incrementar el precio de los productos en el mercado para equilibrar sus ingresos y pagar un doble aguinaldo que no estaba ni previsto ni presupuestado.

Finalmente, negociando con el Gobierno, concretan cancelar el mismo hasta el 28 de febrero de 2014.

Los jubilados, por su parte, sienten que la medida los margina y discrimina y a través de marchas de protesta piden que el Gobierno incluya a ese sector para que se beneficie con el doble aguinaldo. Es el sector más contestatario que persiste en recibir este beneficio; por su parte, el Gobierno pide diálogo con el sector.

La incredulidad, la sorpresa, el asombro y el temor finalmente calan hondo entre los bolivianos. Quién no quisiera recibir un doble aguinaldo para cubrir sus múltiples necesidades –primarias o secundarias– que siempre cae bien a cualquier ciudadano que tiene familia y compromisos que cumplir.

Pero, nadie podría suponer que el doble aguinaldo se tomaría también en tono de broma, burla, chiste, mofa o sorna a las que apela el boliviano, como una forma de expresión de un sentimiento de rabia e impotencia o de alegría o regocijo, que se comprueba en las redes sociales como el Facebook, espacio de interacción donde se expresan percepciones, emociones, sentimientos e incluso posturas políticas.

El humor dicen que es un arma de doble filo, mordaz, punzante, picante e urticante que provoca risas y provoca rabias, según sea la postura política del que decodifica el mensaje. En el Facebook, los mensajes están dirigidos al Presidente del Estado Plurinacional, quien dio la sorpresa al país con una disposición para unos política y electoralista, para otros una justa distribución de la riqueza.

Para tener una idea de lo que circula en el Facebook, –entre otros–, aparece una imagen del Papa Noel y de Evo Morales con un mensaje que dice “Feliz inflación y Próspero desempleo” o “Si con el doble aguinaldo no suben las encuestas ‘le metemos’… doble Carnaval 2014”, también este otro: “Lo del doble aguinaldo es para tapar el doble cato de coca y sus resultados”, “Desde el 2014, las mujeres tendrán de a dos hombres”.

Y podemos seguir encontrando otras referencias como esta: “Después del sorpresivo decreto del doble aguinaldo, Evo lanzará otro: ¡Gracias Evo, la marraqueta te ará más coqueta! Y, ya sabes, la “h” es para aorrar. Y acabamos con ésta: Evo: “Los economistas me dicen es inflacionario, yo le meto no más y les digo métanle no más y después lo arreglan, para eso han estudiado”.

Moraleja: De aquí para delante todo tendrá que ser doble.

El autor es periodista y docente universitario


Últimas noticias

En Vídeo