Editorial

Martes 30 de septiembre del 2014. Actualizado a las 16h54 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

La integración de Sudamérica

Por Redacción Central - Los Tiempos - 8/12/2006


Es de esperar que Cochabamba sirva de escenario para la mayor confraternidad y relación entre el conjunto de los sudamericanos en la perspectiva de un mejor porvenir.

Precedida de semanas de conflictividad no sólo local, sino nacional, cuyos efectos probablemente dejen de sentirse al menos en ésta su sede circunstancial y hasta que concluya, la II Cumbre Sudamericana de Naciones se reunirá en Cochabamba hoy y mañana, sin que empero y entrada la tarde de la víspera se hubiese establecido el número definitivo de los mandatarios que acudirán a la cita.

Previamente se había inaugurado, aquí mismo, la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos, acontecimiento de carácter étnico y popular que a diferencia de anteriores realizados en distintos lugares de forma paralela a los encuentros presidenciales, no abordará una agenda opuesta a la de los gobernantes presentes, sino que coincidirá en significativa parte de ella, a la vez de plantearles sugestiones de cara al próximo futuro.

Se trata, en ambos casos, de dar un paso más en el proceso de integración de la región, largo y difícil según lo demuestra la experiencia, además de insistir en la articulación de dos de sus principales mecanismos, cuales son la Comunidad Andina de Naciones y el Mercado Común del Sur, y --claro está--, permitir aquello que los presidentes se propongan hacer entre sí en el plano estrictamente bilateral.

Los conflictos mencionados se centraron en desavenencias recurrentes con motivo de las fiestas navideñas de cada año y la búsqueda de soluciones al problema del transporte público, en lo referido al campanario; mientras que en términos de país fueron --y seguirán siendo después de las dos cumbres, por lo que se infiere del curso que han tomado las cosas--, fruto de la aprobación de la simple mayoría para la elaboración de una nueva Constitución Política del Estado a cargo de la Asamblea Constituyente que funciona en la capital de la República, en lugar de los dos tercios de voto como lo determinan la ley fundamental vigente y la de convocatoria al trascendental evento, previsiones que el esquema en ejercicio del poder desconoció luego de haber asumido el mando mediante elección en la que obtuvo respaldo sin precedente, extremo generador de justificada molestia de los sectores de oposición y la propia sociedad civil que se está manifestando en huelgas de hambre y enfrentamientos con tendencia a agravarse tanto por la intransigencia de las partes, cuanto en razón del aliento oficial a una de ellas; es decir, los movimientos afines a la administración del presidente Evo Morales. Una situación, en fin, que debe ser de conocimiento de los ilustres visitantes, pero que no resulta ocioso rememorar ante los imprevistos que pudieran producirse.

En este contexto es que Cochabamba representa el papel de anfitrión de las delegaciones de pueblos amigos, y así como ha sido punto de encuentro entre los bolivianos al través de su proceloso devenir, es de esperar que ahora sirva de escenario para la mayor confraternidad y relación del conjunto de los sudamericanos en la perspectiva de un mejor porvenir.


Últimas noticias