Editorial

Miércoles 23 de abril del 2014. Actualizado a las 21:54 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Editorial

BOLIVIA Y EL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 8/11/2010


Más allá de las lecturas ambiguas a las que se presta, el informe del PNUD confirma que todavía es enorme la
tarea que nos espera a todos los
bolivianos

El jueves pasado, como viene haciéndolo desde hace 20 años, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó su informe anual, el Índice de Desarrollo Humano. Se trata, como se sabe, de un indicador que pretende evaluar los resultados obtenidos por cada país según tres principales parámetros: la educación, en la que se cuentan los años de escolaridad y la tasa de alfabetización; la salud, en la que se mide la esperanza de vida, entre otros ítems, y el nivel de ingreso.

Según el informe, Bolivia ha mejorado durante el último año tanto en términos absolutos como relativos. En términos absolutos, porque en una escala de 0 a 1, donde uno es el mejor de los resultados posibles, subió de 0,637 a 0,643.  Y en términos relativos, porque subió del puesto 113 que ocupaba en 2009 al 95 en el que se sitúa hoy. Es decir, durante el último año Bolivia obtuvo mejores resultados que otros 18 países.

El panorama no es tan alentador, sin embargo, si en lugar de tomar como punto de referencia el año 2009 la comparación se realiza con la mirada puesta en el último quinquenio, periodo de tiempo que suele ser tomado para evaluar tendencias que vayan más allá del plazo inmediato. Y al prestar atención a esa dimensión más amplia del IDH en Bolivia, lo que se puede ver es una tendencia negativa, pues el año 2005 nuestro país ocupaba el puesto 92, con un índice de 0,723.

Es importante no perder de vista las proyecciones quinquenales, pues la mayor parte de los indicadores en los que se basa el IDH requieren más de un año para que se hagan notorios los efectos positivos o negativos de las políticas públicas, por lo que bien harían las autoridades gubernamentales al fijarse más en la proyección hacia el mediano y el largo plazo de las políticas sociales más que en efímeros e inmediatos logros que no puedan ser sostenidos en el tiempo.

Además de los datos que se evalúan anualmente, el informe del PNUD prestó en esta oportunidad especial atención a la desigualdad social, pues considera que éste es uno de los factores que más dificulta el progreso latinoamericano. Recomienda por eso que los 32 países de la región profundicen las políticas de redistribución de la riqueza y asistencia social a los segmentos más pobres de la población.

Al referirse a este tema, el informe indica que Bolivia se sitúa entre las naciones en las que la desigualdad en ingresos, atención sanitaria y educación más lastran en el IDH ya que si bien se registra un crecimiento del PIB per cápita, los ingresos en nuestro país están mal distribuidos, de modo que la brecha entre ricos y pobres es grande. Pese a todo, Bolivia forma parte de otro grupo de países que ha sido destacado: el de aquellos que más mejoras han conseguido, teniendo en cuenta el punto de partida, entre los que están Guatemala y Brasil.

Como se puede ver, el informe del PNUD puede ser leído e interpretado con ánimos pesimistas u optimistas, según cuál sea el ángulo del que se lo quiera hacer. Tal margen para la ambigüedad, sin embargo, no oculta el dato fundamental: que todavía es enorme la tarea que nos espera a todos los bolivianos.


Últimas noticias