Editorial

Martes 23 de septiembre del 2014. Actualizado a las 19h40 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa EDITORIAL

LA IMPORTANCIA DE LA EMIGRACIÓN

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 21/09/2011


Son tan importantes los efectos económicos y sociales de la emigración de cochabambinos, que bien vale la pena prestar al tema máxima atención

Una investigación desarrollada en nuestro departamento por el Centro de Planificación y Gestión (Ceplag), el Consejo Interuniversitario de la Comunidad Francesa de Bélgica (CIUF) y la Comisión Universitaria para el Desarrollo (CUD), cuyos resultados más relevantes fueron publicados el domingo pasado en las páginas de este matutino, ha hallado datos muy reveladores sobre la magnitud e importancia económica y social de las olas emigratorias que han llevado a muchos miles de hombres y mujeres de Cochabamba a buscar mejor suerte en los más diversos puntos del planeta.

Una idea de la magnitud del fenómeno la da un dato por demás elocuente. Según el estudio, dos de cada tres hogares cochabambinos tienen algún pariente cercano que vive en el exterior. Es decir, gran parte de los hogares cochabambinos están directamente afectados tanto por los factores positivos como los negativos que traen consigo la masiva emigración.

Entre los efectos positivos del fenómeno, se destaca nítidamente la recepción de importantes sumas de dinero por concepto de las remesas que los emigrantes envían para cubrir los gastos familiares. Según el estudio, casi la totalidad de ese dinero se destina a cubrir gastos de alimentación y vestimenta, lo que da cabal cuenta del impacto directo que tiene en la mejora de la calidad de vida de quienes dependen del trabajo que sus familiares hacen en el exterior.

Los efectos negativos que tal situación conlleva, empero, no son nada desdeñables. Entre los más evidentes se destaca por supuesto la ruptura o por lo menos debilitamiento de los lazos familiares, pues el alejamiento del padre o de la madre, y con frecuencia de ambos pilares del núcleo familiar, deja vacíos que no se llenan fácilmente y acarrean penosas consecuencias que van en directo desmedro de la calidad de vida que, paradójicamente, es lo que a través del bienestar económico se pretende alcanzar.

Una pequeña muestra de lo que eso significa es la confusión de roles, la devaluación de la figura paterna y la ausencia de normas de conducta que posibiliten un armónico desarrollo psicológico de los niños y jóvenes cuyo sustento material, ya que no emocional, proviene de la emigración de sus progenitores.

El estudio tiene además la virtud de poner en evidencia la fragilidad del relativo bienestar o alivio económico del que gracias a las remesas gozan quienes se quedan, pues revela que poco menos que la totalidad del dinero que llega se destina a gastos de consumo y muy poco a la inversión en actividades productivas que sirvan de base para una autonomía económica futura. Eso significa que si por cualquier eventualidad –como un agravamiento de la crisis económica global— se perdiera o redujera drásticamente el flujo de remesas, la estabilidad económica de muchas familias cochabambinas sufriría un golpe demoledor.

Es tan importante el tema, y tan amplia la brecha que ha abierto la investigación que comentamos, que es de esperar que sirva de base para estudios similares que contribuyan a arrojar más luz sobre un asunto que sin duda figura entre los que más influyen en la situación actual y futura de nuestra sociedad.


Últimas noticias