Editorial

Viernes 25 de abril del 2014. Actualizado a las 21h59 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa EDITORIAL

BOLIVIA Y LA BRECHA DIGITAL

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 21/04/2012


De mantenerse la actual tendencia, muy difícil les será a los jóvenes de hoy satisfacer sus expectativas en el mundo digitalizado que les espera

Hace pocos días, el Foro Económico Mundial (FEM) ha difundido la XI edición del Reporte Global de Tecnología de la Información titulado "Vivir en un mundo hiper conectado". Se trata, como las 10 ediciones anteriores, de una evaluación actualizada del impacto de las Tecnologías de la Información y del Conocimiento (TIC) en el proceso de desarrollo y competitividad en cada uno de los países que son periódicamente sometidos a la evaluación.

La razón porque el FEM dedica tanta atención al tema es que considera que el grado de asimilación de las nuevas tecnologías es uno de los factores más importantes para evaluar la capacidad de los países, las empresas, instituciones, familias e individuos que los componen para afrontar los cada vez más grandes retos que plantea el futuro, sobre todo a las nuevas generaciones. Por eso, recomienda que se hagan todos los esfuerzos necesarios para cerrar lo que denomina la “brecha digital”, que es la distancia que separa a unos de otros en cuanto al aprovechamiento de los recursos de la revolución tecnológica.

Lamentablemente, pese a esas buenas intenciones, la más reciente versión del informe trae las mismas malas noticias que las anteriores. La peor de ellas es que la famosa “brecha digital” sigue mostrando una tendencia hacia el ensanchamiento, lo que no se debe sólo a que los países menos digitalizados —como el nuestro— no estén haciendo grandes progresos, sino a que el ritmo al que avanza la tecnología es tan intenso que a los países les resulta tan difícil, como a las personas particulares, correr a su ritmo. Quienes más adelantados están en la carrera se alejan cada vez más de los rezagados y eso se aplica a cualquier escala.

En lo que a Bolivia corresponde, el último informe indica que nuestro país ha mejorado su posición en términos relativos, pues aparece ubicado en el puesto 127, entre 142 países, algo mejor que el año anterior, cuando figuraba en el puesto 135 de 138 países. Es decir, algo ha mejorado, pero todavía muy lejos respecto de los países latinoamericanos mejor ubicados que son Chile (39), Uruguay (44), Panamá (57), Costa Rica (58) y Brasil (65).

Pese a ello, no deja de ser alentador que durante el último año se haya registrado cierta mejora, sobre todo si se considera que se revierte así una tendencia negativa que se venía manteniendo desde que el FEM comenzó a elaborar el ranking. En el informe 2006-2007, por ejemplo, ocupaba el puesto 104, un año después bajó al 111 y en el informe 2008-2009 se situó en el lugar 128 para bajar después al 131. El año pasado sólo Burundi y Chad estaban peor que nuestro país. Y si bien ahora son más los que están peor, lo que debiera importarnos es que seguimos, de lejos, en el último lugar de nuestra región.

Revertir tal situación no es por supuesto tarea fácil, pero debiera ser uno de los objetivos alrededor del que se aúnen voluntades del sector público y privado, del Gobierno nacional, de los departamentales y municipales, de universidades, de empresas privadas, de medios de comunicación y de la sociedad en general. De otro modo, de mantenerse la actual tendencia, muy difícil les será a los jóvenes de hoy satisfacer sus expectativas en el mundo digitalizado que les espera.


Últimas noticias