Editorial

Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 21h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa EDITORIAL

URGENTE DEBATE SOBRE TRANSGÉNICOS

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 7/11/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un asunto tan importante no debe ser tratado a espaldas de la sociedad. Urge un debate amplio y participativo, por encima de intereses particulares

Uno de los temas que está motivando los más intensos debates en ámbitos científicos del planeta entero es el relativo a la conveniencia o no de intensificar el uso de Organismos Genéticamente Modificados (OMG), comúnmente conocidos como transgénicos, para mejorar la productividad del sector alimenticio a escala planetaria.

Nuestro país, por razones por demás evidentes, es uno de los más llamados a participar de ese debate. Y se suponía que iba a ser uno de sus más entusiastas animadores, pues hubo un tiempo en el que el Presidente del Estado se presentó al mundo como uno de los principales impulsores de la prohibición total del uso de semillas transgénicas; se anunció que Bolivia sería el primer país en declararse “territorio libre de transgénicos” y se le dio nada menos que rango constitucional a tal decisión.

El tiempo transcurrido desde aquellos tiempos hasta ahora ha sido suficiente para que el tema haya sido retirado de la agenda pública nacional hasta el punto de haber adquirido el rango de tema tabú. Es decir, sobre el que no se debe hablar y mucho menos debatir públicamente. Y no es porque se haya impuesto alguna prohibición, sino un tácito acuerdo que consiste en simular que el conflicto de visiones e intereses no existe, como si ignorar un asunto potencialmente conflictivo fuera suficiente para que éste deje de ser tal.

Los aspectos controversiales del asunto lo son mucho más si se considera que hace muy poco se ha puesto en vigencia la Ley de la Madre Tierra —que en uno de sus artículos incorpora muy drásticas restricciones, en unos casos, y terminantemente prohíbe, en otros, el uso de semillas transgénicas— y que muy pocos días antes el Gobierno se comprometió a aunar esfuerzos con empresarios agroexportadores de Santa Cruz para multiplicar durante los próximos años la productividad del sector agroindustrial. Entre ambos propósitos, como es evidente, hay una contradicción que merece ser por lo menos afrontada.

Sin embargo, y pese a lo perentorio que es el tema, con muy pocas excepciones, como los alegatos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior a favor de la reconsideración de la manera como el tema está siendo abordado en nuestra legislación, lo cierto es que, al parecer, se mantiene la decisión de eludir un debate transparente y desprejuiciado, como corresponde, lo que muestra, sin duda, una gran irresponsabilidad.

Pese a ello hay que insistir en que se debe abrir tan urgente reflexión colectiva, y para que ésta esté por encima de intereses económicos particulares, de circunstanciales cálculos políticos o de dogmatismos poco vinculados con las exigencias de la realidad, habría que abordarla desde su dimensión global. Países como Cuba, por ejemplo, que están afrontando dilemas muy similares, tienen valiosas experiencias, tanto positivas como negativas, con las que aportar a un debate profundo, serio y ampliamente participativo, que es el que se necesita para tomar decisiones en temas que, como éste, no atañen sólo a grupos de interés muy específico, sino a toda la sociedad.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias