Editorial

Domingo 21 de septiembre del 2014. Actualizado a las 19h26 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa EDITORIAL

CUIDADO CON LA DEUDA

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 29/12/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El análisis de la deuda debe efectuarse de manera seria, sin tomar en cuenta factores que impidan una cabal evaluación de la realidad económica

En estos días de fin de año se han conocido informes sobre el estado de la deuda pública, tanto externa como interna, con cifras que deberían llevar a la más profunda reflexión a nuestras autoridades. Estas cifras dicen que al cierre de la presente gestión, la deuda interna alcanza a 4.310 millones de dólares y se debe pagar a acreedores externos 3.978 millones de dólares. En total, la deuda se ha incrementado en 200 millones de dólares, con lo que el monto total adeudado por el Estado boliviano es de 8.288 millones de dólares.

Aunque hay cifras anteriores que mencionan montos incluso mayores, superiores a los 10.000 millones, el informe de ahora tiene que preocupar.

Se trata del monto más alto al que haya llegado la deuda pública en lo que va de la existencia del país. Hasta hace pocos años, se consideraba como un techo de la deuda unos 5.000 millones de dólares, pero ahora supera los 8.000.

Lo curioso es que este incremento se da cuando el país ha recibido la más grande inyección de recursos de toda su historia, provenientes del inesperado incremento de los precios de las materias primas que Bolivia exporta.

En cuatro años, el presente Gobierno ha recibido más recursos que los gobiernos anteriores juntos durante 20 años.

Y pese a eso, existe esta tendencia a aumentar la deuda, lo que es algo incomprensible. Se tendría que dar el fenómeno contrario: que todas las deudas sean pagadas y que en este momento no exista deuda pública.

Pero ha ocurrido lo contrario. Enormes ingresos y enormes deudas.

Es probable que las autoridades nacionales tengan alguna explicación para este extraño comportamiento de las finanzas públicas. Por el momento, es motivo de asombro de propios y extraños.

La propia emisión de bonos soberanos por 500 millones de dólares, que fue festejada como una demostración de una buena imagen internacional del país, se ha convertido en un nuevo monto que se añade a la deuda. Y aunque ninguna autoridad ha sabido indicar dónde radica la utilidad de ese nuevo endeudamiento, se ha dado por descontada la conveniencia de que gracias a esa operación Bolivia aparezca en el mapa de las finanzas mundiales. Es decir, más que a una necesidad económica, tal operación habría estado motivada en un afán propagandístico dirigido a mejorar la imagen exterior del país, deleznable argumento que con razón ha sido severamente cuestionado.

Los informes oficiales sobre estos temas dicen que la deuda actual, en relación al PIB, es inferior a la de años anteriores. Algunos economistas han observado que, en este caso, el factor que se ha distorsionado es el monto del PIB, que habría sido inflado. Por lo tanto, no es que la deuda haya bajado, todo lo contrario, ha subido mucho, pero la cifra parece menor cuando se la menciona en relación a un PIB inflado.

Los colegios de economistas, los profesionales de esta materia tendrían que ayudar a dilucidar estas dudas acerca del verdadero monto del PIB.

Mientras tanto, el Gobierno nacional tendría que analizar con calma esta contradicción: si los ingresos han crecido de manera extraordinaria, ¿cómo se explica que crezca también la deuda?

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias