Editorial

Jueves 28 de agosto del 2014. Actualizado a las 10h45 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa EDITORIAL

BOLIVIA Y EL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 3/06/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sea cual fuere la interpretación que se quiera dar a esos datos, lo cierto es que cualquier esfuerzo que se haga tendrá que dirigirse al largo plazo

Hace unos días, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó en nuestra ciudad su informe anual sobre  el Índice de Desarrollo Humano (IDH), esta vez titulado “El ascenso del Sur: Progreso humano en un mundo diverso”. Y si bien los datos contenidos en el estudio ya eran conocidos, pues fueron presentados a nivel mundial hace ya dos meses, su presentación en Cochabamba ha dado la oportunidad al público cochabambino de conocer más de cerca e involucrarse en un análisis y reflexión colectiva encaminados a llevar a la práctica las lecciones que ofrecen los resultados obtenidos durante el último año.

Este año, el énfasis ha sido puesto, como lo indica el título, en los efectos que ha tenido en Latinoamérica la ola de cambios en la economía mundial. Entre ellos se destaca el extraordinario dinamismo de las economías asiáticas, principalmente la china, que al multiplicar la demanda de materias primas y ofrecer abundantes artículos manufacturados a precios bajos, tuvieron un impacto muy positivo en las economías de los países latinoamericanos.

Si a ello se suma que esa ola portadora de bonanza coincidió en muchos países de la región con un viraje en el rumbo de sus políticas económicas, las mismas que a diferencia de las adoptadas en décadas pasadas pusieron énfasis en la redistribución de ingresos, se tienen los elementos suficientes para comprender el contexto en el que durante los últimos años se ha sostenido una tendencia positiva hacia la mejora del IDH latinoamericano.

En lo que a nuestro país corresponde, los datos contenidos en el informe 2013 han vuelto a ofrecer un panorama que, según cuál sea el punto de vista desde el que se lo mire, puede dar lugar a una visión optimista o a una pesimista.

Desde la mirada optimista, sobresale el hecho de que Bolivia haya sido, una vez más, uno de los países que más ha subido en una escala, sólo por detrás de Brasil que ocupa el primer lugar. El dato es especialmente relevante si se lo contrasta con el pésimo desempeño de Venezuela que, pese a gozar de circunstancias igualmente ventajosas, figura en el último lugar de los cuadros comparativos.

Tal dato positivo contrasta, sin embargo, con otro que da cuenta de que, a pesar de sus continuas mejoras, nuestro país todavía se encuentra en el puesto 108 entre 186 países, muy lejos de lo que sería de desear, en el penúltimo lugar de Sudamérica y sólo por encima de Paraguay (111), Honduras (120), Nicaragua (129) y Guatemala (133) en el continente.

Situación que debe llamar profundamente la atención si se considera que en 2005, antes del inicio de la actual bonanza, nuestro país ocupaba el puesto 92, con un índice de 0,723.

Desde el punto de vista cualitativo, también se debe tomar en cuenta que un aspecto muy poco alentador es que las mejoras logradas por nuestro país tienen como principal, si no única explicación, la bonanza de los precios de las materias primas que constituyen la base de la economía nacional.

De cualquier modo, y sea cual fuere la interpretación que se quiera dar a esos datos, lo cierto es que es todavía mucho lo que nos queda por avanzar y que cualquier esfuerzo que se haga tendrá que tener la mirada puesta en el largo plazo y no sólo en el presente o el futuro más inmediato.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias