Sub Editorial

Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 21h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa SUB EDITORIAL

El absurdo llevado al extremo

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 29/12/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Habiendo sido ayer viernes el día de los santos inocentes, la noticia, según la que la presentadora de televisión Milena Fernández fue convocada a comparecer a una audiencia de medidas cautelares en la que el representante del Ministerio Público podría solicitar la detención preventiva de la acusada, fácilmente podía haber pasado como una de las más inverosímiles inocentadas. Pero no… ha llegado tan lejos la irracionalidad en nuestro país, que tan descomunal despropósito no tiene nada de broma.

Como se recordará, la presentadora a la que quieren ver encerrada en las celdas de alguna cárcel ha sido acusada por la comisión de los delitos de discriminación e incitación al racismo. El delito consiste en haber afirmado que la ciudad de Oruro “es fétida, apesta. No tiene cloacas, no tiene buena hotelería”.

A partir del malhadado día en que tuvo la ocurrencia de referirse en esos términos a la “capital del folklore”, Fernández cayó en una especie de infierno judicial cuyos tormentos, expresados en meses de idas y venidas a través de los laberintos leguleyos, son de por sí un castigo desmesurado, del todo desproporcionado con la gravedad de la falta que se le endilga.

En una sociedad medianamente respetuosa de los más elementales derechos ciudadanos, dotada del mínimo sentido común imprescindible para hacer posible la convivencia civilizada, un caso tan absurdo no habría sido posible porque la sensatez colectiva habría cerrado el paso a los acusadores. Pero ese no es el caso de la Bolivia actual, donde escándalos mucho mayores ocasionan que uno como éste pase poco menos que desapercibido.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias