Sub Editorial

Jueves 21 de agosto del 2014. Actualizado a las 21h09 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Los símbolos de Cochabamba

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 3/03/2013


La propuesta de la mayoría oficialista en la Asamblea Departamental de Cochabamba de cambiar los símbolos del departamento, debería sujetarse a serias consideraciones históricas, sociológicas y también estéticas.

En primera instancia, no se trata de desdeñar y descartar fácilmente los que hasta ahora han sido los símbolos departamentales. Considérese que, aunque existan dudas respecto de las razones para la adopción de algunos de ellos, han sido los propios cochabambinos, durante muchos años de vida pública, quienes se los han apropiado y han terminado dotándoles el contenido cívico de cochabambinidad.

Se debe considerar, también, que no es cuestión de incorporar cualquier elemento con tal de que represente a cierto sector de la ciudadanía —cosa que más parecería un parcelamiento de los símbolos—, sino de hallar aquello que implique unidad y que sea de valor común para los habitantes del departamento.

Estéticamente, es innegable que incluir objetos indiscriminadamente en los símbolos podría resultar en una mezcolanza sin sentido ni estructura, muy apropiada para publicidad de carnaval, pero totalmente ajena a la sobriedad requerida en emblemas oficiales.

Entonces, el desafío es desembarazarse de cualquier manía “refundadora” que conduzca al desprecio de una historia que tiene sombras, sin duda, pero que por sobre todo cuenta con muchas luces, y meditar si es realmente necesario el cambio de símbolos. Si lo es, habrá que pensar si no basta con incorporar a los existentes uno o dos elementos que pudieran reforzar la idea de unidad en los emblemas departamentales.

Una reforma total, a estas alturas de la historia, no parece ni útil ni pertinente.


Últimas noticias