Bolivia está más conectada pero aún se reclama internet de calidad y mejor costo

17/05/2018

Jessica Vargas

Christian Burgos

En medio del retraso y las falencias que aún no logran ser superadas, Bolivia se encuentra sometida a un intenso consumo de internet que día tras día crece; sin embargo, surge la duda, ¿qué tanto se ha mejorado y cómo encara el país esta demanda constante de la población?

Los bolivianos aún no tenemos acceso pleno a una red de fibra óptica, las conexiones ADSL y VDSL muestran importantes avances pero cada vez se saturan más y su infraestructura no abastece. El internet móvil ofrece velocidades adecuadas pero el costo es alto.

La Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transporte (ATT) informó que hasta el primer trimestre del 2018 Bolivia tuvo 9,3 millones de conexiones, 500 mil más que el 2017 y 5, 74 millones más que el 2013, lo que quiere decr que en cinco años la conectividad creció en un 161 por ciento. 

En el eje troncal se concentra el 75 por ciento de las conexiones. Santa Cruz con 2.693.639 millones, La Paz  con 2.635.882 y Cochabamba con 1.654.906.

Aun con estos datos la población usuaria de internet en Bolivia, que representa el 67,5% de la población mayor a 14 años, permanece por debajo de la media de América Latina y el Caribe y mucho más distantes del alcance de países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) que bordea el 80 por ciento de todos sus ciudadanos.

A nivel latinoamericano, resaltan Argentina y Uruguay con un 70 y  60 por ciento de población usuaria de internet.

La relevancia de este factor trasciende las cifras y toma lugar cuando se habla del costo de la conexión de internet en Bolivia.

El experto en telecomunicaciones y catedrático de la Universidad Católica Boliviana, Luis Molina, explicó que los precios del servicio están en función al costo del ancho de banda (red de capacidad de información) pero sobre todo a la cantidad de usuarios. “La infraestructura que se tiene en Argentina, Chile por ejemplo es similar pero no tenemos la cantidad de usuarios que tienen allá”.

Con la tecnología de Banda Ancha, Bolivia bordea los 5Mbps de velocidad con un costo de 350 a 400 bolivianos, en cambio, en los países vecinos el servicio con el doble de velocidad llega a costar entre 7 a 8 dólares, explica, “porque la brecha tecnología es mucho menor”.

El precio del acceso a Internet

El costo del servicio de internet en Bolivia  es uno de los mayores problemas que tanto expertos como ciudadanos evidencian constantemente.

De acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo, en Bolivia los usuarios digitales emplearon cerca al 35 por ciento del salario mensual, - correspondiente al 40 por ciento de la población promedio que puede acceder a esta compra-, para una suscripción a Banda Ancha Fija (BAF), cuando los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), invierten solo el 3 por ciento.

La cifra sitúa al país en el tercer puesto, después de Nicaragua y Honduras, de mayor gasto para la suscripción a internet, a nivel de América Latina y Caribe.

Según la encuesta que la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic) realizó el 2017, el 40 por ciento de los ciudadanos gasta entre 100 y 200 bolivianos mensuales por el  servicio de internet fijo. Mientras que un 14 por ciento llega a invertir entre 300 a 400 bolivianos o más.

En cuanto al internet móvil el gasto mensual promedio es menor o igual a 50 bolivianos para el 44 por ciento de la población, mientras que, del restante, el 38 por ciento de bolivianos invierte entre 51 y 100 bolivianos mensuales para su conectividad.

Esto quiere decir además que los usuarios no deben invertir solamente cerca del 10 por ciento de su sueldo en una conexión de banda ancha fija, sino que además, para más de la mitad de los internautas el servicio móvil se suma a los gastos mensuales.

“El acceso a internet es un derecho que está en la Constitución, pero hay que considerar algo, mi seguridad económica está por encima de esos derechos, a través de esa seguridad es que yo puedo acceder a otros derechos”, cuestionó el experto y ciberactivista, Luis Rejas.

Mercado poco atractivo

“El internet es gratis lo que se paga es el servicio hacia la red del operador, mientras más pequeño sea el universo de usuarios más será el costo”, explica Molina. La brecha digital que existe en Bolivia en relación al uso de nuevas tecnologías es uno de los factores por los que el país es un mercado poco atractivo para grandes telefonías.

“El problema es cómo se puede comparar un mercado de 150 millones de usuarios como tiene Brasil, con un país con 4 millones de usuarios o un poco más, no es atractivo”. Por ejemplo, la telefónica Claro que tiene presencia en Centroamérica y Latinoamérica, aún no manifestó sus intenciones de llegar a Bolivia. 

Conexiones fijas e inalámbricas

En el país la mayoría de las conexiones fijas son de tipo ADSL, (146.559), sin embargo la tecnología FTTx (fibra óptica) ha alcanzado un número similar con 100.320 conexiones. En total la ATT tiene registradas 312.777 conexiones a nivel nacional.

Nuevamente las cifras distan de otras que se registran en la región y a nivel mundial. De acuerdo al reporte anual de “Medición de la Sociedad de Información” de la Unión Internacional de Comunicaciones (UIT), del 2017, en América 24 de cada 100 personas tienen acceso a una red de internet fijo,  en el caso de Bolivia solo alcanza a 2 de cada 100 personas.

En cuanto a las conexiones inalámbricas, hasta octubre del 2017, según la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transporte (ATT), la conexión de Internet móvil de Banda Ancha representaba el 88,79 por ciento del total de accesos por este tipo de tecnología. En el país la conexión móvil es principalmente de tipo 3G, empero la tecnología 4G solo alcanza a las metrópolis del eje troncal de Bolivia. 

“No es cuestión de llevar un cable y decir ya tienes internet, sino es la garantía de un servicio de calidad, no los problemas que tenemos ahora que el servicio se cae o no tengo la velocidad de internet de mi contrato”, refiere Rejas.

¿Velocidad?

Según el presidente de Qualcomm en Latinoamérica, Rafael Steinhauser, la tecnología 5G llegará al mundo el 2019. Aseguró que esta nueva red multiplicará la velocidad de conexión y ampliará las fronteras de la comunicación digital.

Sin embargo, Steinhauser advierte que la llegada de esta tecnología a Latinoamérica, donde existen países que aún están avanzando el despliegue de la red 4G, se demorará un tiempo más.

Entre los factores que influyen para este retraso se encuentran “temas tecnológicos, la capacidad de desarrollo, los temas regulatorios e inversiones en investigación", señaló, citado en La Nación.

“Cualitativamente vamos a poder hacer cosas nuevas que nunca habíamos podido hacer con la banda ancha inalámbrica. Hoy sirve para comunicarnos hasta una cierta velocidad pero con esta nueva arquitectura vamos a tener muchísima más velocidad, con 20Gb por segundo o más en cada dispositivo”, detalló.

Además, se refirió a la incorporación de nuevos dispositivos y objetos conectados mediante redes inalámbricas. “La conectividad se expande hacia todas las cosas. El hecho de que se torne cada vez más económico y pequeño fabricar sensores y procesadores nos permite colocar una especie de Smartphone en cada objeto, sea en una casa, en el auto conectado y en un futuro autónomo, objetos vestibles, en la educación y la industria, que tendrá todos los componentes de una cadena fabril conectados. Eso ofrecerá más productividad, control y seguridad", concluyó.

La oferta de Perú abre posibilidades pero aún no se concreta

En el Gabinete Binacional Bolivia-Perú llevado a cabo el 3 y 4 de noviembre en Sucre, el vecino país, hizo una oferta tentadora para mejorar las condiciones de conectividad en el país.

Perú, mediante su primer vicepresidente y ministro de Transportes, Martín Vizcarra, actual presidente de Peru, anunció dar facilidades a Bolivia para acceder a fibra óptica a través de una red en el océano Pacífico.

El exdirector de Focalización de Telecomunicaciones de ATT, Juan Carlos Sanabria, explicó a Los Tiempos que para poder dar curso al ofrecimiento de Perú, la estatal Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) deberá prestar servicios de telefonía en Perú.

“El primer paso es que Entel saque su licencia para ser operador telefónico en Perú. Tienen que someterse a todas las reglas de juego de Perú. Tengo entendido que ahorita están en pleno proceso de licitación para hacer un tendido desde Ilo hasta Desaguadero por dos rutas. Paralelamente se hará un tendido submarino desde Ilo hasta Lima”, explicó Sanabria.

Con relación al enlace de fibra óptica, el experto dijo que Entel será “socio” de la empresa Azteca Comunicaciones de Perú. “Ellos son los que se han adjudicado la red dorsal de Perú y tienen mucha capacidad”, detalló el exfuncionario de la ATT.

El gerente de la telefónica Entel, Óscar Coca, el pasado 9 de abril confirmó que Bolivia trabaja en la conexión directa con la red de cables submarinos y que la estatal tendrá en su propiedad 1.400 kilómetros de fibra óptica submarina. “Todavía no tenemos el puerto que esperemos sea pronto”, manifestó.

Coca aseguró que con la implementación de esta red de fibra óptica, se daría una rebaja en las tarifas de hasta un 70%.

Actualmente la mayoría de los proveedores de internet se prestan servicios chilenos privados para tener acceso a una red de fibra óptica por el océano Pacífico. Sin embargo, Bolivia solo es dueña de la infraestructura hasta la frontera, lo que significa que con la oferta peruana, el reto será llegar más allá de lo limítrofe para obtener mejores prestaciones e incluso adquirir capacidades de inversión.

“Tenemos tres salidas internacionales (para enlazarnos a cables submarinos), por Yacuiba, Desaguadero y la mayoría compra de Chile por Tambo Quemado”, informó Sanabria.

Los diferentes estados del mundo utilizan varias formas para tener acceso a fibra óptica. Una de ellas consiste en la creación de una red propia que llega directamente a los cables submarinos. También se puede ingresar a la principal fuente de conexión a través de un intermediario (socio) que traspasa el enlace por lapsos de tiempo determinados y variados. Otros, como Bolivia, todavía alquilan el servicio.

Los especialistas consultados por Los Tiempos coincidieron en que la mejor opción para ampliar la red de fibra óptica en Bolivia es llegar al Pacífico por el lado chileno, específicamente a través de la ciudad de Arica. Sin embargo, los constantes conflictos diplomáticos entre ambos países crean una situación tensa que pone un sinfín de condiciones, poco favorables, para el Estado.

Es así que Perú se constituye en la opción más factible para que Bolivia mejore la calidad de sus telecomunicaciones e ingrese a los estándares latinoamericanos en los costos de cada uno de los servicios informáticos ofrecidos por el Estado y por empresas privadas.

El enlace con Perú abriría las puertas para que Bolivia comience a romper las brechas digitales e ingrese a un mundo que día tras día se mueve en el “campo digital”.

Con este nuevo “punto de enlace” Bolivia tendrá el camino abierto para avanzar a la “soberanía tecnológica” y por lo tanto generar mejores oportunidades de negocios, crear espacios para el desarrollo tecnológico y así promover el empleo y la inversión, tanto pública como privada.

El costo de la mediterraneidad

Desde el 2011 el tráfico de internet de Bolivia ha crecido de los 11.137 Mbps hasta los 195.132 Mbps. Empero el costo de las conexiones aún sigue siendo alto. El precio promedio de 1Mbps oscila los 24, 5 dólares para Bolivia, precio que se atribuye a la condición de mediterraneidad del país y el cobro de las empresas mayoristas de la frontera.

Pese a las mejoras constantes de los proveedores de internet, Bolivia continúa siendo uno de los países con menor calidad en los servicios de telecomunicaciones y con los costos más elevados de la región.

Las tarifas de acceso a internet han sufrido variaciones positivas a lo largo de los últimos años. No obstante, esta situación aún no logra colocar a Bolivia dentro de los estados con mayor accesibilidad a la red.

El principal factor que influye en todo esto es la falta de infraestructura a causa de la mediterraneidad que atraviesa Bolivia desde 1879.

¿Qué ofrecen los proveedores bolivianos?

En los últimos años existió una notable mejora en la calidad del internet que es ofrecido por diferentes proveedores; sin embargo, las limitantes persisten y Bolivia no logra ubicarse en una posición favorable con relación a la conectividad a la red.

Con relación al internet fijo, las empresas cuentan con una amplia variedad de ofertas y planes pero los costos continúan siendo elevados. Las velocidades, tanto de bajada como de subida, poco han mejorado, con relación a otros países.

Las conexiones más requeridas son las ADSL (acrónimo en inglés de Asymmetric Digital Subscriber Line) y las VDSL (Very high-bit-rate Digital Subscriber Line) o (línea de abonado digital de muy alta tasa de transferencia), una tecnología de acceso a internet de banda ancha. Esto debido la extensión de estas redes y su gran alcance en diferentes ciudades.

Por otro lado, con relación al internet fijo, comienzan a hacerse cada día más populares las conexiones a través de fibra óptica. Sin embargo, la poca cobertura que ofrecen las empresas hace que aún no sea un servicio óptimo para todos los potenciales usuarios.

Existen empresas que advierten sobre posibles variaciones en la cantidad de velocidad recibida. Comteco por ejemplo garantiza en ADSL una velocidad mínima promedio, en condiciones normales, del 20% de la contratada. AXS también hace lo mismo pero asegura un 60%. Otras empresas hacen lo mismo pero no aclaran cuánto ancho de banda está asegurado.

En cuanto a la fibra óptica, Entel, Comteco y AXS garantizan una velocidad mínima promedio, en condiciones normales, del 70% u 80%.

En la siguiente infografía puedes verificar cuales son las velocidades promedio y los costos que ofrecen los proveedores de internet fijo. Los costos de instalación oscilan entre los 100 y los 350 bolivianos, dependiendo la empresa.

Con relación al internet móvil, los proveedores Viva, Entel y Tigo ofrecen conectividad a través de la red GPRS/EDGE, la red 3G HSDPA, HSPA+, la red 4G y la red 4G LTE. Los precios son múltiples y varían según los planes ofertados.

Según los últimos datos de la ATT, el tráfico 3G HSDPA, HSPA+ concentraba el 93% del total de usuarios a enero 2013, cantidad que a junio del 2017 representa el 42% del total. Asimismo, la autoridad de regulación indica un “notable crecimiento” del tráfico 4G (LTE) que inició el 2014 llegando a 53%.

Por otro lado, el tráfico 2G (GPRS/EDGE), según la ATT, representa todavía un 5% del total de las casi siete millones de conexiones de internet móvil registradas hasta junio de 2017. El tráfico mensual promedio por conexión móvil se sitúa cerca de los 1.731 MB.

Pese a que el panorama se muestra favorable, es necesario resaltar el hecho de que las ciudades capitales son prácticamente las únicas beneficiadas. Por ejemplo en La Paz una empresa puede ofrecer velocidades entre 5 y 20 Mbps en promedio; sin embargo, capitales como Oruro no superan los 4 Mbps. Departamentos como Beni y Pando optan por acceder a redes directamente de Brasil.

¿Cuándo llegará la tecnología 5G?

En Bolivia solo el 16,4 por ciento de las conexiones de servicio de acceso a Internet, corresponden a la modalidad de post pago, siendo que las de Banda Ancha que supera los  2 Mbps solamente alcanzan los 73.941 accesos.

Mientras que las conexiones prepago de 512 a 1024 Kbps, conexión de velocidad media, representan el 77 por ciento del total, es decir la mayoría.

Molina aclaró que la “velocidad efectiva de transferencia de datos” depende además del nivel de saturación de las redes y de dónde se conectan los usuarios. Lo que ofertan las empresas telefónicas es capacidad de enlace.

Según Global Index, la velocidad media del internet de conexión fija de Bolivia,  es de 6.69 Mbps en el puesto 129. Este ranking está liderado por Singapur con un pico de velocidad de 174.94 Mbps, y a nivel latinoamericano Chile ocupa el puesto 39 con una velocidad que alcanza los 43.65 Mbps.

Otra de las dificultades con las que se atraviesa en Bolivia, cuyas consecuencias se evidencian en la velocidad es la saturación, pero en este caso, desde de las redes de transporte, que muchas veces no tienen capacidad para todos los usuarios a los que se entrega el servicio.

El promotor de la plataforma Más y Mejor Internet para Bolivia, Luis Rejas, explicó que si bien las empresas telefónicas  tienden a subir los niveles de velocidad, como usuarios no se consigue desarrollar el máximo alcance.

En velocidad móvil el país registra un promedio de 17.20 Mbps con un pico de 10.71 Mbps de  carga. El país se sitúa por encima de Chile con 16.59 Mbps y Colombia con 16.59.

El experto en telecomunicaciones Luis Molina planteó dos propuestas para mejorar el servicio de internet en Bolivia, una la inversión en cobertura, calidad  y tecnología en el país, y  la educación en tecnología para terminar con la brecha digital.

Dilemas ciudadanos

Para  el experto y ciberactivista, Luis Rejas, uno de los problemas que tiene que enfrentar el usuario es, además de las falencias del servicio, la burocracia para presentar una queja. Esto sumado a la falta de fiscalización. “Las autoridades no fiscalizan de oficio, a pesar de que las quejas sean de incidencia colectiva. La presentación de las quejas a Odeco presenta una serie de obstrucciones”.

Empero esta no es la única falla. La disposición del crédito en la compra de paquetes de internet móvil dentro de las telefonías es una falla que Más y Mejor Internet evidenciaron. “En lugar de cortar el acceso es muy conveniente para ellos saltar de plano tarifario a uno general en el que te cuestan mucho más tus megas”, denunció.

De acuerdo a la misma encuesta el 80 por ciento de la población consume en promedio 55 o menos megas por día. En tanto el 74 por ciento refiere que consume entre 101 a 500 megas por semana.Rejas considera, que en términos de poder adquisitivo, en Bolivia el acceso a internet puede costar el triple conseguir la conexión a internet. “Es un sinsentido".

Este medio intentó obtener información sobre la cantidad de denuncias del servicio en internet presentadas a las  Oficinas de Atención al Consumidor (Odeco), sin éxito.

A pesar del incremento de internautas, el cambio de conexiones y la actitud de carácter digital con la que las empresas y el Estado quieren encontrarse, hay más retos que afrontar que aciertos, a casi treinta años de la llegada del internet a Bolivia

La inversión en la conectividad internacional, mejora en las redes internas y ampliación de la cobertura, además del control de la calidad de préstamo de servicio, son solo algunas. 

Se espera que para el 2020 el país pueda ejecutar los planes de banda ancha y así garantizar el internet de calidad y a costo accesible que los usuarios exigen, cada día.

Créditos redacción: 

Redacción e infografías: 
Christian Burgos - Jessica Vargas
Fotos: 
web - agencias