Editoriales y librerías se aferran al papel ante el embate digital

15/04/2019
A pesar de las grandes ventajas que puede ofrecer un libro digital, varios lectores, editores y escritores se aferran a leer y escribir en papel

Romané Paredes Jaldín

Aunque vivimos en un mundo cada vez más sumergido en la tecnología, algunos hábitos permanecen fieles a lo tradicional, uno de estos es la lectura.

Sin importar cuánto el celular ocupe la cotidianidad, editoriales, escritores y lectores se aferran al papel y al libro físico por las bondades que aún el mundo digital no ha sabido superar.

Mañana se celebra el Día Mundial del Libro y de Derechos de Autor, instituido por la Unesco el 23 de abril de 1996, con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual.

Un joven sumergido en su lectura. | Gerardo Bravo

Los jóvenes de 17 a 36 años que viven en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz leen más que quienes superan esa edad, de acuerdo con los resultados de la última encuesta aplicada por el Foro Regional en esas tres ciudades.

En un sondeo realizado por Los Tiempos, jóvenes universitarios hablaron sobre sus hábitos de lectura y la preferencia que tienen aún por el libro físico ante el digital.

“Si encuentro un libro digital de mi agrado, lo descargo e imprimo para leerlo”, cuenta Cristian Flor.

“Consumo el libro digital porque no tiene costo y es de fácil acceso. Pero un libro físico es más cómodo, no te daña la vista, se puede subrayar y poner notas”, explica el universitario Moisés Cáceres.

Sondeo a universitarios

Varios jóvenes coincidieron que un libro digital solo es adquirido y consultado en casos en los que el lector no puede obtener uno físico, ya sea por el costo o la disponibilidad en la ciudad.

Por su parte, librerías y editoriales, explican que en una gran mayoría aún no se da la incursión en la venta y difusión de libros y textos digitales.

“Las librerías aún no están listas para asumir un rol tan importante. Dado que no hay negocio electrónico, no hay un internet muy fuerte todavía. Nos falta mucho para la incursión del libro digital en Bolivia”, expresó Hugo Villanueva, encargado de la librería “Sr. Libro”.

También asegura que en alguna ocasión, los lectores solicitaron comprar un libro digital, pero al no encontrar una manera razonable o reglamentos que guíen la transacción no se procedió con la venta.   

 

Universitarios estudiando. | Carlos López

Por su parte, René Rivera, expresidente de la Cámara del Libro y propietario de la editorial Fe De Erratas, asegura que el poco interés de las librerías y editoriales en el mundo digital se debe a la necesidad de una mayor inversión y porque el público aún no está familiarizado.

“La incursión representa una mayor inversión, ya sea a para publicación o la publicidad. Además, el público en Bolivia usa el internet para comunicarse y divertiste y para muchos la lectura no entra en esas categorías”.

Un niño juega sacándose fotos con su celular. | Carlos López

Sin embargo, algunos escritores empiezan a incursionar en el mundo digital difundiendo sus cuentos y novelas en plataformas de lectura, tal es el caso de Ana Triveño y Graciela Ortuño, dos escritoras cochabambinas que tienen sus productos literarios en la plataforma digital para lectores y escritores Wattpad. Sin embargo, cuentan con una gran cantidad de productos físicos por la facilidad de promocionarlos en las ferias.

Una joven mirando su celular. | Carlos López

Pese al crecimiento desmesurado del mundo digital y las redes sociales, escritores, librerías y editoriales no muestran preocupación, pues no consideran a los productos digitales como una competencia a un libro físico.

“Muchos clientes vienen y me comentan que tienen el libro en formato PDF pero aún así se ahorran y compran el libro en físico, para olerlo, tocarlo, subrayarlo y tomar sus apuntes”, explicó Rocío Pardo, vendedora de la librería Yachaywasi.

Miriam de Quiroga, una vendedora de libros del Correo, también asegura que los libros digitales no son una competencia, todavía.

“El área digital no es una competencia para los libros, porque el libro es valorado. No se puede encontrar digitalmente lo que se encuentra en un libro, un libro físico siempre va a tener su lugar”, expresa.

Venta de libros en el sector de el Correo. | Carlos López

Del mismo modo, Ortuño indica que pese a que un libro digital tenga bajo costo o incluso sea gratuito, muchos lectores prefieren el papel por la sensación que les transmite.

“Descargar libros es importante, la lectura nunca es perjudicial o mala, no importa el formato”, asegura por otro lado, la escritora Gaby Vallejos.

Las redes sociales juegan un rol importante en la promoción y difusión de los productos, libros y textos de las editoriales, librerías y escritores pues consideran que actualmente es el medio para llegar a más personas.

Personas eligen libros. | Gerardo Bravo

Hábito de lectura en la ciudad

Las editoriales y librerías consideran que los hábitos de lectura se han incrementado en la ciudad, especialmente en niños y jóvenes.

“Tengo la certeza de que el hábito de lectura está creciendo, porque Cochabamba es el departamento con mayor número de escritores de literatura juvenil e infantil, existe mayor número de registros legales lo que significa que hay más libros y cada año se venden muchos más libros”, explicó Rivera.

Por su parte, los mismos jóvenes aseguran que el hábito de lectura debe iniciar desde edades cortas y con libros que cada uno elija, pues al creer que la lectura es una obligación con el tiempo muestran desagrado.

“Deben buscar un libro de su género favorito. Cuando uno encuentra su libro gemelo entra al mundo de la lectora y ya no podrá salir de él”, aconseja Ortuño.

A su vez los escritores Vallejo y Rivera coinciden que hace falta formular un Plan Nacional de Lectura en el país, pues este sería un primer paso para incentivar la lectura y evitar que sea considerada como una actividad tediosa. 

Una niña hace sus deberes escolares junto a su mamá. | Carlos López

Ley del libro Oscar Alfaro

El año 2013 se promulgó la ley del Libro y la Lectura "Óscar Alfaro", una norma destinada a promover esta práctica en la sociedad con una serie de políticas enmarcadas a reducir el impuesto en la venta de libros, organización de ferias y otros.

Pese a la existencia de esta ley, Rivera indica que no es cumplida en su totalidad. “No se aplicó ni el 10 por ciento. Falta mucho trabajo por hacer y se debe iniciar concretando el Plan Nacional de Lectura”.

Venta de libros en Plural Editores. | Carlos López

Sondeo librerías

Derechos de autor

El Servicio Nacional de Propiedad Intelectual (Senapi) es una institución pública con la misión de administrar en forma desconcentrada e integral el régimen de la Propiedad Intelectual en todos sus componentes.

Los autores de libros y obras deben realizar una serie de trámites para registrar sus productos, explica una funcionaria de Senapi.

Sin embargo, si existe piratería o mal uso de un material registrado, el autor debe ser el encargado de solicitar la solución del conflicto.

“El titular de la obra es el que debe apersonarse a las oficinas ya sea para registrar o buscar regularizar el mal uso a la obra de un tercero. En las oficinas se los asesora con cualquier trámite”, explica la funcionaria.

Las oficinas de Senapi se encuentran en Calle Chuquisaca # 649, Piso 2 entre Antezana y Lanza. Para más información contactarse al 4141403.

El olor, la textura, la complicidad y las emociones que se encuentran en un libro físico, persistirán mientras haya un lector que elija esta forma de sumergirse en las letras y descubrir mundos inimaginables.

Créditos redacción: 

Reporteo y Redacción: : 
Romane Paredes

Créditos fotografía: 

Fotos: 
Carlos López - Gerardo Bravo
Vídeo: 
Gerardo Bravo