Edición especial

Jueves 31 de julio del 2014. Actualizado a las 22h28 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Concluyeron los debates. Las declaraciones sobre la seguridad alimentaria y el polémico informe de reformas del sistema interamericano de derechos humanos, impulsado por Venezuela y Ecuador, fueron aprobados pero con reparos

OEA ahonda sus diferencias y se abre a debatir

Por July Rojas Medrano - Los Tiempos - 2/06/2012


La ministra de Desarrollo Productivo, Nemesia Achacollo, en la  42 Asamblea General de la OEA, ayer. - Carlos  López Gamboa Los Tiempos

La ministra de Desarrollo Productivo, Nemesia Achacollo, en la 42 Asamblea General de la OEA, ayer. - Carlos López Gamboa Los Tiempos

La 42 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) concluyó ayer, tras tres días de debates y reuniones, en medio de una crisis interna y fuertes críticas de los países de la ALBA que ahondaron las diferencias entre los países.

En ese marco, los representantes de los 34 países decidieron "acoger" el polémico informe de reformas del sistema interamericano de derechos humanos, impulsado por Venezuela y Ecuador, pero dio a sus autores seis meses para discutir su aplicación con las partes involucradas.

La Declaración de Cochabamba sobre Seguridad Alimentaria con Soberanía de las Américas, tema central de esta cuadragésima segunda sesión, fue aprobada pero con varios reparos, principalmente sobre el concepto de “soberanía”, ratificados por Estados Unidos, Chile y Canadá.

El cónclave aprobó abrir un debate y buscar consensos para reformar el funcionamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Corte correspondiente, que han sido blanco de críticas del anfitrión Evo Morales, de su homólogo ecuatoriano Rafael Correa y de representantes de Venezuela y Nicaragua, socios de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), quienes acusaron a la OEA y a esos dos órganos de actuar como instrumentos de Washington para torpedear a gobiernos izquierdistas de la región.

Este tema concentró la atención de los debates del foro que ha congregado a 16 cancilleres y representantes de los 34 países del hemisferio. Las ausencias más notorias fueron de la secretaria estadounidense Hillary Clinton y del canciller de Brasil, Antonio Patriota.

Morales y Correa han dicho que la OEA debe cambiar para dejar de servir al "imperio" (una referencia a Estados Unidos), o "desaparecer". Venezuela y Nicaragua se sumaron a las críticas.

“Ha sido una asamblea muy buena, muy grata, muy trabajada”, dijo el secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, en la conferencia de prensa de clausura. En tanto, El canciller David Choquehuanca agradeció a todos los equipos que trabajaron, tanto de la OEA como de Bolivia, en la organización del evento.

Los debates de la Asamblea General de la OEA se extendieron ayer hasta las 22:49, pues la clausura estaba prevista para las 19:00, debido a las largas intervenciones que se realizó sobre todo en la propuesta de resolución de reforma de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Esto también provocó que varias autoridades que tenían previsto su vuelo de regreso a sus países ayer postergaran su retorno para hoy.

“Estoy muy agradecido además por la conducción que le ha dado el canciller David Choquehuanca  a esta reunión, la verdad que no era una asamblea fácil, había muchos temas que debían ser controvertidos”, dijo Insulza.

Mientras que Choquehuanca habló del inicio de las “transformaciones” en la OEA y que se encontró un consenso para continuar con esa tarea.

El Canciller resumió el trabajo de los tres días en Tiquipaya en el fortalecimiento del sistema social a través de la aprobación de la Carta Social, fortalecimiento de la justicia social, la aprobación de la Declaración de Cochabamba que “permite avanzar en el vivir bien”  y el fortalecimiento y ampliación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), encargando a la Comisión Permanente de la OEA trabajar en las “deficiencias identificadas”.

Reparos de EEUU, Canadá y Chile

Aprueban Declaración de Cochabamba

Los 34 estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobaron ayer, tras largos debates, la Declaración de Cochabamba sobre la Seguridad Alimentaria con Soberanía, en los que se buscó consenso con Estados Unidos, Canadá y Chile, países que al final mantuvieron sus reparos sobre algunos puntos, sobre todo del concepto “soberanía”.

Esos reparos fueron señalados en un pié de página que indica sus consideraciones.

El embajador de Bolivia ante la OEA, Diego Pari, informó que en la Comisión General se “ha llegado a los consensos necesarios” para la aprobación del documento que quedó en 40 párrafos (20 de preámbulo y 20 resoluciones), aunque Bolivia había presentado en 43 párrafos, y que después pasó a plenaria para la aprobación de los cancilleres.

“No reconocen el concepto de soberanía alimentaria porque dicen que  hace referencia al cierre de mercados. No hace referencia a ese tema, pero también respetamos la interpretación de cada uno de los países”, dijo Pari.

 

Argumentos

Canciller de Chile

Alfredo Moreno

La declaración plantea con propiedades sustanciales lo que nuestra delegación, en Washington, trató de resolver con miras a consensuar un contenido útil con visiones compartidas. En este contexto, me parece prudente tener presente el riesgo de ir más allá de seguridad alimentaria, pues podría ser contraproducente para nuestra economía si la conceptualización de la soberanía alimentaria avanzara sobre aspectos que lesionen la libertad de nuestros mercados y reduzcan oportunidades.

Canciller de PERÚ

Rafael Rocanglolio

Seguridad alimentaria, estrechamente vinculada a la manifestación más clara de la exclusión y de la inequidad. El Perú consideraría valioso que llegáramos a un consenso para incorporar la referencia al concepto de soberanía alimentaria, actualmente bajo reflexión en el marco de las Naciones Unidas, pero ya incorporado en la normativa de muchos de nuestros países. Bajo este concepto se comprende mejor que la crisis alimentaria, tal como lo ha señalado la FAO, es también producto de la especulativa de grandes conglomerados transnacionales.

 

Propuesta

Resolución de la coca

Una de las resoluciones que presentó Bolivia a la Asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA), sobre el reconocimiento de la hoja de la coca, fue respaldada por Perú y además solicitó que se extendiera a ese país.

El embajador de Bolivia ante la OEA, Diego Pari, dijo que  la resolución  quedó como el reconocimiento de la hoja de coca y del akulliku como una práctica ancestral  de los pueblos indígenas de Bolivia y Perú.

Los únicos países que observaron el documento fueron Canadá y Estados Unidos, por lo que se insertó en pié de página la observación de estos países al akulliku.

“Nosotros no tenemos dificultades, siempre hemos sido respetuosos de aquello, creo que la hoja de coca no atenta contra ninguna norma internacional, sino es una práctica ancestral de los pueblos indígenas de Bolivia y Perú”.

 

OTRAS DECISIONES

Impulso a democracia

La 42 Asamblea de la OEA trató una resolución para lograr una democracia de calidad que reconoce el importante papel de la participación de todos los sectores sociales.

Derechos humanos

Se planteó la creación de la figura del Defensor Público Interamericano y del Fondo de Asistencia Legal a Víctimas, para facilitar el acceso a la justicia interamericana de  aquellas personas que no tienen recursos para asumir su defensa.

Equidad de género

La Asamblea General de la OEA planteó el fortalecimiento de la Comisión Interamericana de Mujeres y solicitó a los estados que identifiquen formas de apoyar a este organismo para hacer frente a las violaciones contra las mujeres.

Violencia y niñez

Se planteó tomar nota de los avances producidos en la consolidación y profundización del programa interamericano para la prevención y erradicación de la explotación sexual comercial, especialmente de niños, niñas y adolescentes.


Últimas noticias