Especiales

Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 21h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa VIOLENCIA | Policías se amotinaron por aumento salarial

Cinco conflictos pusieron en vilo al Gobierno

Por July Rojas Medrano - Los Tiempos - 28/12/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Policías de bajo rango queman documentos de la Dirección de Personal de la institución en La Paz, en junio pasado. -   Apg Agencia

Policías de bajo rango queman documentos de la Dirección de Personal de la institución en La Paz, en junio pasado. - Apg Agencia

Al menos cinco conflictos sociales afectaron la gestión gubernamental en el 2012, que en ciertos momentos pusieron en vilo su continuidad. Entre ellos se destacan la caravana de personas con discapacidad que exigían un bono; la movilización de los médicos y trabajadores en salud en rechazo al Decreto Supremo 1122 que establecía ocho horas de trabajo; conflictos en alcaldías; la reyerta de los efectivos policiales de bajo rango, y el rechazo de choferes y gremiales a la aprobación de la ley de extinción.

Motín policial

En junio, los policías de bajo rango protagonizaron violentas tomas de las oficinas de Inteligencia y de la Dirección General de Investigación Policial Interna (Digipi) de las ciudades de La Paz y Cochabamba, de donde saquearon y quemaron computadoras, documentos y muebles.

Además, en la sede de gobierno intentaron tomar el Servicio General de Identificación Personal (Segip).

La molestia de los uniformados y sus esposas se debió a cuatro demandas: nivelación salarial, jubilación con el 100 por ciento de renta, anulación de la Ley 101 de Régimen Disciplinario y la creación de la Defensoría de la Policía.

La desobediencia en la institución de mando vertical llegó al extremo de que un centenar de policías apedreó y rompió los vidrios del edificio del Comando General de la Policía.

Así, el aniversario 186 de la Policía se suspendió. Con excepción de Pando, en los restantes ocho departamentos del país hubo manifestaciones de protesta de los policías.

Las más radicales se dieron en las ciudades de La Paz, Oruro, Cochabamba, Sucre y Santa Cruz.

Después de dos semanas, el Gobierno logró firmar un acuerdo con los dirigentes policiales que consta de 10 puntos, entre los que sobresalen un incremento de 100 bolivianos al haber básico de los efectivos del orden, doble dotación de ración seca al año (arroz, azúcar y harina), revisión de la Ley 101 de Régimen Disciplinario de la Policía Boliviana, creación de la Defensoría de la Policía y la formación de una comisión que se encargara de analizar la jubilación con el 100 por ciento de los ingresos percibidos.

El repliegue de los policías ocasionó que el Palacio de Gobierno permanezca cerrado, al igual que la Cancillería, que se ubica a pocos pasos del edificio de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), el mismo que fue el cuartel de los movilizados. En la Asamblea Legislativa Plurinacional las actividades también fueron irregulares.

Además de que los policías  amotinados destruyeran documentación en tres ciudades, quemaron expedientes de procesos disciplinarios de los efectivos. Las ciudades se quedaron sin patrullaje, los bancos no atendieron porque no tenían seguridad y los comerciantes se organizaron para llevar adelante vigilias para cuidar sus tiendas.

Motín policial dejó desprotegido a todo un país, los uniformados se contentaron con un aumento de 100 bolivianos.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias