Especiales

Viernes 28 de noviembre del 2014. Actualizado a las 19:49 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa RENOVACIÓN | El Órgano Judicial estrenó 56 magistrados elegidos “por voto”

La “nueva” justicia nació cuestionada

Por Jenny Cartagena T. - Los Tiempos - 26/12/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
El presidente Evo Morales toma juramento a los nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia en enero de este año. -   Apg Agencia

El presidente Evo Morales toma juramento a los nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia en enero de este año. - Apg Agencia

El 3 enero, 56 magistrados que fueron electos en una cuestionada votación el 16 de octubre de 2011, asumieron las riendas del nuevo Órgano Judicial con un mandato: cambiar la justicia boliviana, es decir,  “cero corrupción” y acabar con al crónico problema de la retardación, dos flagelos que habían puesto por los suelos la credibilidad y la confianza en la administración  de la  justicia.

La “histórica” renovación, como la calificaron las autoridades del Gobierno, que sustituiría  la “justicia colonizadora” por la “justicia plural” en el marco de los grandes cambios establecidos en la Constitución Política del Estado, fue advertida en ese momento por muchos como “más de lo mismo”, con muy pocos visos de cambio en comparación con las anteriores administraciones de la justicia, sobre todo en cuanto a su dependencia del Órgano Ejecutivo y la injerencia de éste en su accionar.

Juristas y exmagistrados anotaron que el cambio de la justicia no pasaba por la sustitución de las personas o votación por sus autoridades, debido a la que la crisis en la que había sido sumida, con la “persecución a sus magistrados” y la desestabilización de la institucionalidad, pasaba por reformas y profundos cambios estructurales.

Asambleístas oficialistas afirmaron que a partir de la posesión de los nuevos magistrados la justicia en Bolivia será veraz y contará con mayor celeridad. El jefe nacional de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, lamentó que una vez más se postergue la urgente reforma de la justicia.

“No queda ningún trabajo pendiente toda vez que nuestras funciones han cesado el 31 de diciembre (2011) de a acuerdo a la Ley de Transición, entonces lo que hoy día en cumplimiento al artículo 31 de la Ley Orgánica del Poder Judicial haremos es informar lo que se ha hecho en la gestión 2011”, manifestó Beatriz Sandoval, decana y presidenta de la Corte Suprema de Justicia en el acto de posesión de las nuevas autoridades judiciales.

Los bolivianos acudieron a las urnas el 16 de octubre de 2011 para elegir a nueve magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, siete del Tribunal Constitucional, siete del Tribunal Agroambiental y cinco del Consejo de la Magistratura, con sus suplentes. Las controvertidas elecciones estuvieron precedidas por una cuestionada preselección de los postulantes, orientada a favorecer a los “afines al oficialismo”, lo que determinó el rechazo mayoritario de los ciudadanos a la elección.

El 60 por ciento votó blanco y nulo en los comicios, pero igual con ese 40 por ciento se concretó la elección de los 56 magistrados, que hoy integran los cuatro órganos jurisdiccionales.

Estos cambios, se complementaron con la elección y posesión del nuevo Fiscal General del Estado en octubre pasado por la Asamblea Legislativa. Ramiro Guerrero, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia –designado por Evo Morales por decreto- logró los dos tercios de los votos de los asambleístas que requería.

Doce meses después de la puesta en marcha de la “nueva justicia” boliviana, las críticas a la administración de justicia persisten.  “La justicia, tal como está hoy, no está bien; no estamos contentos cómo está funcionando la justicia”, dijo el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, en el acto de posesión de Ramiro Guerrero, Fiscal General.

Afirmó que si bien se tienen avances con la plurinacionalidad, existe descontento con el ejercicio de la justicia.

El resultado de los cambios, para el exsenador Óscar Ortiz Antelo, es que los problemas de la justicia no solo no se han superado, sino que se han profundizado. “Se ha destruido lo poco de institucionalidad que se había construido. Los méritos personales y profesionales, como base de la carrera judicial, han desaparecido casi por completo y han sido remplazados por la obsecuencia al partido de Gobierno.

LAS FRASES

Álvaro García Linera, vicepresidente

"No queremos una Fiscalía de torturadores, de violadores de los derechos humanos, de extorsionadores, de chantajistas"

Ramiro Guerrero, Fiscal General del Estado

"Quienes tengan situaciones nada claras, denuncias de corrupción ...habrá que limpiar el Ministerio Público"

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias