Edición especial

19 de abril del 2014. Actualizado a las 20:05 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Cifras | El país cierra el año con récords

Los altos precios dan a Bolivia tranquilidad macroeconómica

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 28/12/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Producción de gas natural en un campo en el departamento de Tarija. -   Afka Agencia

Producción de gas natural en un campo en el departamento de Tarija. - Afka Agencia

Los altos precios de las materia primas, impulsados por Bolivia termina 2012 con buenas cifras macroeconómicas. La economía crecerá un 5 por ciento en un contexto de crisis, la inflación rondará el 4,8 por ciento, las Reservas Internacionales Netas (RIN) superan los 14.000 millones de dólares y las exportaciones registrarán un valor récord de unos 11.000 millones de dólares.

De acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), aunque este año el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia ha registrado una leve desaceleración en comparación con 2011, el porcentaje es suficiente para colocar al país entre las economías regionales que más han crecido este año.

Para el Gobierno, se trata de la cosecha de una exitosa política económica y para analistas de un año más de bonanza gracias a los altos precios de las materias primas en el mercado internacional, aunque con un descenso en los minerales que tuve un impacto.

Sin embargo, este año destaca que las exportaciones no tradicionales, aquellas de productos con valor agregado y que generan empleo, han logrado salir del estancamiento de otras gestiones.

A nivel interno, el Gobierno resalta el comportamiento de la demanda con un mayor movimiento en el mercado y en áreas como la construcción.

Según datos oficiales, la demanda interna incidió en un 4,2 por ciento en el crecimiento de la economía boliviana en 2012. En la pasada gestión, la incidencia del mercado interno fue de, aproximadamente, un 8,6 por ciento; en 2010 fue de 4,4 y en 2009 fue de 3,7 por ciento.

“Éxito” del modelo

El ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, Luis Arce, explicó recientemente que el crecimiento boliviano es modesto, pero sostenible y no como en otros países que crecen un año a altos porcentajes y al otros desaceleran fuerte.

“Es un revés para quienes dudaban (…), porque estamos mostrando que el país crece todos los años. No crece al 8 o 9 por ciento un año y se desploma al siguiente año, como ocurrió con Perú que estaba creciendo al 8, al 9 por ciento (…) o Paraguay que estaba con una tasa de crecimiento del 9, del 10 por ciento”, dijo la autoridad hace una semana durante la presentación del informe de evaluación de la economía.

Para Arce, este crecimiento sostenido se debe al modelo económico, social, comunitario y productivo que aplica el Gobierno desde 2006, “que funciona cuando hay buenos precios de materias primas y también cuando hay crisis económica”.

El efecto precio

La Fundación Milenio, en una evaluación al primer semestre de este año, señala que en la economía boliviana se sigue repitiendo el patrón de desempeño ya característico del período de bonanza que el país experimenta.

“El mayor valor de las exportaciones, debido al incremento de los precios de las materias primas, genera mayores ingresos públicos y privados, que al gastarse expanden la demanda. Esto incentiva la producción interna, pero también da un impulso a las importaciones, que resultan además más baratas por la apreciación real de nuestra moneda”, explica la organización.

La Fundación Milenio señala que el desafío principal que tiene el país es el de administrar los ingresos extraordinarios de la época de bonanza de manera de fortalecer el aparato productivo, comercial y de servicios, “de manera que si los precios de nuestras exportaciones cayesen, tengamos la fuerza suficiente para continuar creciendo y generando empleo. Si ello no ocurre habremos desperdiciado la mejor coyuntura que el país ha experimentado en su historia”.

Medidas económicas

Este año el Gobierno no ha ejecutado acciones de gran impacto en el tema económico. En el tema de la subvención a los hidrocarburos, presente en la agenda nacional desde el gasolinazo de 2010, continuó en debate y en la Ley Financial de 2013 el Ejecutivo incluyó la reducción del crédito fiscal del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la compra de gasolina y diésel para disminuir el subsidio.

Entre las políticas macroeconómicas que se implementaron durante 2012, se destaca las políticas financieras. Para promover el proceso de bolivianización, el gobierno subió el encaje para depósitos en moneda extranjera y puso un impuesto a los bancos de 0,7 por ciento sobre la venta de dólares.

En cuanto a nacionalizaciones, fueron expropiadas, el 1 de mayo, todas las acciones de Red Eléctrica de España en la Transportadora de Electricidad (TDE).

El Ejecutivo inició negociaciones con la compañía española.

La bolivianización del sistema financiero continuó impulsándose en 2012. A septiembre, aproximadamente un 70% de los depósitos y un 78% de los créditos estaban en moneda nacional

 

Retorno a los mercados

En octubre de 2012, Bolivia entró de nuevo al mercado internacional de capitales después de casi 100 años, lanzando bonos soberanos por 500 millones de dólares, que logró colocar a una tasa de interés de 4,85 por ciento.

La colocación fue calificada como exitosa por el Gobierno y por la Corporación Andina de Fomento (CAF) que acompañó el proceso.

La demanda de los bonos fue de 4.217 millones de dólares, una señal de que los inversionistas reconocen la estabilidad macroeconómica boliviana.

La oferta boliviana obtuvo 267 inversionistas de todo el mundo, principalmente de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. En el desglose de los interesados, según datos del Ministerio de Economía, el 43 por ciento de los inversionistas procede de América del Norte, el 39 por ciento de Europa, el 16 por ciento de Latinoamérica y el 2 por ciento del Oriente Medio y Asia.

En la asignación por tipo de inversionistas, el 58 por ciento de las propuestas correspondieron a asesores de inversión, el 13 por ciento a bancos, el 9 por ciento a Hedge Funds, el 8 por ciento a fondos de pensiones, 5 por ciento a banca privada, 3 por ciento a broker/dealers, 2 por ciento seguros y 2 por ciento otros.

De acuerdo con la explicación oficial, la tasa de interés de 4,875 por ciento que el Estado bolivian pagará por los bonos es ventajosa porque, según las previsiones gubernamentales, este porcentaje podía haber sido superior.

El ministro de Economía, Luis Arce, dijo que en los últimos seis años y medio el país subió tres escalones en la calificación de riesgo de deuda soberana hasta obtener, por primera vez, doble B (BB-), con perspectiva estable, una posición que le permitió lograr esa tasa de interés, considerada baja en el mercado financiero.

 

DEUDA

Cepal

La deuda pública interna  de Bolivia se redujo en términos nominales y reales en los primeros nueve meses del año en torno a 2 puntos porcentuales del PIB mientras que la externa aumentó solo levemente. Al primer semestre, la deuda externa era equivalente al 11,2% del PIB”.

 

ANÁLISIS

Gary Rodríguez A. | Gerente General IBCE

No sólo de macroeconomía vive el hombre

Los resultados macroeconómicos que registra Bolivia en los últimos años, particularmente los de la gestión 2012, deslumbran. Pero, no sólo de macroeconomía vive el hombre. Y si bien es innegable que ciertos indicadores socioeconómicos han mejorado durante este tiempo, aún hay mucho por hacer.

Preocuparse por repetir los éxitos macroeconómicos en el “día a día” de los bolivianos es la gran tarea para cambiar la historia de postergación del país. Para ello habrá que hacer profundos cambios en cuanto a educación y capacitación para que la gente tenga oportunidades de realización y con ello una mejor calidad de vida y dignidad.

En los agregados económicos Bolivia termina bien la gestión con una baja inflación del 4 por ciento; con las Reservas Internacionales Netas superando los 14.000 millones de dólares; un PIB creciendo al 5 por ciento, por encima de la media latinoamericana; con una banca saturada de depósitos y una mora baja; y, algo muy importante: las exportaciones bolivianas rondarán los 11.000 millones de dólares y habrá un descomunal superávit comercial cercano a 3.000 millones.

Es destacable el hecho de que las exportaciones del país no solo crecieron en el 2012 solamente por el benéfico “efecto precio”, sino también por una importante expansión del volumen por más de medio millón de toneladas en lo que se refiere a las Exportaciones No Tradicionales (ENT), lo que significa más inversión, empleo y un virtuoso efecto multiplicador. De hecho, las ENT registrarán un récord en 2012, pese a la dolorosa caída de las ventas del sector maderero o el de confecciones. Los hidrocarburos vuelven a crecer en 2012 y los minerales no tendrán su mejor año.

De cara al 2013, es de esperar que las “lecciones aprendidas” –por las buenas o por las malas- se pongan en práctica: que el ciclo expansivo de la economía mundial no es eterno; que los precios bajan; que sin señales claras, la inversión y la producción caen; que si se pierden mercados, es difícil sustituirlos (v.gr., Atpdea); y, que, para que se pueda crecer es ineludible un trabajo sinérgico público-privado, donde el Estado garantice la inversión y los mercados, y haga menos difícil la labor de quienes se juegan por nuestra querida Bolivia.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias