Especiales

Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 20h43 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Lo que viene en adelante

Por Agencias - Agencia - 1/03/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
El monseñor Tito Solari oficia una misa en la Catedral Metropolitana, anoche. - José Rocha Los Tiempos

El monseñor Tito Solari oficia una misa en la Catedral Metropolitana, anoche. - José Rocha Los Tiempos

Marzo: el cónclave

El cónclave de marzo próximo para elegir al 266 líder de aproximadamente 1.000 millones de católicos del mundo tendrá los grandes adornos de elecciones papales anteriores, con la diferencia de que esta vez el Papa sigue vivo.

Pero una cosa está clara: las reglas y rituales para elegir a su sucesor seguirán la "biblia" de Marini para realizar el cónclave.

El libro servirá como guía cuando 117 cardenales se reúnan en la Capilla Sixtina para elegir al sucesor de Benedicto XVI.

 

Votación: Magna elección

Después de que un cardenal mayor de 80 años -y por lo tanto no elegible- medita a solas sobre las cualidades que debe tener un Papa y los retos que enfrenta la iglesia, los cardenales comienzan a votar.

En el primer día, votan sólo una vez. Después votan dos veces en la mañana y dos en la tarde hasta que haya un ganador. Se necesita una mayoría de dos terceras partes. Cada cardenal escribe en un papel "Eligo in summen pontificem" o "Elijo como sumo pontífice" y lo coloca en una urna oval.

 

Secreto: El inicio

El cónclave comienza cuando los purpurados llegan a la Capilla Sixtina cantando la monofónica Letanía de los Santos, seguida de Veni, Creator Spiritus, para implorar la intervención del Espíritu Santo, mientras toman sus lugares ante el "Juicio Final", de Miguel Ángel.

Prometen guardar secreto absoluto y no permitir ninguna forma de interferencia en la elección del pontífice. La secrecía bajo pena de excomunión asegura que el nuevo Papa no sepa qué cardenales votaron en su contra.

 

Anuncio: "Habemus Papam"

Cuando los votos son contados y se anuncia un resultado, los papeles son cosidos con aguja e hilo, perforados con la palabra

"Eligo" y quemados con un químico para que de la chimenea de la Capilla Sixtina salga humo negro (que significa que todavía no hay consenso) o blanco para anunciar al nuevo Papa.

Si se emite el humo blanco, un cardenal sale al balcón de la basílica de San Pedro y proclama "Habemus Papam" y anuncia en latín el nombre del nuevo jerarca.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias