Edición especial

20 de septiembre del 2014. Actualizado a las 14:53 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Venezuela encara su futuro y el vicepresidente Nicolás Maduro aspira a hacerse con las riendas de la transición

Polarización política sobre el sucesor de Chávez

Por Agencias - Agencia - 7/03/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
El presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro. | Foto archivo -   Agencias Agencia

El presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro. | Foto archivo - Agencias Agencia

Caracas |

La polarización política que ha marcado a Venezuela en los últimos años, entre partidarios y opositores del presidente Hugo Chávez, también permea el debate legal sobre quién debe estar en este momento al frente del país, tras el fallecimiento del jefe de Estado.

La Constitución venezolana dice que si el jefe de Estado muere es el presidente de la Asamblea Nacional quien debe asumir interinamente el cargo y hasta tanto se realicen nuevas elecciones, consignó la AP.

Como el Tribunal Supremo de Justicia dictaminó en enero que aunque Chávez no pudiera asumir el cargo, debido a su enfermedad y que a la postre lo llevó a la muerte el 5 de marzo, la legitimidad de su Gobierno estaba dada por una masiva votación y que se trata además de un presidente reelecto.

De esa manera, según el Tribunal, se producía una "continuidad administrativa" entre el Gobierno de Chávez de seis años, que culminó el 10 de enero, y uno nuevo que debía comenzar ese mismo día. Para el oficialismo, el mandatario nunca estuvo ausente, continuó tomando de decisiones y no dejó de estar al frente del Gobierno.

"Estoy con Chávez y Nicolás Maduro. Hay que cumplir la voluntad del comandante" o como llamaban a Chávez, dijo Francisca Ramos, un ama de casa de 65 años. "Lo único que puedo pedirle a Diosdado Cabello y a Maduro es que mantenga la unidad", agregó la mujer para quien más allá del debate constitucional, "lo importante es seguir la revolución".

En cambio para Delia Ramírez, una contadora de 32 años, "lo ideal es que se cumpla la Constitución".

"Pero para mí ni Maduro ni Diosdado son buenos", añadió Ramírez, quien se identificó como opositora.

El exmagistrado del Supremo Tribunal, Román Duque Corredor, aseguró en entrevista telefónica con la AP que el ejercicio del vicepresidente Maduro, de 50 años, quien quedó a cargo del Ejecutivo, es ilegítimo precisamente por esas disposiciones de la Carta Magna sobre quién asume el cargo si muerte el jefe de Estado.

Otra de las preguntas que rondarán la cabeza de los venezolanos será seguramente si el próximo líder logrará mantener la lealtad del Ejército como lo consiguió Chávez, una de sus mayores obsesiones durante sus 14 años en el poder.

El comandante les pagó con creces su apoyo después del Golpe de Estado de 2002. El temor es que con la llegada de un nuevo mandatario todas las prebendas que Chávez les concedió se queden en un buen recuerdo. Algo que seguramente la cúpula militar no consentirá, reseñó el diario El País.

NICOLÁS MADURO

Vicepresidente. Excanciller, expresidente de la Asamblea Nacional

Se formó como dirigente sindical en el Metro de Caracas, cuando militaba en Liga Socialista, un partido de ultraizquierda.

Reconocido por su lealtad ciega a Chávez, ése no es su principal activo: es tenido por un buen negociador.

En los papeles del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks, aparece como alguien con iniciativa propia, capaz de buscar desde la cancillería contactos con EEUU e Israel.

Durante la crisis de abril de 2002, se mostró con dotes reconciliadoras. Pero, por eso mismo, es visto con recelo por el chavismo más radical.

LOS HOMBRES DE CONFIANZA DEL DIFUNTO PRESIDENTE

Diosdado Cabello. Presidente de la Asamblea Nacional

Se retiró del ejército como Teniente luego de las intentonas de 1992. Obtuvo una bien ganada reputación de gerente eficaz al comando de actividades técnicas, como las telecomunicaciones. Pero simultáneamente dio inicio a un historial de connivencias con el sector empresarial que ha servido de origen para señalamientos de corrupción en su contra. Despojado de carisma, escaso de destrezas retóricas y nada dado a la ideología, controla la burocracia del partido oficial, el PSUV.

Elías Jaua. Ministro de Exteriores

Sociólogo, probablemente el más formado de la nueva guardia chavista, tanto en lo académico como en el rol de cuadro político. Militó en la extrema izquierda universitaria. Por ello mismo se le mira con buenos ojos desde La Habana donde, sin embargo, se duda sobre su capacidad para transar con sectores distintos. Perdió puntos tras su derrota electoral en diciembre pasado contra el líder opositor Henrique Capriles Radonsky, en disputa por la gobernación del estado Miranda.

Francisco Arias Cárdenas. Gobernador del estado de Zulia

El teniente coronel Arias Cárdenas fundó con Chávez el MBR200, la logia militar que intentó el putsch de 1992. Era el intelectual del grupo. Y se lanzó a la política con éxito y antes que Chávez. En buena lid electoral ganó la gobernación del estado Zulia, en 1995 y 1998. Un extraño paréntesis en su carrera revolucionaria le hizo candidato opositor en 2000, enfrentado a Chávez. Arrepentido, volvió al redil en 2005. Ahora capitaliza su ascendencia sobre la oficialidad activa del Ejército.

Rafael Ramírez. Ministro de Petróleo y Minería

Ha sabido hacerse indispensable. Maneja el negocio petrolero con una duplicidad sin precedentes: como ministro, desde las oficinas del ente de Planificación y Regulación, y como ejecutivo, desde la presidencia de la petrolera estatal. Significa que guarda las llaves de la caja, cada vez más negra, a la que entra la renta petrolera y desde la que se financian los programas de asistencialismo cruciales para la fortuna electoral del Gobierno.

Adán Chávez Frías. Gobernador del estado Barinas

Hermano mayor del presidente y su primer mentor político. Graduado en Física de la Universidad de Los Andes y docente-instructor de esa casa de estudios por 20 años. Su liderazgo dentro del clan familiar es discutido, pero ante una eventual desaparición de Hugo Rafael, puede reivindicar su parentesco y conocimiento del plan original.

En 2011 parecía el candidato preferido por La Habana para la sucesión presidencial, pero varios errores políticos le obligaron a bajar el perfil.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias