Edición especial

30 de agosto del 2014. Actualizado a las 18h34 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa La evolución de los discursos del presidente Evo Morales durante siete celebraciones del 23 de marzo (2006-2012)

De la “confianza mutua” a la demanda internacional

Por Michel Zelada Cabrera - Los Tiempos - 23/03/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Estudiantes de un colegio de Cochabamba durante el desfile escolar por el Día del Mar, en 2012. - José Rocha Los Tiempos

Estudiantes de un colegio de Cochabamba durante el desfile escolar por el Día del Mar, en 2012. - José Rocha Los Tiempos

Fue en 2011, un 23 de marzo como hoy, que el presidente Evo Morales cambió de estrategia con Chile sobre la demanda marítima y del discurso de la “confianza mutua” y “diplomacia de los pueblos” pasó a una campaña agresiva con el anunció de que recurriría a organismos internacionales para resolver la mediterraneidad boliviana.

Hoy, por octava vez como presidente, Morales participará de los actos de conmemoración de la Guerra del Pacífico, de homenaje a Eduardo Abaroa y emitirá un mensaje a la nación. Más que en años anteriores, el contenido de este discurso genera expectativa entre la población por la tensión que ha caracterizado en los últimos meses la relación Chile -Bolivia.

En 2012, Morales ratificó su intención de demandar a Chile en tribunales internacionales para que el país recupere su cualidad marítima, pero admitió también que preparar la documentación para ese objetivo  requiere de mucho trabajo y tiempo.

Y si de tiempo se trata, pasaron siete años y varios procesos de negociación con el Gobierno de Chile que, a decir del exvicepresidente Victor Hugo Cárdenas, todos fueron un rotundo fracaso.

“Los anteriores Gobiernos siempre tuvieron una dinámica de denuncia en escenarios multilaterales, en cambio Evo Morales desde que ingresó al poder adoptó la línea chilena de una negociación bilateral y acabó en pedazos”, dijo,Para el excanciller Javier Murillo de la Rocha, Morales apostó durante los seis años al diálogo y al acercamiento con Chile, pero luego se vio defraudado porque no le llevó a nada concreto.

“Fue presa (el Presidente) de un sentimiento de frustración porque vio que había perdido su tiempo apostando al diálogo con Chile. Eso lo llevó a reemplazar el diálogo directo por una posible demanda ante un órgano jurisdiccional internacional”, dijo Murillo el jueves tras participar en la ciudad en un foro sobre temas marítimos.

“¿Cree que este momento es el adecuado para presentar la demanda ante tribunales internacionales?”, se le consultó a Murillo, respondió: “La verdad es que cuando se cierra durante 134 años el diálogo bilateral, Bolivia tiene que optar por todos los procedimientos a su alcance para ver si alguno de estos finalmente permite la restitución de nuestra cualidad marítima. Entonces, sí es pertinente llevar este tema a un órgano jurisdiccional. Es el camino que nos faltaba por recorrer y seguramente el Gobierno decidirá si persistirá o no en esta alternativa”.

Murillo participó el pasado miércoles en La Paz  de una reunión con el presidente Morales junto a otros excancilleres y expresidentes bolivianos para hablar del tema marítimo.

Al final de la reunión, el expresidente Jaime Paz Zamora, en representación de los participantes dijo que lograron un consenso necesario para convertir la demanda marítima en una “política de Estado”.

Dos expresidentes, que también asistieron a la reunión con el presidente Morales, se abstuvieron de realizar para Los Tiempos una evaluación de la política marítima del Gobierno.

Uno de ellos argumentó que “… la reunión de ayer (miércoles 20 de marzo) marca un giro importante que se conocerá en los próximos días. No tiene caso hacer un análisis ahora, pues no puedo escribir sobre cuestiones de las que ya estoy al tanto, hasta que el Presidente las diga públicamente”.

Por todos estos antecedentes se espera que hoy el Presidente haga un anunció de suma importancia sobre la política marítima boliviana.

Desde su primera intervención como Presidente, el 23 de marzo de 2006, Evo Morales fue cambiando el matiz de su discurso. Amigable y conciliador mientras Michelle Bachelet estaba en el Gobierno chileno y agresivo cuando asumió la presidencia chilena Sebastián Piñera.

En lo que sigue, un repaso a los discursos de Evo Morales durante los actos de homenaje a Eduardo Abaroa en los últimos siete años.

A dos meses de posesionarse como presidente de Bolivia, en 2006,  Morales pide a la Organización de Estados Americanos convocar a una reunión extraordinaria y urgente para tratar el tema marítimo. Dijo confiar en que el Gobierno chileno atenderá la solicitud.

El entonces canciller chileno, Alejandro Foxley, responde que Chile no modificará el Tratado limítrofe de 1904, tampoco su política exterior.

Morales dijo que la ONU, la Unión Europea y la Iglesia deben participar en la solución pacífica.

En su mensaje de 2007, Morales destaca los avances con Chile respecto a la recuperación de la “confianza mutua” y la atención de la demanda marítima. Pide también la participación de Perú para viabilizar una salida definitiva al conflicto. “La participación de Perú es indispensable para resolver el diferendo”, asegura.

En ese segundo año de mandato, Evo asegura que el trato con Chile está enmarcado en otros tiempos debido a la vigencia de la diplomacia de los pueblos que guía a las cancillerías en las conversaciones.

Ese año las fuerzas armadas chilenas y bolivianas hacen un acto conjunto de homenaje a Eduardo Abaroa en Calama.

En 2008, Morales repite el libreto de un año atrás y hace un llamamiento a Chile para resolver la histórica demanda marítima por medio de la “confianza y el entendimiento entre los pueblos”.

“Bolivia jamás dejará de luchar para recuperar el mar con soberanía”,  destacó Morales en un breve discurso en la céntrica plaza Abaroa de la ciudad de La Paz.

“Entiendo que para resolver cualquier tema, sea regional, familiar o internacional o con los vecinos, es importante la confianza entre la fuerzas sociales de Chile, la confianza entre las fuerzas armadas chilenas y nacionales”, dijo en esa ocasión Morales.

El entonces ministro de defensa boliviano, Walker San Miguel, dijo en marzo de 2008 que en base a la confianza mutua ambos países (Chile y Bolivia) realizarán intercambio de experiencias en temas académicos con el propósito de sentar las bases de esta confianza.

Y mientras en política exterior se hablaba de “confianza mutua”, a nivel interno el Gobierno advertía con justicia militar a los instigadores del “separatismo cruceño” y el ahora gobernador Rubén Costas amenazaba con defenderse con 3 mil integrantes de la Unión Juvenil Cruceñista (Los Tiempos 24 de marzo 2008).

Afectado todavía por los problemas con Santa Cruz, el 23 de marzo de 2009, el presidente Morales acusó en esa ocasión a “agentes internos” de oponerse a la solución a la controversia marítima, refiriéndose a los entonces todavía prefectos de la denominada “media luna”.

En tanto, el canciller David Choquehuanca aseguró que la demanda de Perú a Chile por límites perjudica a Bolivia en sus conversaciones con el Gobierno de Michelle Bachelet para lograr una salida al mar.

En 2008, empezó a perder vigencia el discurso de la “confianza mutua” y para el Gobierno boliviano, Perú y los autonomistas cruceños eran los responsable del retraso en las conversaciones con Chile para tratar el tema marítimo.

EVO SE CANSA DEL DISCURSO AMIGABLE

El 23 de marzo de 2010 el presidente Evo Morales admite, al recordar los 131 años de la pérdida del Litoral boliviano que el avance de las negociaciones con Chile sobre la reivindicación marítima es lento e insuficiente.

En su discurso en la plaza Abaroa, por primera vez convocó a excancilleres, fuerzas armadas, a excomandantes y almirantes dedicados a la investigación de soluciones al enclaustramiento marítimo boliviano, a colaborar y asesorar a su gobierno. Si el problema no se resuelve por la vía bilateral, se irá a la comunidad internacional

Admitió que en ese momento era difícil concertar una reunión con su homólogo Sebastián Piñera, concentrado en la reconstrucción de su país tras el terremoto de 8,8 grados el 27 de febrero de 2010. “Ocupado en tareas humanitarias y de reconstrucción. Uno llega a la presidencia y tiene que organizarse, dijo Morales.

“No se ha avanzado lo suficiente, pero también algunos opositores siempre trataron de perjudicar a Bolivia. Me he dado cuenta de que algunos conflictos políticos o sociales perjudican el trabajo del Estado, pero también de las negociaciones”, dijo Morales.

En marzo de ese año (2010) el excanciller Javier Murillo dijo que no hay avances, hay que despertar a tiempo de una expectativa que se magnificó a raíz de los acercamientos con Bachelet y la definición de una agenda de 13 puntos con Chile que incluía la reivindicación marítima.

A LOS TRIBUNALES INTERNACIONALES

El 23 de marzo de 2011 el presidente Evo Morales anuncia acudir a escenarios internacionales para resolver el enclaustramiento marítimo. Su homólogo chileno, Sebastián Piñera, responde que las declaraciones de Evo son un serio obstáculo para las relaciones entre Bolivia y Chile. Morales ratifico también en esa ocasión que el diálogo con Chile continúa sin variaciones, pero se inicia una campaña internacional.

“Bolivia no puede pretender un diálogo directo, franco y sincero mientras simultáneamente manifiesta su intención de acudir a tribunales y organismos internacionales”, recalcó Piñera.

El anunció que Morales hizo el 23 de marzo de 2011 sorprendió tanto en Chile como en Bolivia, pues días antes el Presidente dio una entrevista al diario chileno El Mercurio en la que destacó que cree más en la sinceridad, en la confianza “y en los resultados que benefician a los pueblos”. No se refirió a la demanda internacional. “No digo ni cuándo, ni cómo, pero ahora la lucha por nuestra reivindicación marítima debe incluir otro elemento fundamental, el de acudir a los tribunales y internacionales demandando en derecho y justicia una salida libre y soberana al océano pacífico”.

Consultado sobre la decisión de Morales, el expresidente Carlos Mesa, dijo en esa ocasión que la decisión Morales no es una contradicción, sino un giro adecuado de timón. “En cuestión del mar no hubo ningún avance. Estamos en un punto muerto como hace cuatro años”.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias