Edición especial

Viernes 01 de agosto del 2014. Actualizado a las 22h50 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Cinco pilares para el futuro

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 4/08/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Las áreas protegidas han pasado a ser vistas como un obstáculo para la exploración petrolífera. - Carlos  López Gamboa Los Tiempos

Las áreas protegidas han pasado a ser vistas como un obstáculo para la exploración petrolífera. - Carlos López Gamboa Los Tiempos

Si hay algo en lo que no hay discrepancia posible cuando de analizar la economía boliviana se trata, es en que es el sector hidrocarburífero su principal fuente de sustento y no hay nada que permita suponer que tal situación de dependencia se modifique en un futuro previsible.

De la marcha de este sector, y de los efectos multiplicadores de sus buenos y malos momentos, depende en gran medida la salud de todos los demás sectores de la economía y por consiguiente de los más de 10 millones de habitantes de Bolivia.

Reconociendo tal realidad, ni bien se inició la actual gestión gubernamental en 2006, se diseñó un plan estratégico basado en cinco pilares.

Primero:  la recuperación de la propiedad de los recursos hidrocarburíferos y del excedente;

Segundo: la reconstrucción de la institucionalidad de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB);

Tercero: consistente en la modificación de los contratos de operación de las empresas extranjeras para que se subordinen a las necesidades del Estado, sr sometan a la leyes bolivianas y trabajen para los bolivianos;

Cuarto: la industrialización de los hidrocarburos;

Quinto: Expansión de procesos exploratorios de gas y de petróleo que garanticen la sostenibilidad de este plan estratégico las siguientes décadas.

Siete años después, los balances sobre el estado actual de cada uno de esos cinco pilares son muy diferentes.

En lo que al primer pilar se refiere, el relativo a la propiedad de los recursos, desde el punto de vista gubernamental el balance es de lo más positivo. Según cifras oficiales, la política hidrocarburífera aplicada desde 2006 se han plasmado en 16 mil millones de dólares, que es el monto que el Estado boliviano habría recibido durante los últimos siete años como consecuencia directa de la nacionalización.

El segundo pilar, en cambio, es reconocido como el más frágil del sector, pues han sido tantos y tan escandalosos los casos de corrupción que se han conocido que ya no hay manera de negar que la falta de institucionalidad en YPFB, así como en todo el aparato burocrático ligado al sector está poniendo en serio riesgo la viabilidad de las reformas iniciadas siete años atrás.

El tercer pilar, la modificación de los contratos, muestra más fisuras a medida que pasa el tiempo. Los nuevos modelos de contratos no han sido suficientes para atraer las inversiones necesarias y ninguna de las ventajas ofrecidas con ese propósito ha dado los resultados esperados. Mandatos constitucionales, y numerosas leyes vigentes, son el principal obstáculo para hace que las condiciones contractuales sean más atractivas para los inversores.

El pilar fundado en la industrialización de los hidrocarburos es también uno de los que más motivos de preocupación ofrece. Es que los cuatro proyectos para industrializar el gas: dos plantas de separación de líquidos, una de producción de etileno-polietileno y una de producción de urea y amoniaco avanzan a un ritmo mucho menor que el que se esperaba y con tantas dificultades técnicas que obligan a bajar las expectativas.

El quinto pilar está también lejos de tener la solidez que sería de esperar. La falta de inversiones para la exploración de nuevos campos, perforación de nuevos pozos ha llegado a poner.

Energía eléctrica para exportar

La construcción de grandes centrales hidroeléctricas para generar energía eléctrica y alimentar industrias se perfila como uno de los más importantes proyectos de diversificación de la base económica boliviana. Los recursos hídricos de los departamentos amazónicos serían para ello el principal objeto de los planes de desarrollo de los próximos años.

Pando, por ser uno de los países mejor dotados en materia hídrica y al mismo tiempo uno de los menos incorporados a la dinámica económica moderna, sería el centro principal de esos proyectos para lo que sería necesaria la deforestación de aproximadamente el 40 por ciento del territorio de ese departamento.

Así, el rubro de la energía  hidroeléctrica se suma a las exploraciones hidrocarburíferas, las explotaciones mineras, el avance de la frontera agrícola, la apertura de carreteras, y muchos otros que obligan a elegir entre la protección del medioambiente o la intensificación del desarrollo industrial.

FUTURO DUDOSO DE LA MINERÍA

A pesar de que Bolivia sigue siendo uno de los países con mayor potencial minero del mundo, y es también uno de los que más depende de las exportaciones de sus minerales, es también, paradójicamente, uno de los que menos atractivos para quienes tienen los recursos económicos y técnicos imprescindibles para el desarrollo del sector.

Así lo indica, por ejemplo, la Encuesta Compañías Mineras 2012-2013, de Fraser Institute, un instituto especializado en el rubro, según el que Bolivia se posiciona como el séptimo país menos atractivo para la inversión en ese sector, entre 96 jurisdicciones mineras alrededor del mundo.

Peor aún, Bolivia ocupa el último lugar en el Índice de potencial minero, que pretende saber si una jurisdicción minera bajo sus actuales regulaciones y ambiente de inversiones promueve o no la exploración minera, lo que según expertos pone en serio riesgo el futuro del sector. Los constantes avasallamientos, el poder del sector cooperativista, y la falta de una ley minera, son entre otros los factores que explican la fragilidad del sector.

 

16

Mil millones de dólares es el monto que el Estado boliviano habría recibido durante los últimos siete años

 

4

Son los proyectos de industrialización de hidrocarburos que por diferentes razones aún no han comenzado a operar

 

40%

De la superficie boscosa de Pando tendría que desaparecer para dar lugar a la construcción de centrales hidroeléctricas

 

1.521,1

De bolivianos sumaron las utilidades de los bancos el año 2012, las más altas de toda su historia

 

15

Millones, cinco veces más que las actuales, son las hectáreas que crecería la frontera agrícola durante los próximos años

LOS EFECTOS MULTIPLICADORES DE LA BONANZA

EL PRESIDENTE DESIGNA

La Banca en su mejor momento

Uno de los sectores de la economía nacional que más éxitos ha logrado durante los últimos años es sin duda el financiero. En efecto, según datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), el sistema financiero duplicó su patrimonio durante los últimos seis años. Sólo entre 2007 y el primer trimestre de 2013 su patrimonio subió de Bs 5.293 millones a Bs 10.703.

Tan buenos resultados son un fiel reflejo del bueno momento por el que está atravesando la economía boliviana. Datos como el que indica que la mora del sistema financiero registró durante el primer semestre del año el nivel más bajo de la historia, con 1,6%, así lo confirman.

Directa consecuencia de lo anterior es que las utilidades del sistema alcanzaron también niveles extraordinarios. En 2012, por ejemplo, las ganancias de los bancos llegaron a Bs 1.521,1 millones.

 

INDUSTRIA MANUFACTURERA

El impulso del mercado interno

El sector manufacturero, que aglutina actividades relacionadas a la producción de alimentos, bebidas y tabaco, productos de refinación del petróleo, textiles, prendas de vestir y productos de cuero, ha tenido durante los últimos años un comportamiento que puede ser considerado positivo. Registró un crecimiento promedio del 4,8%, mayor al alcanzado en similares periodos de tiempo desde que dio inicio la década de los 90.

Otro dato que corrobora esa tendencia es el relativo a las importaciones destinadas al sector manufacturero, como materias primas, productos intermedios y bienes de capital, rubros que constituyeron el 78% del total de las importaciones registradas entre 2006 y 2012.El aspecto negativo de ese crecimiento es que no está respaldado por una mayor participación en los mercados externos, sino casi exclusivamente en la demanda interna.

FRONTERA AGRÍCOLA

Apuesta por la agroempresa

El mayor esfuerzo para diversificar la base productiva de Bolivia ha estado dirigido durante los últimos tiempos a la ampliación de la frontera agrícola, principalmente la dirigida a ampliar el potencial productor de alimentos para la exportación.

Para ello, mediante una alianza entre el sector público y privado se propuesto incorporar entre los principales objetivos para los próximos años el aumento  de las superficies de tierras dedicadas a las faenas agrícolas.

Un paso en esa dirección fue la promulgación de la Ley No. 337 de Apoyo a la Producción y Restitución de Bosques, que propone el establecimiento de un régimen excepcional para el tratamiento de predios con desmontes.

Se calcula que tal medida posibilitará que la frontera agrícola se multiplique por cinco.

Análisis

Desarrollo contra el ambientalismo

La controvertida relación entre crecimiento económico y conservación del medio ambiente ha adquirido primordial importancia en los debates académicos y políticos de todo el mundo y nuestro país no sólo que no es una excepción, sino que es uno de los puntos de la Tierra donde con mayor intensidad se confrontan el pragmatismo económico y el conservacionismo ambiental. No podía ser de otro modo, pues Bolivia es reconocida mundialmente como uno de los países con mayor riqueza natural y es uno de los 10 con mayor biodiversidad del planeta.

Por eso mismo, y no recientemente, sino desde hace ya más de 40 años Bolivia se ha caracterizado por ser uno de los países que con mayor rigor ha ido dotándose de un andamiaje legal concebido para proteger su valioso patrimonio natural.

Bolivia fue también el primer país en dar rango constitucional a muchos de los mandatos legales que ponían cortapisas a los proyectos que priorizaban la impaciencia económica a costa de la prudencia ecológica. Así, los proyectos de los sectores agroindustriales, ganaderos y de la industria maderera, que estaban encaminados a ampliar la frontera agrícola a costa de las selvas amazónicas, sufrieron restricciones. Límites también severos fueron impuestos a las actividades hidrocarburíferas y mineras, las que fueron expresamente prohibidas en las áreas protegidas.

Pese a ello, durante los últimos tiempos Bolivia ha pasado a ser uno de los países que con más rapidez se va despojando de los reparos ambientalistas a la hora de despejar el camino hacia el desarrollismo basado en la intensificación de la explotación de los recursos naturales.En pocos años, Bolivia ha pasado a ser uno de los países que con más rapidez despoja de sus antiguos reparos ambientalistas

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias