Basura acumulada en las calles de Cochabamba.
Gerardo Bravo