Ronald muestra parte del trabajo para el desarrollo de las apps.
Foto: El Universitario