La planta de Valverde tiene un costo de 99 millones de bolivianos y se gestiona el financiamiento con la cooperación francesa.
José Rocha