Francisco de Viedma, según una ilustración de la época.
Cortesia de Carlos René Lavayén Mendoza