La cantidad y calidad de agua que reciben los pobladores de Sacaba y Quillacollo es deficiente.
Carlos López