Mariana Panuncio-Feldman.
Cortesía de la entrevistada