Una incidencia del partido entre Guabirá y Sport Boys.
APG