Un mecánico arregla el auto de Luciano Pérez.
Carlos López