El paceño Hernán Paredes, en la última etapa del Dakar.
EL DEBER