Vista exterior del estadio (izq.) y el hotel de residencia.
JOSÉ ROCHA