El primer corazón impreso en 3D.
Reuters