Lunes 01 de septiembre del 2014. Actualizado a las 19h00 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Premio Nacional de Poesía dos veces consecutivas, el poeta tarijeño Jorge Campero estuvo en Cochabamba para dar una lectura de sus poemas

Las voces del poeta Jorge Campero

Por Jordán Arandia Óscar E. - Periodista Invitado - 8/11/2009


Las voces del poeta Jorge Campero - James Daniel  Los Tiempos

Las voces del poeta Jorge Campero - James Daniel Los Tiempos

Es media mañana. Más o menos las 10. El teléfono suena. Contesto. “El señor Jorge Campero está buscando a alguien de cultura”. Me quedo callado. “¿Será?”, me digo, y luego digo “El señor Jorge Campero está abajo?”. “Sí, está buscando a alguien de cultura”.

Sucede que el señor Jorge Campero nació en Tarija hace 56 años. Y eso no es todo. El señor Jorge Campero, es el único que ha ganado dos veces consecutivas el Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal. La primera vez en 2001 con Musa en Jeans Descolorido, y la segunda en 2002 con El Jaguar Azul.

Pero hay más. El señor Jorge Campero un día de esos, cuando estaba en La Paz, en “el setenta y pico”, fue a buscar al poeta paceño Jaime Saenz para entregarle un ejemplar de un libro en el que figuraban las poesías de Don Jaime. “Me encomendaron entregarle el libro a Saenz y por eso fui a buscarlo a la Carrera de Literatura (de la UMSA) y cuando llego lo veo rodeado de sus discípulos y le digo, disculpe don Jaime me gustaría conversar con usted un momentito. Y me dice, cómo no, un ratito espéreme.

Y se entra a su curso, cierra la puerta y me quedo esperando. Quince minutos después, toco la puerta y me disculpo por entrar pero es que estaba esperando y él me dice claro, pase. Y me acerco. Y le digo el fulano de tal me encargó entregarle este libro. Y me dice Y a qué Santo, y le explico que ahí salieron sus poemas y que era una gentileza del editor y en fin. Y me pregunta y usted cómo se llama y le digo Jorge Campero, entonces, se levanta, se saca su sombrero de jipi japa y me dice, señor Jorge Campero, lo creía mas viejo”.

Tarijeño, de 56 años, con dos Yolandas en su haber, de forma consecutiva, y encima Don Jaime se saca su jipi japa únicamente para saludarlo.

Y una cosa más. Este año, el señor Jorge Campero, ha publicado en Plural Editores las segundas ediciones de tres de sus obras, El Jaguar Azul, Musa en Jeans Descolorido y Árbol Eventual, este último es el primero, o sea, fue su primer libro publicado, en 1984. “Lo que pasa es que se agotaron los ejemplares”, dice humildemente el poeta. Y, claro, algo desconfiado le pregunto ¿Se agotaron los tres? “Sí”, me dice. Tomo nota y me di

La llegada
Volvemos al principio. “El señor Jorge Campero está abajo?”. “Sí, está buscando alguien de cultura”. “Dígale por favor que ahorita bajo. Que no se vaya”.

Y bajo corriendo. Bueno, la pura verdad bajo en ascensor. Pero incrédulo yo de que sea ‘ese señor’, el Jorge Campero que conocía.
Y era.

Todo tranquilo, esperando, se presenta me dice que es poeta que está en Cochabamba de paso y que haría una lectura de sus poemas en la Casa del Alba, el viernes (que ya pasó) y que por favor, si tenía un poco de espacio, lo hiciese saber, a través de esta tan prestigioso medio. Yo me quedo boquiabierto. Y le digo, señor Jorge Campero, mucho gusto, ya nos habían presentado antes, en La Paz y en fin…

Resulta admirable que un poeta de talla de Jorge Campero —cuyas obras han sido galardonadas, elogiadas y finalmente éxito en ventas, por lo menos en cuanto a agotar stock— se pasee de esa manera de ciudad en ciudad, mostrando su obra, diciendo sus poemas, cantando sus decires, sin pompas ni sonajas, de forma delicada, casi silenciosa.

Valgan estas palabras a modo de introducción para hacer una reseña especial de cada uno de los tres libros de Jorge Campero que fueron reeditados este año.

Jaguar Azul

La fuerza de las tradiciones
De 144 poetas en concurso, el jurado del premio de poesía Yolanda Bedregal, en su tercera versión de 2002, decidió otorgar a la obra Jaguar Azul la máxima distinción por considerar que “recoge con gran fuerza las tradiciones, mitos y el imaginario de los pueblos originarios del sudeste del país, incorporando este maravilloso universo en nuestra poesía y creando un lenguaje novedoso y singular, muy alejado de la imagen costumbrista y paternalista con el que en muchas ocasiones se ha visualizado este mundo”, según el acta oficial.

Los miembros del jurado fueron Alfonso Gumucio Dagrón, Juan Ignacio Siles, Armando Soriano Badani, Vilma Tapia y Juan Cristobal Urioste.

Este libro de poemas tiene la virtud de recoger, como lo dice el jurado, una serie de códigos culturales propios de la región oriental (sudeste) del país, tiene una lista de por lo menos 80 nombres de guerreros:

Hombres rostros borrosos
que mastica el tiempo largo
por cada uno una piedra
una montaña de Itogüi en Huacaya

Tiene además decenas de notas al pie de página con la traducción de varias palabras que usa en sus poemas, y otros datos históricos.

Adorado perro
Perro mío
el de las enormes preguntas
esta noche
uno de los dos va a llorar
ojalá no sea yo

Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal 2002
Segunda Edición, septiembre de 2009. Primera Edición 2002.
Plural Editores, ambas ocasiones.

Musa en Jeans Descolorido

Riqueza expresiva

Este libro de poemas, ha sido elogiado por el jurado “por su originalidad, su construcción unitaria, su sentido crítico e irónico y su riqueza expresiva”, según el acta.
Los miembros del jurado —Alejandra Echazú Conitzer, Juan Carlos Orihuela, María Soledad Quiroga, Pedro Shimose y Ruben Vargas— eligieron a la obra de Jorge Campero de entre 98 concursantes.
¿Y para qué ser poeta en tiempos de penuria?, cita Campero a Hölderlin al inicio de Musa en Jeans Descolorido. Y lleva una gran e importante dedicatoria

Ave negra sobrevolando la anunciación de otra tierra
Ahora aconsejada por las sombras que discurren presurosas
Con rezos olvidados para evitar que las alas se incendien.
El vaso de todas las bocas está intacto en la oscuridad
De la chingana.
La sed nupcial sonríe.
A la memoria de mi maestro Jaime Saenz.

El primer poema de este libro, “es mi orgullo” dice Campero. Al tono de bolero, titula “Ud. es la culpable o Entre la niebla de incontables razones”. Hermoso poema, con una cadencia muy propia del poeta, dedicado a Karin Boller.

Dama de mi catre
Carne de mi tigre
Ud. ud. y solamente ud.
Por la que me relamo
Los bigotes
No sé qué hago asoleando
el desteñido añil

Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal 2001
Segunda Edición, septiembre de 2009. Primera Edición 2001.
Plural Editores, ambas ocasiones.

Árbol Eventual

El primogénito

“Árbol Eventual”, así titula el primer poemario de Jorge Campero; obra que recopila su poesía desde el año 1979 a 1984
El libro inicia con la sencilla mención de estar dedicado a: Sergio Alonso, a Maricela Paloma y al abuelo Juan José.
Se inicia con una escueta frase…

Y el Árbol Eventual dijo: Los que hablan mal y no hablan de mí me imagino lo infelices que son.

Al interior de la obra, el lector puede hallar la fineza poética del verso breve y la estructura narrativa de párrafos extensos necesarios para esas historias que la poesía engloba.
Decir más acaso no sea una redundancia, en Campero puede ser una necesidad, una búsqueda de lenguaje propio, Más firme y sutil en frases como esta:

Ya cocinaste tus años de pie las arvejas tu hígado tu delantal tu dentadura postiza.
¿Podrían decirme por la salud de tu muerte?

Nostalgia  evocadora que en poco despierta recuerdos, voces, aromas. Genera apetito de aquel sabor, de otro tiempo, apetito estimulado por la comidita de la mama grande y por el aroma de su seno abierto, silencioso y eternamente acogedor aún en la ausencia.

Piedra fría sin respuesta
Tú eras
la que daba de beber
agua a los bueyes
o apagaba las luces
a los caracoles
o dabas de comer
guayabas a los papagayos

Primera Edición 1984
Segunda edición agosto 2009
Plural Editores


Últimas noticias