Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 21h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa El autor hace un acercamiento a la obra del escritor colombiano del que resalta que si bien tiene un ojo crítico sobre su país (vive fuera de él), no es “condenador” como su colega Fernando Vallejo

Santiago Gamboa y la “autopsia post-boom”

Por Keith Ri­chards - Periodista Invitado - 10/06/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
El escritor colombiano Santiago Gamboa. - Los Tiempos  | Usuario

El escritor colombiano Santiago Gamboa. - Los Tiempos | Usuario

Santiago Gamboa (Bogotá 1965) es un novelista innovador e irreverente, sin ser por eso gratuitamente iconoclasta, colombiano expatriado cuya relación con su propio país contrasta mucho con, por ejemplo, la hostilidad de su compatriota Fernando Vallejo. Su primera novela, “Páginas de vuelta” (1995) es ambientada en Bogotá, y la novela negra “Perder es cuestión de método” (1997) indaga un laberinto esperpéntico en la misma ciudad, pero pronto se ve una tendencia de ambientar su ficción en el extranjero. “Vida feliz de un joven llamado Esteban” (2000) incorpora recuerdos de Colombia desde una vida en Europa. Como muchos de sus artistas paisanos vive fuera de su país, mirando hacia atrás con un ojo crítico pero no del todo condenador.

Gamboa ha vivido, estudiado y trabajado en Madrid, Nueva Delhi (donde fue cónsul de Colombia) y París; actualmente reside en Roma. También ha trabajado como periodista. “Los impostores” (2002) fue un tipo de homenaje a la novela británica de espionaje, otra vez con un protagonista en exilio voluntario. “El Síndrome de Ulises” (2007) es una novela polifónica y de temple multicultural, otras dos características recurrentes en la obra de Gamboa. El protagonista de “Hotel Pekín” (2008) es otro expatriado e investigador colombiano. “Necrópolis (2009) es, nuevamente, una novela polifónica, inspirada en un viaje a Jerusalén, y “Plegarias nocturnas” (2012) fue escrita a partir de las experiencias de Gamboa en Asia.

El mismo Gamboa se ha calificado como un escritor cuyos mayores temas derivan de los viajes y las lecturas. Sin embargo hay una postura interesante frente a la ortodoxia. Por un lado Gamboa tiene cierta asociación con el grupo McOndo, que representa el afán de una generación post-boom ansiosa de renovar la literatura latinoamericana, urbanizarla, liberar el espectro temático disponible al escritor en un alejamiento de las percibidas limitaciones como los estereotipos regionales y el Realismo Mágico.  Sin embargo ha sido comparado con el percibido arcipreste de la vieja guardia, Gabriel García Márquez.

En “Open up a few corpses: Autopsied cadavers in the post-boom” (2008), el investigador norteamericano Glen S. Close ve lo que califica de “autopsia post-boom” en ciertos escritores colombianos. Lo ve como un elemento que comparte “Perder es cuestión de método”, de Gamboa, con “Crónica de una muerte anunciada”, de Gabriel García Márquez, y “La Virgen de los sicarios”, de Fernando Vallejo. Las “autopsias” presentadas en estas novelas se pueden leer, según Close, como denuncias al estado colombiano; lejos de reflejar una “fe en la ciencia, la subjetividad racional y la justicia del estado”, es un procedimiento que no resulta en “ningún conocimiento seguro o útil, no permite ninguna justicia legal y así ninguna reivindicación de la dignidad individual. Los procedimientos son ejecutados y los informes archivados, pero la autopsia es representada como una fútil perpetuación de violencia más que un instrumento racional de conocimiento y justicia”.

La técnica ecléctica y abarcadora de Gamboa, entonces, casi se podría clasificar de Realismo Esperpéntico; aproximación apta, tal vez, para abordar la tortuosa realidad colombiana, pero también adaptable a las peripecias de una vida llena de encuentros con ambientes igualmente salvajes e injustas a nivel mundial. 

*literato inglés, docente de la Carrera de Literatura de la UMSA (La Paz)

Encuentro de autores

Marcos Giralt Torrete (España), Luisa Valenzuela (Argentina), Santiago Gamboa (Colombia) y los bolivianos Claudio Ferrufino, Ximena Arnal, Sebastian Antezana y Wilmer Urrelo son los autores confirmados para el VII Encuentro de Escritores Iberoamericanos, organizado por el Centro Simón I. Patiño, que se realizará del 8 al 11 de agosto próximo.

Esta versión del Encuentro girará en torno al tema “La literatura entre el amor, el sexo y la violencia”.  Y, para calentar el ambiente literario, durante el mes de julio, el Centro Patiño realizará talleres y charlas de aproximación a la obra de los escritores internacionales invitados.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias