Viernes 24 de octubre del 2014. Actualizado a las 20h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Este joven artista cochabambino ha ganado varios premios nacionales e internacionales. Actualmente trabaja ilustrando un libro infantil

El arte como inquietud interna

Por Clau­dia Gon­za­les Yak­sic - Los Tiempos - 3/03/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Uno de los dibujos de Diego García que ilustrará el libro infantil que fue escrito por su esposa, Valentina Villalpando. - Los Tiempos  | Usuario

Uno de los dibujos de Diego García que ilustrará el libro infantil que fue escrito por su esposa, Valentina Villalpando. - Los Tiempos | Usuario

En los últimos años, Diego García Arrázola (Cochabamba, 1990) ha ganado varios premios nacionales e internacionales por sus cuadros y sus videos de animación. En 2010 fue ganador del Premio Internacional Territorios Culturales del Sur del Bice Bugatti y en noviembre del año pasado ganó un premio internacional de vídeo convocado por el Goethe Intitut de Alemania.

¿Cómo comenzó todo?
Creo que he empezado a pintar desde que era muy niño, tengo dibujos desde cuando tenía dos años. Después he pasado clases con Marcela Mérida a mis seis años y he tenido problemas porque no sabía qué pintar. Me frustraba mucho y he dejado de pintar y dibujar hasta mis 15 años.

¿Y qué hizo en todo ese tiempo?

He entrado al Laredo. Hacía música, tocaba percusión, clarinete. Después tenía más necesidad de dibujar con humor y hacía caricaturas. Conocí al ilustrador infantil  cubano Alex Pelayo, vi sus dibujos y me encantaron y empecé más o menos a hacer un poco de dibujo desde mis 16 años.

Después, a mis 18, decidí que quería estudiar artes visuales y me metí de nuevo con Marcela Mérida. Era más dibujante, casi no pintaba nada. Hice una anamorfosis que es una imagen a la que se le distorsiona la perspectiva, de manera que sólo puedas verla desde un punto de vista; es proyectar todo desde un punto de fuga y ese punto exacto es desde el que vas a ver la imagen y parece que está sobresaliendo en cierto lugar. Después estaba experimentado mucho con perspectiva, me encantaba mucho.

Cuéntenos sobre sus estudios en Buenos Aires.

Estuve en el Instituto Universitario Nacional del Arte y no me gustó porque había mala organización de materias y sobrecarga horaria y para terminar hubiese tenido que estar unos ocho años. Después ingresé a la Universidad del Museo Social Argentino que estaba mucho mejor, pero era muy cara.

Ahí estuve como un año y tuve una gran crisis artística. Como vivía en Bolivia y aquí no hay mucho arte contemporáneo, empecé a conocer y fue un gran choque para mí porque no entendía. No sabía nada, incluso del arte del siglo XX...

Yo era muy clásico y me vino una crisis de qué hacer. De ahí empecé a probar de todo.

Usted dice que entonces trató de independizarse de la universidad.

Algo que me hizo pensar mucho es que en la universidad nosotros estudiábamos a ciertos artistas y eran autodidactas y les estaba yendo muy bien y ahí como que el arte ya no era una cuestión técnica o de un aprendizaje universitario: era más una inquietud interna. Eso me hizo cambiar de opinión y dije: creo que es mejor que aprenda de mí mismo a aprender mediante un sistema académico. De ahí me animé a tratar de independizarme un poco de la universidad  y ahí es cuando decidí animarme a entrar a concursos que supuestamente son para personas que tienen más experiencia.

“(...)aquí no hay mucho arte contemporáneo, empecé a conocer y fue un gran choque...”

“Algo que me hizo pensar mucho es que (...)nosotros estudiábamos a ciertos artistas y eran autodidactas”

Diego García Arrázola

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias

En Vídeo

24 Octubre 2014 Internacional

Bombardeos sobre Kobane

>> Ver más videos