Jueves 24 de abril del 2014. Actualizado a las 14h58 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Un romance, un affaire, una aventura… no importa cómo lo llames, una infidelidad es una traición difícil de superar

INFIDELIDAD! CUANDO ELLOS TE TRAICIONAN

Por Central Redacción - Los Tiempos - 2/07/2009


INFIDELIDAD! CUANDO ELLOS TE TRAICIONAN - Central Redacción Los Tiempos

INFIDELIDAD! CUANDO ELLOS TE TRAICIONAN - Central Redacción Los Tiempos

Desde hace un tiempo tienes sospechas de que tu pareja te es infiel pero no estás completamente segura y te quieres convencer de que las acusaciones son falsas. Sin embargo, tarde o temprano debes afrontar la verdad y encarar la situación con una simple y determinante pregunta, ¿qué hago?


Mientras tanto se apoderan de ti sentimientos muy potentes que se entrelazan y son complicados de entender. Se pasa de la incredulidad a la rabia, de la inseguridad al desprecio…


Lo primero que una mujer se plantea ante la infidelidad de la pareja es el por qué él ha sido infiel y suele entrar un ataque de celos y un bajón de autoestima. Te preguntas: ¿es más guapa que yo?, ¿hace mejor el amor?, ¿qué tiene la otra que no tenga yo? ¿Debo tomar medidas drásticas? ¿Hice algo malo o no di lo suficiente de mí? ...un sinfín de interrogantes polémicas que nublan la razón y no te permiten ver la situación objetivamente para proceder y tomar la mejor decisión. Definitivamente, hay un antes y un después.


Afrontar una infidelidad es difícil, pero se puede salir del bache, ya sea dejando el matrimonio o perdonando el engaño.


Tipos de infidelidad


La infidelidad se da por distintas razones. Muchas veces es una aventura que se dio en un momento de soledad o confusión y fue “sólo sexo”. En este caso la posibilidad de comenzar de nuevo es más viable. Sin embargo, si la infidelidad se alargó y se crearon lazos afectivos y emocionales con la otra mujer, la situación es diferente.


No obstante, un engaño es un engaño sin importar la causa o cuál fue el detonante. Para muchas la posibilidad de un nuevo comienzo puede ser más fácil en caso de que la infidelidad haya sido una aventura del momento. No obstante, en cualquiera de los dos casos lo mejor que una puede hacer es analizar bien la situación para poder comprender a la pareja y si la infidelidad se ha producido en una época en la que la pareja estaba en crisis y en la que había discusiones, peleas, desencanto o monotonía. No todas las personas actúan igual, pero, si tu amor estaba debilitado, el engaño puede haber sido fruto de esa debilidad.


Existen también situaciones en la que la pareja no se arrepiente de lo que ha hecho o abandona el hogar. En este contexto el dolor de la persona engañada tendrá menos consuelo y aparecen sentimientos de ira, inferioridad, inseguridad, etc… que deben ser tomados en cuenta seriamente y trabajados con un especialista.


De lo que una mujer debe estar segura es de que no es culpa suya. Muchas mujeres suelen culparse por la infidelidad del cónyuge y se retuercen pensando y analizando el por qué de la infidelidad. Una debe pensar que la relación no era lo suficientemente sólida y si el deseo es perdonar y continuar, se debe hacer algo al respeto.


Devastadora infidelidad


La infidelidad hiere tanto porque acaba con el sentimiento de seguridad y confianza que existe en una pareja y que fue construido desde el comienzo de la relación. Todo lo que creías conocer de tu pareja empieza a esfumarse y comienzas a ser recelosa, a desconfiar de cualquier argumento que él emplee, sientes que desconoces a tu pareja y simplemente no lo ves de la misma manera que lo hacías antes; él se cayó del pedestal.


La infidelidad tiene diferentes matices y grados, y muchas veces la motiva la apatía de la pareja, la rutina, el descuido por parte de una o ambas partes, entre otras cosas.


El ser humano por naturaleza buscará diferentes excusas para cubrir su falta, es decir cualquier razón o argumento puede ser válido para caer en la tentación. Pero lo que no se puede negar es que se produce una brecha en la pareja, que muchas veces no se puede cerrar.


Superar un engaño es una tarea compleja, porque una de las partes es “culpable” y la otra es “víctima” y si no se supera esta etapa pueden convertirse en enemigos dispuestos a herirse en cualquier momento, reviviendo el engaño cíclicamente.
Para el “infiel” viene un largo camino de recobrar la confianza y para la “engañada” viene la rabia, la decepción y, lo más difícil para ambos,  analizar objetivamente las causas y construir una nueva y mejor relación.Nada volverá a ser como antes, pero es necesario saber cuáles son los motivos de quedarse juntos, es decir, ¿se aman?, ¿fue realmente un error? Si es así, el perdón llegará de a poco y se irán sanando las heridas. Así, con el tiempo, se llega a pasar la página.


Dos caminos


Si la pareja decide continuar, es lógico que aparezca la desconfianza, las recriminaciones, los celos infundados, las ideas de venganza...


La pareja ha perdido la confianza o el estatus del que disfrutaba antes del episodio. ¿Se pueden curar las heridas y cicatrices de una traición?


Afrontada la situación y con las cartas sobre la mesa, sólo quedan dos opciones: perdonar o terminar con la relación. Perdonar no es nada fácil ya que por un tiempo rondará el fantasma de la infidelidad por encima de la relación, lo que dificulta el proceso de reconciliación y perdón. Por otra parte, la separación, en especial si ya se construyó  un hogar juntos, es muy difícil y un proceso desgastador.

1. Si NO perdonas



Si no hay cabida al perdón, intenta superar la infidelidad pensando que ha sido un motivo para darte cuenta de que la relación no podía durar para siempre. Es mejor separarse y no seguir hundiendo el dedo en la herida. Muchas veces una infidelidad puede ser tan traumática para la persona engañada que, aunque tenga las mejores intenciones y deseos de perdonar, no puede y no sabe cómo. Incluso muchas veces ni uno de los miembros de la pareja sabe cómo afrontar la situación.

No debes dudar en pedir ayuda. Los amigos y la familia pueden escucharte, consolarte y darte las herramientas necesarias para que puedas comenzar una nueva vida. Tampoco descartes la idea de acudir a un profesional. Un psicólogo podría ayudarte a ordenar tus pensamientos y a encontrar paz en este momento tan difícil.


Empieza una nueva vida


Una vez que decides seguir con tu vida, no cometas el error de buscar desesperadamente el cariño de otra persona y “darle en el ojo” a tu ex. Actuar de esta manera sólo demuestra que no sobrepasaste el dolor y que estás llena de resentimientos. 


Los especialistas recomiendan dedicarte a ti misma: a tus hijos y hogar, a retomar las metas y sueños olvidados... Está claro que la infidelidad duele y mucho, pero duele tanto como quieras que te duela y acaba cuando quieras que acabe y deseas que empiece tu tranquilidad. Aquí interviene el perdón, el amor a ti misma, la fortaleza y las ganas de seguir adelante y crear nuevos sueños y metas personales. Busca en ti tu propia felicidad. Vive por y para ti.

2. Si perdonas


Después del disgusto inicial de una infidelidad llega una fase de análisis en la que la mujer quiere averiguar los “por qués” y erradicarlos de raíz. Para superar la infidelidad de tu pareja y si aún lo quieres a tu lado, sé sincera con él y exprésale tus sentimientos y haz que él exprese los suyos. Si él está arrepentido y quiere superar una infidelidad, escucha y analiza bien sus gestos para ver si dice la verdad y si está siendo completamente sincero. Si él te lo pide y te apetece darle una oportunidad lo mejor es que ambos estén totalmente dispuestos y que exista comunicación.


¿Perdonaste de verdad?


Dices que ya perdonaste, pero, ¿sientes el fantasma de la infidelidad? Si se decide seguir adelante se debe ser consecuente, lo que significa “borrón y cuenta nueva”. Las emociones deben ser canalizadas y se debe perdonar, y lo que es más importante, olvidar. En este punto, estás lista para continuar, poner de tu parte y mejorar. Sin embargo, gran parte de las mujeres siente el temor de perdonar y de que luego se vuelva a repetir la situación.


Muchas deciden perdonar, pero su conducta demuestra lo contrario: recriminan continuamente, hacen comentarios irónicos y sarcásticos ante cualquier situación que lo recuerde…


Si no puedes perdonar no hagas la vida imposible a tu pareja. Ese machaque psicológico no te permitirá estar bien, se volverá en tu contra, a él le resultará insoportable y abandonará la relación.

Renueven la relación


La infidelidad deja cicatrices difíciles de curar y puede que la relación nunca vuelva a ser la de antes. Pero no siempre para mal. A veces la aventura es el principio de algo nuevo, donde se comienza a construir una relación más sincera. Es normal que al principio surjan dudas sobre un final feliz. De un día a otro no se puede recuperar lo que se tenía, además ese no es el objetivo. Una no debe esperar que su pareja vuelva a ser el que era; probablemente la experiencia vivida le incapacite para volver al punto inicial. Una tendrá que aceptar los cambios, que deben ser para mejor. Recuerda que el objetivo no es volver a lo de antes, porque así fracasaron. Se necesita formar un vínculo nuevo con lo que faltaba antes.


Los dos deben poner de su parte; preparar planes juntos para empezar otra vez desde cero; reconquistarse mutuamente para volver a encender la chispa, comunicarse más, ganarse la confianza y el respeto...

¿Lo rechazas?


Muchas de las personas que deciden dar una segunda oportunidad y tienen buenas intenciones, fracasan en el intento porque gana el rencor, los reproches y otros sentimientos negativos que destruyen la relación.
La conmoción que esta traición te ha provocado no puede desaparecer de un momento a otro. El rencor puede ser el sentimiento más perseverante y, en ocasiones, dependiendo del dolor que haya provocado en ti, puede durar años.
Sin embargo, no te vuelvas loca buscando culpables. Si realmente deseas estar con él y perdonarlo, el tiempo irá calmando los pensamientos negativos, pero debes poner de tu parte; intenta superar la situación y perdonar con total sinceridad. Acude a un terapeuta. Estos sentimientos sólo los puedes sanar tú misma, no tu pareja.

¿Venganza?


Después de una infidelidad, muchas mujeres sienten el deseo de venganza contra el marido y muchas infidelidades femeninas se deben a este sentimiento. De esta manera existe la motivación de agredir al marido pagando con la misma moneda: la traición.
Cuando una mujer dolida y traicionada decide traicionar a su marido, en realidad se hiere a si misma. Muchas mujeres que fueron infieles han confesado en entrevistas con profesionales que han estado con otro hombre solo por el deseo de asumir el mismo papel de la amante del marido; una fantasía de que es tan mujer como lo fue la otra.

Es una manera inconsciente de ser reparada del daño que ha sufrido y para ello utiliza a otro hombre para una posición de fuerza frente a su dolor y herida.
Sin embargo, según pasa el tiempo y el dolor, la mujer suele darse cuenta de que la verdadera traición se la hizo a ella misma, pues no resolvió el problema con su relación de pareja y ahora puede encontrarse atrapada entre fuertes sentimientos de culpa.

PASOS DESPUES DE ...

1. Se honesta contigo misma. Fingir que todo sigue igual y que no estás disgustada no es bueno sino perjudicial para ti y para tú relación. Expresa tus sentimientos sin miedo.

2. Tras una infidelidad eres tú la que tiene la última palabra. En tu mano está intentarlo de nuevo o empezar una nueva vida, lo que te da una sensación de poder beneficiosa.

3. Busca ayuda y rodéate de las personas en las que confías y te puedes apoyar. Acudir a un terapeuta, sola o junto a tu pareja, es ideal para superar un engaño.

4. Haber sufrido una infidelidad es un aprendizaje; utiliza las enseñanzas de esta experiencia y reflexiona sobre tu relación y juntos hagan algo para mejorarla.

5.Si decides perdonar debes tratar de confiar de nuevo en tu pareja. Haz el esfuerzo sin prisas y tómate el tiempo que quieras; tu pareja debe entenderlo.

6.Si has decidido dejar la relación, ya diste el paso más difícil. Empieza a pensar que puedes sobrevivir sin compañía. Será doloroso pero poco a poco lo superarás.


Últimas noticias