DEMETRIO REYNOLDS

DESDE LA TRINCHERA

02/03/2016

 Dos planos se entrecruzan: lo público (el tráfico de referencia) y lo privado con el hijo. En ningún caso debería ignorarse valores fundamentales como la nobleza y la lealtad.

Feliz aquel a quien no le interesa gran cosa lo que sucede en el país; por tanto, ignora el curso que sigue la borrascosa acción de la politiquería. Se hundiría el mundo a sus pies sin que lo advierta y no sufriría la dramática tensión que precede a la catástrofe. Nosotros francamente no podemos; la indignación nos impulsa a tomar la pluma.   

Páginas