DEMETRIO REYNOLDS

DESDE LA TRINCHERA

16/08/2017

En algo hay que distinguirse para que el mundo no nos ignore. La indiferencia y el silencio son mortales: “ódiame por piedad yo te lo pido”. Como aconsejaba el “Hechicero del Ande”, es decir, Franz Tamayo, si no nos ven o no nos oyen, hay que “clavar a martillazos la verdad en las cabezas rebeldes”. En estos días brumosos de humo y de mal humor, Bolivia se muestra como un país de enigmáticos contrastes. De las montañas y del altiplano aún no quiere irse el hielo; en tanto que en el otro lado, el fuego arrasa las praderas verdes de la Madre Tierra.

09/08/2017

Ante la avasalladora presencia del dictador, nadie fue capaz de decir: ¡Señor, un ratito…! El despojo de la identidad generó graves consecuencias. Muchas desdichas que hasta hoy arrastra el país tienen ese origen.

“Su más antiguo servidor, lo encontró flotando en las aguas de la bañera, desnudo y con los ojos abiertos…”. Así empieza Gabo la novela. Y ya casi al final, ante  la realidad que le rodea, el libertador exclama: “Carajos, cómo voy a salir de este laberinto”.

02/08/2017

No hace mucho que se apagó la vida de Raúl Rivadeneira Prada, periodista, escritor y académico de excepcionales prendas de talento. Setenta y siete años habitó la tierra y vivió con ferviente intensidad cada jornada, porque sabía que “La vida es apenas una fugaz ilusión y la muerte la única realidad definitiva”. En mayo último Raúl fue al encuentro de esa misteriosa realidad. Nadie sabe lo que hay al otro lado; pero es evidente el dolor que causa toda partida.

19/07/2017

Lo que se lee en el titular suena en nuestro medio a ciencia ficción, por lo fantástico que es siquiera imaginar el ingreso de la tecnología digital en las aulas. En alegoría, puede ser como colocar un móvil de bolsillo con música junto a una vitrola a cuerda manual de antaño. En varios aspectos nos hemos quedado en el tiempo de las vitrolas. Nos rodea un sistema que achicó el mundo y borró las fronteras geográficas, pero aún no se ha sistematizado su aplicación.

12/07/2017

Con gran esfuerzo, el gobierno logró que la universidad lo apoyara. No se sabe qué aguas cruzaron por debajo de ese puente, pero es de suponer que no fueron muy santas que digamos. Entre los políticos nada es gratuito. Ni la universidad ni el gobierno son –aunque parezcan– instituciones de beneficencia. Son sujetos de convenio, de toma y daca, de cuenta con pago y demás cosas prosaicas del diario vivir…

05/07/2017

Se debe al presidente Donald Trump el haber puesto en mesa un tema polémico que lo suponíamos ya olvidado, como ese del muro de Berlín, de hace un cuarto de siglo. ¿Se acuerdan? Con una barrera quisieron dividir a Alemania. Los chicos malos del otrora “Cortina de Hierro” fueron los artífices de ese “muro de la vergüenza”. Si se los menciona todavía hoy, es sólo para repudiarlos de nuevo.

21/06/2017

Se atribuye al historiador Luis Paz la afirmación de que en Bolivia hay que ser rico o loco para escribir libros (para publicar, por supuesto). Sólo los ricos pueden darse el lujo de publicar un libro o varios, para sentirse orgullosos de ser un prolífico autor; que es, en consecuencia,  escritor o escribidor. Ahora, que lo lean o no, es otra cosa. Bolivia es la patria feliz de los analfabetos funcionales, de los que sabiendo leer no leen. Los hay también de los otros, aunque pocos, pero los hay, con el mismo afán pasional por la lectura, como aquel noble caballero de la Mancha.

14/06/2017

Por error o quizá asumiendo adrede el riesgo, el Defensor del Pueblo (o del Gobierno) les dio una clara señal de prevención a los sindicatos, a esas “minorías eficaces” que cierran calles y caminos. El Art. 38 de la CPE siempre estaba ahí, pero sonó como un descubrimiento. Ninguno de los anteriores “defensores” tuvo el valor civil de defender a nadie con ese precepto. Parece que por accidente le tocó al señor Tezanos Pinto. Los dirigentes temen ahora que se convierta en jurisprudencia. ¡Ojalá así fuera!

07/06/2017

Si pensaba que con el de Berlín se acabaron los muros, lamento desengañarlo. Han cambiado de aspecto, de forma y tal vez hasta de materia, pero no han desaparecido. Nadie como el hombre para los muros; incluso hay gentes que nace con el alma ya amurallada. En lo que mira al presente, si alguien   me apurara un poco, ahí está a la vista el magnate del norte y su actitud atrabiliaria con México. Su originalidad es indisputable: pretende que el damnificado mismo pague el costo de la barrera.

Páginas