Clubes infanto-juveniles: talento y futuras promesas del fútbol

07/05/2017

Yvonne León

En Cochabamba, existen clubes que ofrecen espacios de formación de fútbol para niñas, niños y adolescentes. Algunos de ellos son gratuitos y en otros se paga desde 70 bolivianos hasta 300.

Los recursos son gestionados de diferentes maneras: instituciones privadas, municipios, iniciativas familiares, colegios y hasta vecinos organizados, brindan apoyo.

Los menores interesados, encuentran en estos lugares una oportunidad para desarrollar su talento y consolidar sus primeros logros. Aunque el fútbol tiene la mayor aceptación en los varones, cada vez más la inclusión femenina gana terreno.

Niños durante un entrenamiento. | Foto: Gerardo Bravo

Una catarsis, un cambio de vida, perseguir un sueño o simplemente pasar el tiempo de unas vacaciones o una tarde libre, son las razones para dedicarle algunas horas a la semana a este deporte.

En el caso de Diego Escalera de 19 años, el fútbol es terapia y una manera de rehabilitación, ya que se necesita disciplina y buen estado físico para enfrentar los entrenamientos diarios.

Diego vivía en situación de calle y se encuentra en un proceso para superar su adicción a la clefa.

“Paraba un tiempo en la calle y me estaba echando a perder. El profe William (Ramallo) me dio apoyo y ahora estoy aquí, entrenando con mis compañeros. Conocí nuevos amigos y ahora quiero seguir adelante”, relata durante una práctica.

Diego juega desde sus 15 en la categoría B del club Pelota de Trapo, dirigido por la familia del reconocido jugador, William Ramallo.

Él al igual que el resto de sus compañeros anhela formar parte de algún club de la Liga.

“El profesor me dio la oportunidad de jugar y ahora estoy aprovechando para salir adelante y entrar a la Liga y seguir jugando”, sostiene antes de volver a su rutina de entrenamiento. 

Puerta de los predios de La Casa de los Niños en la zona de Chiquicollo. | Foto: Gerardo Bravo

Pelota de Trapo fue fundada hace 23 años y colabora desde el 2007 con la Fundación Casa de los Niños, que trabaja con diferentes poblaciones en alguna situación de vulnerabilidad. 

William Ramallo, vicepresidente y entrenador del club, cuenta que Pelota de Trapo da la opción para que los niños y adolescentes de la Fundación puedan ser parte del plantel de manera gratuita. 

Casi la mitad de los 300 inscritos en los entrenamientos goza de este beneficio. 

“No todos saldrán jugadores de fútbol pero estoy seguro que en estos 23 años tenemos a muchos muchachos, (ahora) profesionales, que son hombres de bien, que mediante el fútbol han conseguido valores importantes”, reflexiona Ramallo.

Esta es una pequeña muestra de algo que sostiene Unicef. En la página web de la institución se puede leer que el fútbol “es una manera de promover un enfoque pacífico a la resolución de conflictos. Es un instrumento para alejar a los jóvenes de las tentaciones de la droga, las actividades sexuales arriesgadas o de la violencia. Es una manera de asegurar que los jóvenes crecen en buena salud, en forma y con una buena autoestima

Algo con lo que los papás y mamás coinciden: la disciplina y la responsabilidad puede ser inculcada por medio del deporte.

Pelota de trapo: pasión familiar y forjador de jugadores

Flor María es una joven mamá, que acompaña a sus hijos durante el entrenamiento desde las 15:00 hasta las 17:30. Adrián, el menor, tiene 7 años y Anahí 10.

“Durante la tarde, ellos están libres y necesitan desenvolverse porque si no es todo “tele” y es bueno que desde pequeños les inculquemos el deporte”, señala Flor María, que además es vecina del lugar.

La meta de su hija es ser jugadora profesional. Sin embargo, Flor ve con pocas esperanzas que este sueño se concrete, ella percibe que “en el país no dan importancia” al fútbol femenino. 

“Como madre voy a ver de meterla a otro deporte”, sostiene en medio de un suspiro.

Así como Anahí, hay otras 24 niñas en Pelota de Trapo, pero sin la posibilidad de jugar en torneos porque en el resto de los clubes no existe la cantidad suficiente de inscritas para habilitar alguna categoría, señala el presidente de la sección Infanto-Juvenil de la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC), Francisco García.

“Al año, si Dios quiere, va a haber una categoría neta de niñas. Estamos dando la iniciativa porque, ¿qué dicen los equipos? “Nosotros no les dejamos jugar y las niñas se van a voleibol y básquet”, afirma García.

El ejecutivo sostiene que para el torneo de este año se pretende habilitar la opción de inscribir a tres niñas en las categorías 7, 9 y 11, a manera de equipos mixtos.

“No se puede hacer de golpe una categoría femenina porque los equipos no tienen once chiquitas, como los varones.

Lo que hemos optado es que se pueda, en las categorías 7, 9 y 11, tomar en cuenta a tres niñas, mínimo y (de manera) opcional. Si gustan, las hacen ingresar” explica.

Una tarde de entrenamiento en Pelota de Trapo. | Foto: Gerardo Bravo

El año pasado, la Conmebol aprobó nuevos estatutos y con eso la aprobación del reglamento de licencias de clubes, que será exigido a los que quieran participar de los torneos sudamericanos.

Una de las bases para la licencia es la exigencia de un equipo femenino o asociarse a un club que posea el mismo. Además deberá tener por lo menos una categoría juvenil femenina. 

Ramallo cree que con esta determinación se puede masificar la participación de mujeres.

Sí hay niñas interesadas, pero hay poca gente que sabe que la escuela tiene esa posibilidad de poder entrenar con niñas”, apunta.

Mientras que las instituciones y reglamentos del país se van adecuando a la realidad de la sociedad, las niñas seguirán entrenando con pasión y creciendo en el fútbol.

Iniciativas solidarias

En Cochabamba, existe una variedad de clubes de formación en fútbol, pero no existe alguna base de datos con información básica de estas instituciones.

Cabe aclarar que hace unos años, por normativa, el término “escuela” se dejó de usar y fue reemplazado por el de “club”.

Los datos sobre estos lugares, deben ser manejados por la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC), sin embargo sólo cuentan con una lista con los nombres y números telefónicos de referencia de los clubes inscritos para participar de torneos.

En ésta hay más de 50 clubes, sin embargo, muchos sólo tienen un equipo para participar de la competencia y en otros, evidentemente, existen lugares de formación en fútbol.

Unos comenzaron hace poco su actividad pero ya se cosechan logros como en Mi Llajta Fútbol Club, que nació hace tres años, bajo la dirección de Freddy Bolívar.

Jugadores de Mi Llajta después de un entrenamiento en el campo deportivo de Villa Esperanza. Foto: Gerardo Bravo

El club arrancó con 30 chicos y actualmente cuenta con 150 inscritos, entre niños y jóvenes. Además compiten en el torneo de la AFC a la que están afiliados.

Entre los jugadores que pasaron por el club, seis participaron de la Selección nacional Sub 15 y ocho están en la Sub 17, cuenta el directo del club.

Hace unas semanas, anunciaron que dos de sus jugadores, Roger García y Denilson Ramallo, viajaban a Chile para entrenar junto al Club O’Higgins. 

Esto se consiguió gracias a un convenio que tiene con la empresa Expo Fútbol, dueña del 50 por ciento de paquete accionario de Mi Llajta. Según el informe de Bolívar, ambos, estarían con un buen nivel de rendimiento.

El “profe” sostiene que se tiene previsto que algunos de los muchachos puedan continuar su formación en México, Argentina y España.

Mi Llajta Fútbol Club, emerge con logros

Pequeñas grandes acciones

Por otro lado, existen instituciones creadas gracias a iniciativas ciudadanas y ofrecen clases de manera gratuita a menores de familias con escasos recursos.

Como el caso del club Atlético Independiente a cargo de la familia de los jugadores Didí y Jair Torrico.

El club trabaja con las categorías Sub 7, Sub 9, Sub 11, Sub 15, Sub 17 y primera A.

Doris Torrico, hermana de los deportistas, cuenta que comenzaron con esta actividad desde julio del año pasado y ellos son quienes solventan los gastos del club. Además ofrecen un servicio de transporte.

Otro ejemplo es, Cochabamba Fútbol Club que nació en 2010 a iniciativa de los vecinos de la zona sur.

El lugar ofrece entrenamiento de manera gratuita además de merienda, material deportivo y uniformes, todo con ayuda de aportes de varias empresas privadas, señala la encargada del área de administración, Cinthia Gutiérrez.

“Nos enfocamos más a niños de la zona sur pero estamos abiertos a toda Cochabamba. Tenemos niños que vienen desde Pacata, Tiquipaya, Quillacollo y todo el área sur”, sostiene Gutiérrez.

En el siguiente mapa, presentamos información de varios clubes de formación de fútbol. Los datos se basan en la lista de nombres proporcionada por la Asociación de Fútbol.

El mapa está elaborado con uMap - OpenStreetMap.

Aún bajo las circunstancias más adversas de nuestra sociedad, los niños, niñas y adolescentes juegan fútbol.

El juego es un derecho de la niñez, señalado en el artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Por: Yvonne A. León

Vídeos y fotos: Gerardo Bravo