LA MADRE DE TODAS LAS MADRES

Columnas
Publicado el 27/05/2018 a las 0h00

El peso simbólico de la madre en nuestra cultura es arrollador. No sólo por su capacidad natural para traer la vida, sino porque esa condición misma ha inspirado la deificación de la tierra en todas las sociedad agrícolas. La Pachamama es una madre y diosa a la vez. O quizás es diosa porque es madre. Si hacemos un ejercicio semiótico, la tierra es ante todo la madre esencial: Da vida, cobija, protege, enseña y proporciona el sentido de pertenencia; es decir, identidad. ¿Cómo entonces no quedar rendidos ante el impulso de celebrar a la madre? ¿Cómo prescindir de las palabras grandilocuentes para alzarla en los vastos pedestales de la historia? ¿Cómo no caer en la tentación de la santificación de sus virtudes y la construcción del absoluto sino de sus enormes sacrificios? El problema es que la idealización de la madre y las ceremonias cívicas y saberes culturales que repetimos en su homenaje –justo, merecido y elevado– a veces dejan de lado u olvidan una condición propia de toda madre: su carácter humano. Las madres no son símbolos, son seres de carne y hueso, con alma, aroma y deseo, y por eso también se equivocan, cambian, tropiezan, se alborotan y –como todo ser humano que habita en este Planeta– tiene grandezas y debilidades, miserias y misterios, causas y azares, heridas hechas y heridas compartidas y, de vez en cuando, también oscuras maldades y sueños rotos.

Boletín de noticias
Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo.

Celebrar a las madres debiera ser un acto de pura conciencia afectiva, profundamente familiar e íntimo, una manera de repetir el ciclo vital en la protección de aquello que la madre ha generado: El concepto de hogar. Al volverse una actividad socio-cultural, esta expresión celebratoria y agradecida, suele perderse en los desvaríos de la hipocresía, en la fastuosidad vacía de memorias y quebrantos, en la mera repetición artificial de símbolos que estereotipan, que sucumben a clichés inexactos, que deshumanizan a las madres para rodearlas del aura sagrada de las mitologías. Recordar el carácter humano de las madres es mejor ejercicio conmemorativo. Comprender que sólo las pasiones humanas definen la naturaleza de nuestros roles culturales. Son los odios y las envidias, el hambre y la desesperación, la lujuria y el miedo, la ternura y la violencia, lo que nos hace capaces de ejercer como criaturas pequeñas e imperfectas que somos aunque el destino y la realidad nos conviertan en abuelos, hijos o madres. Desde el principio de todos los tiempos, esa lucha renovadora que desmitifica los roles sociales, ese ejercicio iconoclasta que cuestiona o esa metáfora que reivindica a la madre, que la muestra en toda su expresión humana, que está más allá del arquetipo y del manido discurso de circunstancia, ha encontrado en el arte la máxima de sus expresiones.

Penélope es la madre de todas las madres. Ella espera a Ulises, cierto. Teje y desteje el tiempo y la distancia esperando al hombre y al esposo, pero su espera es también la de la madre que contempla a su hijo Telémaco crecer y madurar. Es una madre que cede a su hijo el designio de la autoridad sobre el hogar y que sufre ante su decisión de partir. Es la madre total que más allá de todo símbolo, sufre, aguanta, maldice y sobrevive. Pero Penélope aparece infinitamente en otros rostros y otros roles. Por ejemplo, la Penélope de Joan Manuel Serrat que espera “con los ojos llenitos de ayer” tan sólo para comprobar que el que llega no es quien se fue. Trágica, sola y desgarrada, esa Penélope continúa su soledad con una frase absoluta: “Tú no eres quien yo espero”. Aunque en esa canción nada nos haga pensar que Penélope es madre, sabemos en el fondo que su inútil espera es precisamente su renuncia a ese pequeño anhelo. Pero Penélope es también la madre que espera al hijo en esa obra maestra de la ternura y la nostalgia que se llama Cinema Paradiso. A esa madre, la guerra le arrebató a su Ulises y la pobreza, el cine y la desilusión luego le arrebatan a su hijo. Pero la madre aguarda su retorno, es guardiana de la memoria, es la fuerza total que sostiene la feliz infancia y la dureza de los tiempos idos. Es el sacrificio y la bronca contenida, es la sabiduría de la experiencia y es el leve atisbo de la conciencia: “Siempre que te llamo –le dice a su hijo pródigo– me contesta una mujer diferente, pero ninguna de ellas en verdad te quiere”.  Erróneamente asumimos la falacia de que madre hay una sola, pues cada madre es la construcción de mil rostros, de mil anhelos, de mil plegarias y de mil equívocos. Como Penélope, cada madre es un abismo insondable, una humanidad imperfecta una presencia sublime, una pasión absoluta.

 

 

Xavier Jordán A.

Comunicador

xordanov@gmail.com

Facebook: Xavier Jordán A.

Tus comentarios

Más en Columnas

Hace unos días tuve una experiencia bastante enriquecedora con mi nuevo amigo Mauricio Rocabado D. (productor audiovisual), a quien tuve el gusto de conocer...


En Portada
El Ministerio Público señaló ayer que otros tres jueces que trabajan en el Juzgado de Cochabamba son investigados por presuntos vínculos con el consorcio del...
Bolívar sorprendió ayer a Wilstermann, al que superó por 0-2, en el partido válido por la primera fecha del torneo Apertura y que se jugó en el estadio Félix...

Entre 2015 y 2018, la producción de gas se redujo de un promedio de 60 millones de metros cúbicos por día (MMm3d) a 50, aunque en diciembre de 2018 la...
Cuatro trágicos accidentes ocasionaron la muerte de 35 personas y dejaron 64 heridos el fin semana. El primer hecho se produjo el sábado en la vía hacia Oruro...
La Alcaldía de Sacaba solicitó a la directora ejecutiva del Registro Único para la Administración Tributaria (RUAT) la reversión de las 768 modificaciones
Era de madrugada (4:25) cuando una fuerte detonación remeció las entrañas del cerro Posokoni, donde funciona la mayor mina estatal de estaño de Bolivia. La...

Actualidad
El número de muertos por la explosión en una toma clandestina de hidrocarburo en Tlahuelilpan, en el estado mexicano de...
La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha reconocido la autoría el atentado terrorista contra la...
Israel anunció hoy haber atacado posiciones del régimen sirio y de Irán en Siria, en "respuesta" a un misil tierra-...
"Durante la detención se logró recuperar armamento robado y en los actuales momentos se encuentran brindando...

Deportes
Bolívar sorprendió ayer a Wilstermann, al que superó por 0-2, en el partido válido por la primera fecha del torneo...
Valeria Centellas comenzó con el pie derecho la temporada tras conseguir un doblete en el torneo nacional Open de...
Con gol de Edemir Rodríguez, San José rescató un empate ante Nacional Potosí (2-2) que volvió a demostrar que sabe...
“De tal palo, tal astilla”, reza un viejo refrán. Los hermanos Jean, Jefferson y Jonathan siguieron los pasos de su...

Tendencias
Los nueve estados de la Luna vista desde la ciudad, anoche durante el eclipse total que se vio también en el país y en...
La Luna tendrá un tono rojizo durante la noche de este domingo al lunes, durante un eclipse total que se podrá...
Tras el exitoso recorrido por la Antártida de 80 líderes científicas del programa Homeward Bound, la australiana Fabian...
La historia de Romeo, considerada la rana "más solitaria del mundo" podría tener un final feliz distinto al de la obra...

Doble Click
Desde diciembre, la galería de arte Manzana 1, en Santa Cruz, acoge a más de 200 títeres en una exposición llamada “...
Después de un 2018 con un número récord de películas bolivianas estrenadas —nueve títulos durante toda la gestión—, el...
El célebre productor estadounidense de origen húngaro Andrew G. Vajna, conocido como Andy Vajna, famoso por sus...
La noche de hoy y la madrugada del lunes 21 de enero, la Luna se vestirá de rojo, pues el cielo será testigo de un...