Cascada de Apote premian larga caminata

Actualidad
Publicado el 06/11/2017 a las 0h00

Las cascadas gemelas de Apote son una especie de premio que espera al final de una caminata de una hora y 20 minutos.

El camino comienza en Pihusi, Apote, a la altura del restaurante “El Molino de Pihusi”, precisamente. Hasta allí se llega en vehículo, o a pie desde la parada del minibús 106, en la plaza de Apote. Puede tomarse un minibús de esa línea en la esquina América y Libertador.

Debajo de la cascada, las imágenes del largo camino se fijan en el lado grato de la memoria y la fatiga se va río abajo, lavada de la piel por esas gotas frías y mayúsculas que parecen venir del cielo, para llenar la poza con el agua cristalina que la rebasa y baja cantando de la montaña.

Hay que subir por el lecho del río, saltando entre las rocas, o por el sendero paralelo al cauce.

El disfrute comienza apenas se emprende la marcha por el lecho del río, aunque los primeros seis minutos de camino el cauce está seco.

Incluso sin agua corriente, el paisaje de la quebrada que comienza acoge al caminante con un abrazo de multitud de tonos de verde, gris, amarillo y jaspes de marrón. Pajas, árboles, arbustos, plantitas, cantos rodados de todos los tamaños… y las laderas de las montañas, especialmente la del lado oeste (a la izquierda), derraman sus colores en medio del silencio punteado por el canto de pájaros invisibles.

De pronto, lo que parece el viento corriendo entre las plantas, resulta ser el agua que discurre muy cerca, allá arriba en el canal artificial que captura toda la del río para llevarla al pueblo y sus sembradíos.

Superado ese punto, el abrazo cromático del paisaje se completa con el deleite auditivo.

El sonido del agua fluyendo entre rocas y plantas no es un simple rumor monótono. No. Es la canción innombrable del agua, que varía y se combina según el grosor del chorro que se escapa entre las piedras, la altura de su caída y la profundidad de su punto de impacto.

El aire aquí es más limpio, libre del filtro gris de la contaminación citadina. A medida que se asciende, su transparencia aumenta. Los colores son más brillantes, sus matices más evidentes. Las siluetas de pajas, arbustos, árboles y cactus, que comienzan a ser más numerosos, se recortan con mayor nitidez contra el cielo o los flancos de las montañas.

Cerca de un cuarto de hora de iniciada la caminata y de manera casi imperceptible, la pendiente del lado izquierdo dejó de ser una. De repente, la mirada en esa dirección ya no puede ascender distraída por el declive, desaparecido.

Vertical y vertiginoso, el alto muro del acantilado interpela, empequeñece al caminante con sus más de 30 metros de piedra a mitad desnuda.

Prendidas a las rocas, enormes matas de helechos, arbustos leñosos y lianas delgadas dejan caer hojas y ramas hacia el vacío, como en un equilibrio precario.

Las bolas de líquenes gris-verdoso-oscuro prendidas a tallos y ramas a intervalos irregulares parecen adornos artificiales.

Al frente, el otro flanco de la quebrada también va poniéndose más severo. Su pendiente disminuye, aunque sin llegar a la vertical ni perder toda su vegetación.

En el lecho del río, los árboles se hacen más numerosos, la mayoría son alisos, los hay viejos y jóvenes, todos exhiben sus oscuras hojas brillantes y saludables. Y los botones próximos a florecer prometen un espectáculo para las próximas semanas.

Las pozas de agua –entre pequeñas y medianas– son más numerosas, lo mismo que los gigantescos cantos rodados.

A la media hora de caminata, la quebrada se estrecha a ambos lados, los flancos de la montaña son verticales y parcialmente cubiertos de helechos, en las estrechas cornisas crecen cactus delgados y largos.

Abajo, en el fondo de la quebrada, ya no es posible mantener los pies secos. Una garganta ancha de cinco metros y larga de unos 15 alberga el torrente y una poza cristalina –de poco más de un metro de profundidad– que cubre toda la superficie. Imposible continuar sin meterse al agua hasta la cintura.

La marcha continúa entre pozas medianas y pequeñas gigantes rocas de diversas formas, y menos árboles. El sendero paralelo al cauce reaparece, pero mucho más estrecho, accidentado y difícil, serpenteando entre las piedras los alisos y sus raíces sólidamente prendidas al terreno casi vertical.

Varias caídas de agua de diversa altura parecen anunciar la cascada, de unos 15 metros, a la que se llega poco después. Hasta ahí la caminata ya lleva algo más de una hora.

El final está cerca. Lo que queda de camino es de cuidado, pues hay que avanzar por el delgado, sinuoso y resbaloso sendero trepa en la ladera de la montaña.

Pocos metros más allá: las cascadas gemelas caen desde una altura de 20 a 25 metros en una poza cristalina que invita a bañarse. El agua no es demasiado fría pero el chapuzón será breve para evitar una posible hipotermia.

Y luego el retorno. Siguiendo un accidentado sendero que arranca a la altura de la torre semiderrumbada, se llega al lomo de la montaña. Al fondo, hacia el sur, la ciudad asoma a través del aire teñido gris claro a causa del esmog.

Después de unos 20 minutos de caminata, entre escasos plantíos de flores, se llega al punto de partida, a pocas cuadras del restaurante “El Molino de Pihusi”.

 

7_jamesss.jpg

SIGLOS Y MILENIOS Grabada en la piedra, la fecha de construcción de este molino en ruinas que data de más de tres siglos. Abajo, el agua ha desgastado la roca, durante algunos milenios.
Daniel James

LOS MOLINOS, OTRO PASEO Y OTRA CASCADA

Antes de llegar a la ciudad de Tiquipaya, viniendo de Cochabamba, está lo que se conoce como los Molinos de Chilimarca. Allí se encuentren las ruinas de varios molinos cuya antigüedad remonta a varios siglos, como lo prueba la fecha del año 1668, grabada en una piedra que se observa en una de las ruinas.

Esas ruinas han sido depredadas. Hay una encima de la cual existe un sembradío de papas. Otra conserva sus cuatro paredes gracias al cuidado de los vecinos del lugar.

Más arriba de los derruidos molinos está la comunidad de Cruzani, donde sus habitantes dispersos en los flancos de la montaña son agricultores y aún labran sus parcelas con bueyes que arrastran arado.

Sin embargo, el progreso llega allí en su dimensión más triste: el aire está impregnado del esmog citadino, aun en las partes más elevadas.

A 15 minutos de la plaza de Los Molinos se encuentra una cascada, para llegar, siga el canal de riegos.

 

1-1_james.jpg

SENDERO ENTRE ROCASEs imposible perderse, pues sólo hay dos direcciones posibles: río arriba o río abajo. Se puede caminar saltando entre las rocas o por el sendero paralelo al cauce.
Daniel James

MUCHAS Y MUY VARIADAS

Hay muchas caídas de agua en el trayecto, y de todos los tamaños. Lo mismo, las opciones de esta caminata son variadas. Los más aventureros llegarán hasta el final. Quienes van con niños terminarán su aventura antes de internarse en la parte más salvaje y dura de la quebrada. El disfrute está asegurado en todos los casos.

 

Tus comentarios

Más en Actualidad

La chicharronera es otro de los personajes emblemáticos de la identidad cochabambina. Ella es quien hace posible la celebración semanal de ese rito tan local...
Un niño abre los ojos por primera vez y lanza el grito de vida, en eso, el médico le da una palmadita en las nalgas, dándole la bienvenida al mundo. Los...
Las floridas expresiones que caracterizan al español hablado en Argentina se orientan en estos días contra los indicadores económicos y los políticos. Hay...

Algunos estudios muestran que los computadores y los teléfonos celulares son una especie de “cocaína electrónica” que provoca estados de ansiedad y comportamientos compulsivos. Se trata de Internet...
La historia del mundo tiene como hitos centrales tiempos y lugares clave. Diversos fenómenos políticos, económicos y sociales se gestan con singular fuerza cuando son impulsados en el lugar preciso....
Confeccionar polleras y lucirlas es todo un arte que tiene sus secretos, sobre todo porque se trata de un estilo de falda plisada de hasta 50 cm de largo.
Isabel Camacho es la penúltima de una estirpe de chicheras, Eufrosina Méndez ejerce los últimos años de su arte mientras trasmite ese saber a una de sus hijas, y Cristina Gonzáles, la más joven,...

En Portada
Hay indicios de irregularidades en al menos cuatro contratos por más de 100 millones de bolivianos en el municipio de Cochabamba, entre 2015 y 2018. En tanto,...
La agrupación cordobesa Eruca Sativa llega por primera vez a Cochabamba en su segunda visita a Bolivia, este concierto es parte de la gira con la que la banda...

El escándalo que, desde hace seis días, sacude al ya desacreditado sistema judicial del país estalló a consecuencia de una grabación realizada por otra víctima...
Xavier Albó Corrons (Cataluña, 1934) mantiene la memoria intacta y el buen humor. Desde hace un año vive en Cochabamba, donde llegó con sus libros como “para...
El diario chileno la Tercera, uno de los de mayor circulación, junto con El Mercurio, publicó ayer un reportaje acerca de la reunión sostenida por el...
23/09/2018 Cochabamba
La Alcaldía de Cercado en 2016 anuló del Sistema de Información de Contrataciones Estatales (Sicoes) 56 proyectos de obras “de distinta magnitud”, según...

Actualidad
Hay indicios de irregularidades en al menos cuatro contratos por más de 100 millones de bolivianos en el municipio de...
El escándalo que, desde hace seis días, sacude al ya desacreditado sistema judicial del país estalló a consecuencia de...
La Guardia Revolucionaria de Irán, la fuerza élite, sufrió este sábado un duro golpe cuando sujetos armados abrieron...
La Alcaldía de Cercado en 2016 anuló del Sistema de Información de Contrataciones Estatales (Sicoes) 56 proyectos de...
23/09/2018 Cochabamba

Deportes
Jonathan Herboso, piloto cochabambino, se adueñó de la sexta fecha del Campeonato Nacional de Motociclismo, que se...
Aurora se complicó ayer en la tabla roja del descenso luego de perder ayer 1-0 en su visita a Destroyers, en...
Una de cal y otra de arena marca la cuarta fecha del grupo A de la Copa Simón Bolívar para los elencos cochabambinos:...
Una de cal y otra de arena marca la cuarta fecha del grupo A de la Copa Simón Bolívar para los elencos cochabambinos:...

Tendencias
Un árbol solitario no puede hacer todo un bosque. Sin embargo, los árboles juntos, mediante un lenguaje secreto, son...
La ciudad holandesa de Wageningen, en la orilla norte del río Rin, acoge ambiciosos proyectos para combatir el hambre...
¿Se imagina disfrutar de un cóctel hecho con locoto o con las pepas de molle? El bartender y gastrónomo Walter...
Con un peculiar concepto, Twitter lanzó una oferta laboral en busca de cinco candidatos para que pasen un día en sus...

Doble Click
El grupo paceño Efecto Mandarina se presentará este 29 de septiembre en el Teatro Achá a las 19:30 como parte de la...
La agrupación cordobesa Eruca Sativa llega por primera vez a Cochabamba en su segunda visita a Bolivia, este concierto...
1. Según la sinopsis, la historia que nos espera es ésta: hace 20 años, en Oruro, Coco “Muralla” Rivera era un arquero...
Esta semana comenzó el Festival Internacional de la Cultura en Sucre (FIC) y se extenderá hasta el 30 de septiembre. La...