Cascada de Apote premian larga caminata

Actualidad
Publicado el 06/11/2017 a las 0h00

Las cascadas gemelas de Apote son una especie de premio que espera al final de una caminata de una hora y 20 minutos.

El camino comienza en Pihusi, Apote, a la altura del restaurante “El Molino de Pihusi”, precisamente. Hasta allí se llega en vehículo, o a pie desde la parada del minibús 106, en la plaza de Apote. Puede tomarse un minibús de esa línea en la esquina América y Libertador.

Boletín de noticias
Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo.

Debajo de la cascada, las imágenes del largo camino se fijan en el lado grato de la memoria y la fatiga se va río abajo, lavada de la piel por esas gotas frías y mayúsculas que parecen venir del cielo, para llenar la poza con el agua cristalina que la rebasa y baja cantando de la montaña.

Hay que subir por el lecho del río, saltando entre las rocas, o por el sendero paralelo al cauce.

El disfrute comienza apenas se emprende la marcha por el lecho del río, aunque los primeros seis minutos de camino el cauce está seco.

Incluso sin agua corriente, el paisaje de la quebrada que comienza acoge al caminante con un abrazo de multitud de tonos de verde, gris, amarillo y jaspes de marrón. Pajas, árboles, arbustos, plantitas, cantos rodados de todos los tamaños… y las laderas de las montañas, especialmente la del lado oeste (a la izquierda), derraman sus colores en medio del silencio punteado por el canto de pájaros invisibles.

De pronto, lo que parece el viento corriendo entre las plantas, resulta ser el agua que discurre muy cerca, allá arriba en el canal artificial que captura toda la del río para llevarla al pueblo y sus sembradíos.

Superado ese punto, el abrazo cromático del paisaje se completa con el deleite auditivo.

El sonido del agua fluyendo entre rocas y plantas no es un simple rumor monótono. No. Es la canción innombrable del agua, que varía y se combina según el grosor del chorro que se escapa entre las piedras, la altura de su caída y la profundidad de su punto de impacto.

El aire aquí es más limpio, libre del filtro gris de la contaminación citadina. A medida que se asciende, su transparencia aumenta. Los colores son más brillantes, sus matices más evidentes. Las siluetas de pajas, arbustos, árboles y cactus, que comienzan a ser más numerosos, se recortan con mayor nitidez contra el cielo o los flancos de las montañas.

Cerca de un cuarto de hora de iniciada la caminata y de manera casi imperceptible, la pendiente del lado izquierdo dejó de ser una. De repente, la mirada en esa dirección ya no puede ascender distraída por el declive, desaparecido.

Vertical y vertiginoso, el alto muro del acantilado interpela, empequeñece al caminante con sus más de 30 metros de piedra a mitad desnuda.

Prendidas a las rocas, enormes matas de helechos, arbustos leñosos y lianas delgadas dejan caer hojas y ramas hacia el vacío, como en un equilibrio precario.

Las bolas de líquenes gris-verdoso-oscuro prendidas a tallos y ramas a intervalos irregulares parecen adornos artificiales.

Al frente, el otro flanco de la quebrada también va poniéndose más severo. Su pendiente disminuye, aunque sin llegar a la vertical ni perder toda su vegetación.

En el lecho del río, los árboles se hacen más numerosos, la mayoría son alisos, los hay viejos y jóvenes, todos exhiben sus oscuras hojas brillantes y saludables. Y los botones próximos a florecer prometen un espectáculo para las próximas semanas.

Las pozas de agua –entre pequeñas y medianas– son más numerosas, lo mismo que los gigantescos cantos rodados.

A la media hora de caminata, la quebrada se estrecha a ambos lados, los flancos de la montaña son verticales y parcialmente cubiertos de helechos, en las estrechas cornisas crecen cactus delgados y largos.

Abajo, en el fondo de la quebrada, ya no es posible mantener los pies secos. Una garganta ancha de cinco metros y larga de unos 15 alberga el torrente y una poza cristalina –de poco más de un metro de profundidad– que cubre toda la superficie. Imposible continuar sin meterse al agua hasta la cintura.

La marcha continúa entre pozas medianas y pequeñas gigantes rocas de diversas formas, y menos árboles. El sendero paralelo al cauce reaparece, pero mucho más estrecho, accidentado y difícil, serpenteando entre las piedras los alisos y sus raíces sólidamente prendidas al terreno casi vertical.

Varias caídas de agua de diversa altura parecen anunciar la cascada, de unos 15 metros, a la que se llega poco después. Hasta ahí la caminata ya lleva algo más de una hora.

El final está cerca. Lo que queda de camino es de cuidado, pues hay que avanzar por el delgado, sinuoso y resbaloso sendero trepa en la ladera de la montaña.

Pocos metros más allá: las cascadas gemelas caen desde una altura de 20 a 25 metros en una poza cristalina que invita a bañarse. El agua no es demasiado fría pero el chapuzón será breve para evitar una posible hipotermia.

Y luego el retorno. Siguiendo un accidentado sendero que arranca a la altura de la torre semiderrumbada, se llega al lomo de la montaña. Al fondo, hacia el sur, la ciudad asoma a través del aire teñido gris claro a causa del esmog.

Después de unos 20 minutos de caminata, entre escasos plantíos de flores, se llega al punto de partida, a pocas cuadras del restaurante “El Molino de Pihusi”.

 

7_jamesss.jpg

SIGLOS Y MILENIOS Grabada en la piedra, la fecha de construcción de este molino en ruinas que data de más de tres siglos. Abajo, el agua ha desgastado la roca, durante algunos milenios.
Daniel James

LOS MOLINOS, OTRO PASEO Y OTRA CASCADA

Antes de llegar a la ciudad de Tiquipaya, viniendo de Cochabamba, está lo que se conoce como los Molinos de Chilimarca. Allí se encuentren las ruinas de varios molinos cuya antigüedad remonta a varios siglos, como lo prueba la fecha del año 1668, grabada en una piedra que se observa en una de las ruinas.

Esas ruinas han sido depredadas. Hay una encima de la cual existe un sembradío de papas. Otra conserva sus cuatro paredes gracias al cuidado de los vecinos del lugar.

Más arriba de los derruidos molinos está la comunidad de Cruzani, donde sus habitantes dispersos en los flancos de la montaña son agricultores y aún labran sus parcelas con bueyes que arrastran arado.

Sin embargo, el progreso llega allí en su dimensión más triste: el aire está impregnado del esmog citadino, aun en las partes más elevadas.

A 15 minutos de la plaza de Los Molinos se encuentra una cascada, para llegar, siga el canal de riegos.

 

1-1_james.jpg

SENDERO ENTRE ROCASEs imposible perderse, pues sólo hay dos direcciones posibles: río arriba o río abajo. Se puede caminar saltando entre las rocas o por el sendero paralelo al cauce.
Daniel James

MUCHAS Y MUY VARIADAS

Hay muchas caídas de agua en el trayecto, y de todos los tamaños. Lo mismo, las opciones de esta caminata son variadas. Los más aventureros llegarán hasta el final. Quienes van con niños terminarán su aventura antes de internarse en la parte más salvaje y dura de la quebrada. El disfrute está asegurado en todos los casos.

 

Tus comentarios

Anuncios destacados

$us 300
Departamento Alquiler

300$US Departamento en condominio inmediaciones...

$us 400
Casa / Chalet Alquiler

2800BS Casa independiente inmediaciones Hospital...

$us 225 000
Lote / Terreno Venta

VENDO LOTE ZONA LINDE. 776m2 Casa de campo,...

$us 35 000
Departamento Anticrético

35000$US Departamento Circunvalacion- Melchor...

$us 350
Departamento Alquiler

BONITO DEPARTAMENTO 148m2. Zona Parque Lincoln. 3...

Más en Actualidad

Ramadas estaba de fiesta, estaba de feria, “la más importante de la región andina de Cochabamba”, dice complacido Fernando Ortega, secretario general del...
Según la Academia Estadounidense de Cirugía Facial Plástica y Reconstructiva (AAFPRS), en el año 2017, el 55 por ciento de cirujanos plásticos faciales se...
Ya se vive la fiebre del Mundial y la mayoría –si no son todos– de los varones están prendidos frente a una pantalla mirando los partidos que se disputan día a...

Culminaron los XI Juegos Suramericanos Cocha 2018 y amerita efectuar un análisis de lo ocurrido antes, durante y después.
La Asamblea General de las Naciones Unidas eligió la semana pasada como su próxima presidenta a la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa Garcés. Constituye la cuarta mujer que dirigirá el...
Tras cada una de las brazadas de la boliviana Karen Tórrez Guzmán –recordista nacional y trimedallista suramericana de los Juegos Cocha 2018– hay una vida de disciplina, alegrías y triunfos; pero...
Sicaya está al sur de la ciudad, a menos de 100 de kilómetros, o un par de horas, en la provincia Capinota, a cuya capital, se llega por una vía pavimentada. Y de ahí se continúa hasta el pueblo...

En Portada
A siete semanas de haberse registrado la fuga de amoniaco en la planta de urea de Bulo Bulo, YPFB autorizó una inspección impulsada por el presidente de la...
19/06/2018 Fútbol Int.
Las selecciones de Rusia y Egipto se enfrentan hoy en el estadio de San Petersburgo, el partido pertenece al Grupo A del Mundial de Rusia 2018.

Desde las 9:00 el expresidente Carlos Mesa, brinda su declaración ante Fiscalía General del Estado en Sucre, en el marco de la denuncia presentada por el...
17 camiones cargados con 33 toneladas de rieles, cada uno, llegaron en el primer grupo hasta la estación central para el proyecto del tren metropolitano....
Maeba Quispe Ortiz (19), murió ayer en la noche a causa un fuerte golpe en la cabeza, que le propinó su pareja, un varón de 34 años, que hace dos meses había...
Efectivos de la Policía se mantienen en alerta luego de la incursión y quema del cuartel de la Unidad de Patrullaje Rural (Umopar), tras la muerte de Alejandro...

Actualidad
El presidente de Bolivia, Evo Morales, y su homólogo chino, Xi Jinping, firmaron hoy en Pekín el pacto que convierte en...
A siete semanas de haberse registrado la fuga de amoniaco en la planta de urea de Bulo Bulo, YPFB autorizó una...
El alcalde de Cochabamba, José María Leyes, recibió hoy el alta médica de la clínica Los Ángeles y fue traslado a su...
La Asociación de Municipios Santa Cruz (Amdecruz) protagoniza por segundo día el bloqueo de caminos en ese...

Deportes
Las selecciones de Rusia y Egipto se enfrentan hoy en el estadio de San Petersburgo, el partido pertenece al Grupo A...
19/06/2018 Fútbol Int.
El conjunto tricolor de Enrique Happ se mantiene imparable en el certamen “Javier Caballero”, correspondiente a la...
En las redes sociales ya se han viralizado los vídeos de hinchas de Japón y Senegal que luego del partido de sus...
El futbolista Marco Fabián de la Mora y los directivos de la selección de fútbol de México pidieron hoy a los...

Tendencias
"Me llamas señor presidente, o señor", le dijo hoy el mandatario francés Emmanuel Macron a un adolescente que lo saludó...
Google estudia una forma de inteligencia artificial que utiliza redes neuronales para analizar información y hacer...
Con la llegada del invierno, la exposición constante a cambios bruscos de temperatura es más frecuente en el día a día...
Ned Newell-Hanson, londinense de 26 años, es fanático del fútbol, pero evita pagar por ello. Algunos de sus momentos...

Doble Click
La percepción de Silvia Cuello sobre la cotidianidad urbana en Bolivia se refleja en 14 obras en lápiz, óleo y collage
A la convocatoria del Proyecto mARTadero para conformar el Contemporary Art (Conart) 2018 respondieron más de un...
A pesar de haber vendido con 32 años más de cuatro millones de libros y de estar considerado por el público y crítica...
La banda cochabambina Tiquipaya Golden Blues alista el videoclip de su tema icónico y representativo: "Chicha y rock...