Chichera: la alquimista del valle

Actualidad
Publicado el 10/09/2018 a las 0h00

Isabel Camacho es la penúltima de una estirpe de chicheras, EufrosinaMéndez ejerce los últimos años de su arte mientras trasmite ese saber a una de sus hijas, y Cristina Gonzáles, la más joven, aprendió el oficio experimentando. Las dos primeras son punateñas, la tercera, de Quillacollo. Estas tres industriosas vallunas, que transforman el maíz en la bebida más cochabambina de todas, son el prototipo de uno de los personajes más emblemáticos de nuestra identidad: la chichera.

Boletín de noticias
Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo.

“Yo, desde mis nueve años he empezado a hacer chicha, a ayudar a mi mamá. De mi mamá, su mamá era chichera y mis abuelos también”, cuenta doña Isabel. Los vivos ojos claros de esta señora de 62 años brillan serenos al hablar de su oficio, con tono animado. Cuenta de ella y de su trabajo, mientras pone un puñado de canela trozada y otro, más chico, de clavo de olor, en el mati, ese gran cuenco vegetal con mango, de una sola pieza, que le sirve luego para sumergir las especias en el morado líquido que colma el perol de bronce fijado encima del inmenso fogón.

Ella, su esposo y una ayudante circunstancial están elaborando chicha kulli. El ambiente huele a api morado, claro, esa bebida yla chicha de ese color se elaboran con el mismo maíz.

El morado del espejo humeante del perol, de casi un metro y medio de diámetro, contrasta con el azul de los barriles de plástico, que esperanel líquido que está cociendo,con las manzanitas amarillo-rojizas que se amontonan en una canasta plana sobre un poyo de tronco, en el límite entre el jardín vecino y el cobertizo donde está el fogón.

Espectacular jardín el de doña Isabel, generoso y alegre como su dueña: un limonero, más amarillo de limones maduros, que verde de hojasparece conversar con el manzano repleto de frutos y la descomunal planta de romero, cuyas ramas disparan su fresco aroma con cada roce.

 

CHICHA CON SU MAÍZ

Es la casa de ella y de su esposo, Celedonio Arnez. “Esta casa es mía hace 22 años, antes vivía en la casa de mi hermana, mi mamá vivía en Sivingani. Yo recién, cuando me he casado, he tenido maizales. Hacemos chicha con mi maíz, he cosechado en junio, hemos sembrado blanco,amarillo, chuspillo. Así, según está preparado el terreno, primero hay que hacer regar la pampa luego hacer arar y después otra vuelta arar y después se siembra el maíz.

Kulli se siembra en diciembre y se cosecha en junio, luego de cosechar se hace secar, desgranar y moler. Cuando tenemos tiempo hacemos”, cuenta, ya con cierta nostalgia futura. Porque Isabel Camacho dejará de hacer chicha y ese saber que aprendió de su madre y enseñó a su hermana menor no pasará a ninguna de sus dos hijas.

“Tengo 62 años, este año es el ultimito que hago chicha, mis hijas no quieren. Muy trabajoso es. Dicen ‘mamita termina tus harinitas’. Y a su papá le dicen ‘las harinas a las vaquitas dale, ya no queremos que haga mi mamita’. Esto más digo yo, tengo kullisito, por eso estoy haciendo”, dice sin entusiasmo.

Su esposo cuenta lo que están elaborando “es a pedido, para un matrimonio. Todo el viaje, se lo van a llevar”.

“Un viaje”, explica el caballero, “es una ida al molino con ocho arrobas (de maíz seco), de 40 libras es (cada arroba) no es de 25. De 300 libras se está haciendo esto, van a salir 40 latas de (chicha) kulli, cada lata está a 90, entonces, 3.600 bolivianos es lo que está pagando el matrimonio. Con esto más de 500 personas van a emborracharse”.

calada.jpg

UNA SEMANA DE FERMENTACIÓN Después de dos días de duro trabajo, la chicha se fermenta en grandes cántaros barrigones.
CARLOS LÓPEZ

“DE LAS MÁS ANTIGUAS”

“Yo vivía con mi tía, y ella me ha enseñado, no sé quién le ha enseñado a mi tía, quizá su mamá. Yo soy de las más antiguas chicheras. Todavía tengo valor para hacer, tengo 73 años, mi esposo está ayudando en el molino”, afirma con aplomo Eufrosina Méndez, de pie, al lado del fogón de su establecimiento, en un ángulo de su amplia casa, en una esquina del centro de Punata.

Dos puertas tiene su casa, cada una sobre una calle distinta. La puerta más estrecha es la entrada a la chichería: una pequeña tienda por la que se accede a un corredor sombreado por las ramas de un parral que “siempre ha estado ahí, desde que era niña”, cuenta la señora.

Ella y sus hijas elaboran su chicha cada semana. “En dos días se hace la chicha y luego fermenta en una semana”, cuenta Carla, una de las hijas de doña Eufrosina. Otra, la menor, atiende en la chichería.

“Este es un trabajo largo y cansador. Más bien yo todavía tengo el valor de estar metida en estas cosas, yo soy la última porque ya no tienen valor para hacer, gracias a Dios estoy llena de salud, a veces tomo la chichita, a veces”, dice sonriendo doña Eufrosina.

 

clg_1619.jpg

CHERNOBYL Cristina y Román, los dueños de la chichería más grande del país, y quizás del mundo entero.
CARLOS LÓPEZ

PALABRAS MAYORES

Cristina Gonzales tiene 54 años y aprendió a hacer chicha “experimentando hasta que nos salió bien”. Y les salió muy bien, a ella y su esposo, Román, ambos artífices y dueños de Chernobyl: palabra mayor en cuestiones de chicha. Elegante y plena de vitalidad, doña Cristina muestra las vastas instalaciones de su industria, en Quillacollo: galpones bien construidos, un depósito ordenado de maíz y azúcar en saquillos, carteles de señalización yadvertencias de seguridad, superficies pulcras y brillantes... y los peroles, varios e inmensos. En otro ambiente aledaño, los wirkis llenos del líquido amarillo: una fila con upi, la chicha en proceso de elaboración, otra con la chicha en fermentación. Afuera, la plataforma que sirve para cargarlos barriles plásticos en el camión que distribuye la chicha a sus múltiples clientes. “Trabajamos todos los días, menos domingo, estamos siempre aquí vigilando la elaboración”, cuenta doña Cristina.

“Mandamos a La Paz y a Santa Cruz”, cuenta. Ellos exportaban su chicha y piensan volver a hacerlo, “cuando se completen los trámites necesarios”. Comercio a escala, producción industrial, tecnología y gas en lugar de leña, pero el mismo amor por el digno oficio que transforma el maíz en chicha del valle.

 

¿CHICHEROS?

Estudiosos del tema y las mismas chicheras coinciden en señalar que son muy raros los casos de hombres dedicados a la elaboración y al comercio de chicha.

Pero los esposos de las tres señoras de este reportaje participan de manera activa en todo o en parte del proceso.

 

NO ES “CUALQUIERA COSITA”

Verónica Stella Tejerina Vargas

dsc_9779.jpg

No es “cualquiera cosita”
CARLOS LÓPEZ

“Señora chichera, véndame chichita; señora chichera, véndame chichita; si no tiene chicha, cualquiera cosita; señora chichera…” Esta melodiosa estrofa, nos ha acompañado en momentos de alegría, baile y ensueño. Y es que luego de conocer el proceso de elaboración de tan preciado elixir, podemos afirmar que una chichera de antaño, aquella que todavía sobrevive al tiempo cual árbol erguido, no pueden vender “cualquiera cosita”. La chichera, esta enigmática mujer es todo un personaje, es una de las presencias y de los espíritus que habitan y guardan esta tierra valluna. Observarla en plena elaboración nos recuerda a los antiguos alquimistas que, en sus abarrotados laboratorios, mezclan sustancias, observan la danza del fuego, ensayan justas cantidades y cuidan celosamente el resultado de tan arduo trabajo, su producción. Así es la chichera, esta altiva mujer conoce los secretos de su arte entre cántaros, melodías y una tradición que ha sido transmitida de generación en generación. Su risa nos contagia, su mirada nos refleja el paso del tiempo, pero también su bravura, porque este oficio demanda valor y fortaleza física e interna. La chichera es dinámica y paciente para menear durante seguidas horas su brebaje, que, entre aromas a maíz, chancaca, clavos de olor, canela, y anís nos transportan a remotos parajes donde el tiempo se detiene. La chichera, aparte de ser alquimista, es maga, revolviendo su perol, difuminándose entre el vapor de la cocción, en profundo diálogo de sustancias etéreas, secándose las manos untadas en dulce, las mismas que se frotan los ojos con esmero para observar su obra, hasta que, en el justo momento, con tutuma en mano se nos acerca para decirnos con dulce y potente voz: “servite, está riquita”. Así es la chichera, alquimista y maga, la representación de la ofrenda y la prosperidad de esta digna tierra.

 

 

 

Tus comentarios

Más en Actualidad

La chicharronera es otro de los personajes emblemáticos de la identidad cochabambina. Ella es quien hace posible la celebración semanal de ese rito tan local...
Un niño abre los ojos por primera vez y lanza el grito de vida, en eso, el médico le da una palmadita en las nalgas, dándole la bienvenida al mundo. Los...
Las floridas expresiones que caracterizan al español hablado en Argentina se orientan en estos días contra los indicadores económicos y los políticos. Hay...

Algunos estudios muestran que los computadores y los teléfonos celulares son una especie de “cocaína electrónica” que provoca estados de ansiedad y comportamientos compulsivos. Se trata de Internet...
La historia del mundo tiene como hitos centrales tiempos y lugares clave. Diversos fenómenos políticos, económicos y sociales se gestan con singular fuerza cuando son impulsados en el lugar preciso....
Confeccionar polleras y lucirlas es todo un arte que tiene sus secretos, sobre todo porque se trata de un estilo de falda plisada de hasta 50 cm de largo.
No cabe duda del nivel de exigencia que tiene el paladar cochabambino en cuanto a comida y bebida. En los últimos años, los pasajes y alamedas de Cochabamba han sido ocupados por interesantes lugares...
10/09/2018

En Portada
El Consejo de la Magistratura (CM) ordenó ayer la suspensión de la jueza del caso Alexander, Patricia Pacajes tras revelarse un audio en el que admite que...
Wilstermann y Aurora volverán a enfrentarse hoy (20:30) en su casa, el estadio Félix Capriles, en un nuevo capítulo del clásico cochabambino

Los dos hombres de confianza del alcalde José María Leyes: los exsecretarios de Finanzas, Diego Moreno, y de Atención al Ciudadano, José Miguel Padilla
La composición del Súper Etanol 92 podría generar problemas técnicos sólo en los vehículos que tienen más de 25 años de antigüedad y no en motorizados modernos
La Ley 1096 de Organizaciones Políticas (LOP) permite a los partidos y alianzas asistir a las elecciones primarias con un solo binomio
La presencia de un grupo de trabajadores contratados por Boliviana de Aviación (BoA) en predios del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) desató un conflicto por el uso...

Actualidad
Las asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS) convocaron hoy a una conferencia de prensa para disculparse de...
A un año del inicio de obras del tren metropolitano de Cochabamba, la ejecución financiera llega al 28 por ciento de...
Los pobladores y agricultores cercanos al río Chijllahuiri, que pasa por los municipios de Tiquipaya, Quillacollo y...
La composición del Súper Etanol 92 podría generar problemas técnicos sólo en los vehículos que tienen más de 25 años de...

Deportes
En una definición de infarto, Calero de Potosí logró su cometido y superó en el tercer partido de la final a CAN en...
Destroyers tumbó al puntero del campeonato, Royal Pari, de manera sorpresiva por la cuenta de 2-0 en el inicio de la...
Wilstermann y Aurora volverán a enfrentarse hoy (20:30) en su casa, el estadio Félix Capriles, en un nuevo capítulo del...
Con mucha “bronca” protestaron ayer dirigentes, entrenadores y padres de familia por el cierre del complejo de...

Tendencias
Creatividad, destrezas, perseverancia y pasión por la robótica demostraron ayer los más de 400 estudiantes que...
El viernes 21 de septiembre inicia la primavera, se festeja el amor, la amistad y sobre todo a la juventud y para...
Una nueva terapia genética cutánea probada en ratones permitió aliviar el deseo por consumir cocaína y proteger contra...
El multimillonario japonés Yusaku Maezawa, de 42 años, será el primer turista en dar la vuelta a la Luna a bordo del...

Doble Click
Los cómics, historietas, dibujos de antaño y literatura fueron las influencias para que el artista digital Marco Tóxico...
Este año la Feria Internacional del Libro Cochabamba (FILC), que se llevará a cabo del 3 al 12 de octubre
Los organizadores de la vigésima séptima versión del Premio Nacional de Teatro Peter Travesí decidieron no cobrar...
Los amantes del séptimo arte esperan con ansias las próximas ediciones de los Premios Goya y Óscar, así como los...