20 de diciembre del 2014. Actualizado a las 11h39 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Industria

PIL Andina: Un orgullo para Bolivia

Por Canelas Ma. Renée - Los Tiempos - 11/04/2010


PIL Andina: Un orgullo para Bolivia - Andia Hernán  Los Tiempos

PIL Andina: Un orgullo para Bolivia - Andia Hernán Los Tiempos

PIL ANDINA   |   Su aporte de cerca de 13 millones de dólares al año en impuestos para el Estado boliviano; la generación de 80 mil empleos directos e indirectos, y una variedad de más de 270 ítems en productos de alta calidad que alimentan al consumidor boliviano que se beneficia día a día, la sitúan entre las diez empresas más grandes de Bolivia.

Creada en 1960 por la Corporación Boliviana de Fomento, con financiamiento otorgado por distintos organismos internacionales, La Planta Industrializadora de Leche (PIL) y quienes dirigieron la empresa durante sus primeros años, pueden sentirse satisfechos al ver que el trabajo que iniciaron con mucha visión, hoy cosecha los frutos. La efectividad y rapidez del desembolso de los fondos donados que permitieron la creación de esta industria, se debió a la imagen de confianza que inspiró el Ingeniero Luis Barrón del Castillo, que fue uno de los pioneros de la lechería en Bolivia y cuya capacidad y honestidad, eficientemente respaldada por un selecto grupo de ejecutivos, elevaron la empresa al nivel de excelencia que alcanzó durante esos años.

La PIL, a lo largo de sus 50 años de vida, ha recorrido un largo camino hasta ubicarse donde está hoy: entre las diez empresas más grandes del país.

En 1960 arrancó sus operaciones con una capacidad inicial de procesar 40 mil litros de leche por día y, a pesar de haber tenido tecnología limitada, pocos equipos e infraestructura reducida, su producto, la leche que todo boliviano ha consumido en algún momento de su vida, siempre se preció por su alta calidad.

Sin embargo, fue 36 años después de su creación, en 1996, cuando la empresa da un salto cualitativo y encuentra el impulso necesario para su fortalecimiento y consolidación. El grupo GLORIA S.A. del Perú adquiere las Plantas Industrializadoras de Leche en La Paz y en Cochabamba; apenas tres años después, en 1999, GLORIA adquiere además el cien por cien de las acciones de PIL S.A.M. de Santa Cruz y la transforma en IPILCRUZ. En marzo de 2004, PIL Andina S.A fusiona sus tres compañías y en conjunto forma la gran familia PIL, hoy empresa líder en la industrialización de productos lácteos y alimentos.

A estas alturas la PIL continúa en franco proceso de crecimiento, modernización e innovación tecnológica. El gran beneficiario es sin duda el consumidor boliviano, que encuentra en el mercado una variedad de más de 270 ítems de productos de gran calidad, entre leches fluidas, leche en polvo, leches saborizadas, yogures (naturales, lights, bebibles, con frutas, sin frutas, etc.), jugos lácteos, mantequillas, dulces de leche y otros, entre los que también sobresalen jugos y leche de soya, margarinas, aguas, refrescos y postres, que nada tienen que envidiar a productos importados.

GENERANDO IMPORTANTES FUENTES DE EMPLEO
PIL Andina es una empresa que genera importantes fuentes de empleo para el país. En la década del 70 trabajaba con 170 productores de leche en Cochabamba. En 1995 este número crece a más de 2.000. En 1996 PIL empieza a trabajar con alrededor de 3.000 productores en Cochabamba y un número similar en La Paz. De éstos, el 66 por ciento es accionista de PIL Andina. En 1999, 3.000 lecheros de Santa Cruz se incorporan a esta industria. Actualmente, trabaja con más de 9.000 familias de productores de leche a nivel nacional.

La actividad lechera no es de las más lucrativas, sin embargo ésta se constituye en la única actividad agrícola económicamente segura que ofrece estabilidad a pequeñas familias campesinas del país, toda vez que PIL tiene el compromiso de recolectar toda su producción, independientemente de las dificultades que pueden presentarse en el mercado.

PIL fomenta un empleo de calidad, estable, sostenible y a largo plazo. En la actualidad trabaja con 1.300 personas que figuran en planilla (empleos directos). Tomando en cuenta que, por ejemplo, en 1999 tenía 480 trabajadores (en sus tres plantas industriales), en los últimos diez años ha casi triplicado su personal.

Su actividad industrial genera un importante conjunto de beneficios sociales y económicos que se desprenden, particularmente, de la amplia cadena de valor que incentiva esta empresa. PIL tiene una de las cadenas productivas más grandes del país en la que se involucran 9 mil familias de productores de leche a nivel nacional, cientos de transportistas, servicios veterinarios, productores de alimento para el ganado vacuno; 2.300 proveedores nacionales de insumos y más de 50 proveedores internacionales. Trabaja con 200 grandes distribuidores, alrededor de  60 mayoristas y más de 40 mil puntos de venta, llegando a contribuir de esta manera con la generación de más de 80 mil empleos directos e indirectos a nivel nacional, motivo de verdadero orgullo y satisfacción.

A la generación de empleos se suma un sólido aporte impositivo. En promedio, anualmente y sin retrasos, PIL llega a pagar al Estado boliviano, impuestos netos (nacionales y municipales) por un valor aproximado a los 90 millones de bolivianos, aspecto que la sitúa entre las 10 mayores industrias contribuyentes.

SU PRODUCCIÓN
En 1995 la capacidad de proceso de la Planta de Cochabamba alcanzaba a 80.000 litros de leche al día. En 1996, a diario, PIL Andina acopiaba 9 mil litros de leche en La Paz, 90 mil en Cochabamba y 100 mil en Santa Cruz. A la fecha, en promedio, La Paz acopia 65 mil litros/día, Cochabamba 220,000 litros/día y Santa Cruz 400.000 litros por día, habiendo registrado un crecimiento consolidado de la cuenca lechera en Bolivia de aproximadamente el 200 por ciento en 14 años. Actualmente, las tres plantas industriales que posee PIL (en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz) tienen capacidad para acopiar y procesar más de un millón de litros de leche al día.

Hasta 1996, el país importaba grandes volúmenes de leche en polvo. Hoy en día, Bolivia es autosuficiente en la industrialización de este producto y, aunque la premisa de la empresa es mantener plenamente abastecido el mercado interno, PIL logró exportar algunos excedentes de leche en polvo, particularmente a mercados de la Comunidad Andina de Naciones (CAN). 

IMPORTANTES RECONOCIMIENTOS
En los últimos seis años PIL Andina recibió varios premios y distinciones que la confirman y consolidan como la “mejor industria del país” y como una de las empresas más grandes y socialmente responsables de Bolivia.

Debido a su crecimiento, a las inversiones y a la calidad de sus productos, fue elegida como la industria con mejor reputación corporativa de Bolivia.

“Pocos pensarían que una marca lechera, PIL, sería considerada la empresa con mejor reputación corporativa del país. El logro no es menor si se toma en cuenta que por detrás de la firma quedaron gigantes como Coca Cola, Nestlé, CBN, Fino, Soboce y Petrobras, por ejemplo”, señala una publicación de la revista Santa Cruz Económico.

Asimismo, el 2009, un estudio de marcas elaborado por la empresa IPSOS APOYO, estableció que “PIL se destaca como el orgullo boliviano”. Es la marca nacional más fuerte entre todos los rubros, sobresaliendo en el aspecto humano, siendo la marca de mayor confianza y la que más apoya al desarrollo del país y de la familia boliviana”.

Reconocimientos de esta naturaleza son sin duda un aliciente para que la empresa continúe trabajando por la salud y nutrición de la familia boliviana.

Pil Andina en Cifras

 72-75% del mercado lácteo nacional lo tiene PIL Andina

 9 mil familias de productores de leche a nivel nacional viven de la PIL.

 1.300 empleados figuran en planilla de la empresa.

 80 mil empleos directos e indirectos genera PIL Andina a nivel nacional.

 1 millón de lts. de leche al día es la capacidad de acopiar e industrializar que tiene la empresa.

 90 millones de bolivianos es la suma que aporta la empresa anualmente en impuestos al Estado.

 10 son las empresas más grandes del país y entre ellas se ubica PIL Andina.

 42 litros de leche al año es el consumo per cápita en Bolivia actualmente.

 30 litros de leche per cápita era el consumo de leche en 1996.

 150 litros al año es el consumo per cápita recomendado por la FAO.

Pablo Vallejo, gerente general de PIL Andina

 

Bachiller del colegio Don Bosco de Cochabamba, el boliviano Pablo Vallejo Ruiz es la cabeza de esta industria desde hace ocho años. Ha pasado por varios cargos en la empresa, donde empezó a trabajar como asistente de gerencia en 1998.


Su experiencia en el ámbito laboral se inicia en la banca. Paralelamente y hasta hace  poco tiempo, ha sido catedrático de importantes universidades nacionales como son la Católica Boliviana y la UPB, tanto en nivel de pregrado como de post grado.


Con más de doce años de experiencia en la industria láctea y de alimentos, Vallejo lleva adelante el reto de dirigir una de las industrias más grandes y en franco y constante crecimiento del país como es PIL Andina. ¡OH! conversó con él sobre este dinámico y competitivo negocio que sin duda le ha dado grandes satisfacciones por los logros obtenidos.

¡OH!:  Tienen el mercado nacional consolidado y entiendo que exportan el excedente de leche en polvo que producen a países de la CAN.
Exportamos leche en polvo al Perú y recientemente al África; también exportamos a Venezuela y Ecuador. A mediano plazo tenemos perspectivas de exportar productos de soya, pero nuestro objetivo fundamental siempre es cubrir primero el mercado interno, que de hecho significa el 90 por ciento de nuestra producción.

¡OH!:  ¿Hacia dónde piensa expandirse y crecer la empresa a futuro? ¿Apunta a la exportación? ¿A ampliar su gama de productos…?
PIL Andina ya no es una industria láctea, es una industria de alimentos. Hace algunos años hemos incursionado en otros negocios como son las aguas, jugos, los jugos saborizados, productos a base de soya y postres, de momento. Tenemos en carpeta una serie de proyectos y productos que estamos evaluando, pero el proceso de desarrollo de mercado no es corto, sobretodo si son productos nuevos, distintos a los que realizamos actualmente, siempre tienen un período de maduración de seis meses a un año antes de ser lanzados al mercado.

¡OH!:  Entonces lo que buscan es consolidarse como industria de alimentos.
Cualquier empresa busca primero consolidarse en su mercado interno y la segunda etapa ya es salir a los mercados externos. En Bolivia tenemos otro reto interesante que es incrementar el consumo per cápita de leche; hemos crecido, pero el consumo continúa siendo bajo, respecto de otros países.


El consumo de leche no es solo un tema económico, es también un tema cultural y educativo y un tema fisiológico. Hemos determinado, por ejemplo, que hay un alto porcentaje de la población boliviana que es intolerante a la lactosa y ya hace unos meses hemos empezado a potenciar nuestra línea de productos deslactosados.

¡OH!:  ¿En qué consiste su plan de incrementar el consumo de leche per cápita en Bolivia?
Hay una serie de campañas que hemos iniciado hace unos tres a cuatro años. Hicimos la campaña de los tres vasos de  leche al día, la campaña de los tres lácteos que son buenos para los huesos, la campaña de lucha contra la osteoporosis. Tenemos que ir remozando esas campañas e ir incorporando a los distintos segmentos etarios; la campaña de los tres vasos de leche al día era más para niños. Nuestro reto ahora es atacar al segmento del adolescente y adulto. Es un trabajo de muy largo plazo; tenemos que incorporar al área rural donde está casi el 50 por ciento de la población y donde el consumo de lácteos es realmente bajísimo. Ese es un reto para los próximos años.


¡OH!:  ¿Qué productos son los de mayor aporte nutricional para niños?
Todos nuestros productos tienen soporte nutricional porque es parte de nuestra función el buscar la soberanía y seguridad alimentaria de Bolivia. Un claro ejemplo de un producto que es ganador, el Pilfrut, es que en un día de calor, Bolivia consume un millón de bolsitas al día. Y no es sólo un refresco sino un producto con base de yogurt, porque buscamos justamente nutrir a la familia boliviana. Todos nuestros productos cumplen esa función nutricional, unos en mayor grado y con ciertos específicos para distintos segmentos. Si alguien tiene un problema estomacal, tenemos un producto para regular la flora intestinal; para quienes tienen problemas de osteoporosis, tenemos productos con añadido adicional de calcio como la leche extra calcio junto a la marca Sbelt


¡OH!:  ¿Cómo está distribuida la producción entre las tres plantas de Pil Andina en Santa Cruz, Cochabamba y La Paz?
Hay algunos productos básicos que producen las tres plantas, como las leches blancas, los yogures en sachet (bolsitas), el Pilfrut. Hay otros productos que están especializados por planta. Por ejemplo, la de Santa Cruz está especializada en quesos y leche en polvo; Cochabamba está especializada en una serie de productos que son chiquitos en cuanto a volumen de producción, pero muy diversos, llámense postres, leches con avena, varios tipos de yogurt, las gelatinas, etc. La Paz hace lo básico y el resto se manda de Cochabamba y de Santa Cruz. Tenemos presencia en los nueve departamentos del país.

¡OH!:  La demanda de leche que ha generado Pil Andina, ha tenido un efecto en el crecimiento de la producción lechera del país. Háblenos al respecto.
Sí, para darle un ejemplo, cuando empezó la planta en La Paz hace doce años, acopiaba alrededor de 9 mil litros de leche al día, actualmente estamos con cerca de 65 mil lts.- día. Cochabamba acopiaba alrededor de 80 a 90 mil lts.- día; hoy está en unos 220 mil. Santa Cruz estaba en 90 mil, y ahora estamos en 400 mil lts.

¡OH!:  Después de la leche, ¿qué otro producto lácteo consume más el boliviano?
Los yogures, el Pilfrut, mantequilla, chicolac, quesos… El boliviano consume bastante queso, pero más el producido en forma artesanal.

¡OH!:  ¿Qué porcentaje del mercado nacional de lácteos tiene Pil Andina?
Es variable, cuando hablamos de leche fluida, podemos hablar de que estamos con un 90 a 92 por ciento del mercado. Cuando hablamos de yogurt, tenemos alrededor de un 60 por ciento del mercado. Pero si hacemos un promedio ponderado, tenemos un 72 a 75 por ciento del mercado lácteo.

¡OH!:  Hablemos sobre la labor social que realiza Pil Andina.
En realidad Pil ve no solo la labor social sino la responsabilidad social como una actividad que va más allá del asistencialismo. Nosotros buscamos ser socialmente responsables con todos los agentes con los que tenemos alguna relación. Buscamos promover primero el desarrollo de nuestros productores de leche, apoyándolos con soporte técnico, en algún caso les hacemos hasta la gestión de compra de sus insumos agropecuarios con el objetivo de reducir las presiones inflacionarias. Somos socialmente responsables con nuestros trabajadores cumpliendo celosamente las leyes laborales. Seguramente somos también una empresa muy exigente, pero somos muy respetuosos del trabajador en su condición de ser humano.


Somos socialmente responsables también con nuestros consumidores porque ofrecemos productos de alto valor nutritivo, de alta calidad y, en la medida de lo posible, a precios accesibles. Al pasear nuestras plantas verá que tenemos equipos que están siendo expuestos en ferias de alimentos de Europa, de alta tecnología y por ende muy costosos, pero nos sentimos orgullosos porque le estamos dando al consumidor boliviano productos de altísima calidad. Somos socialmente responsables porque al promover el consumo de lácteos estamos buscando que la gente se alimente bien. Una publicación del padre Gregorio Iriarte mostraba el círculo vicioso de la pobreza; nosotros queremos cambiar ese círculo vicioso y reemplazarlo por el círculo virtuoso de la alimentación. Si un pueblo está bien alimentado, puede tener salud, puede educarse bien y trabajar bien, ir consiguiendo mejores condiciones de vida para las futuras generaciones.


Somos también socialmente responsables al preservar y cuidar nuestro medio ambiente, estamos próximos a estrenar dos modernas plantas de tratamiento de efluentes por un valor aproximado de Bs. 28,000,000.


Por otro lado, somos socialmente responsables en el pago de nuestros tributos. Somos la novena empresa más grande de Bolivia y estamos entre las empresas que más tributan. Al año estamos en un aporte de impuestos de alrededor de unos 90 millones de Bolivianos.
Además participamos en programas sociales; damos apoyo a distintas organizaciones como orfanatos, comedores populares. En algunos casos lo hacemos de manera regular y estable. Lamentablemente no se puede hacer con todos, pero en fechas puntuales apoyamos.


¡OH!:  Háblenos del proceso de control de calidad.
Empieza desde el momento del acopio, luego ingreso a planta, etc. En todos los procesos, tenemos lo que se llama el análisis de trazabilidad. Podemos en cualquier momento tomar un producto nuestro del mercado y por su código saber con leche de qué fecha fue hecho, por qué máquina fue procesado, en qué turno, por qué supervisor, etc. Entonces cuando ha habido alguna desviación podemos rápidamente identificar la causa para tomar una solución correctiva. Nuestro esfuerzo por implementar productos de larga vida ha sido justamente porque en Bolivia no existe una cadena de frío lo suficientemente desarrollada. Eso era una limitante para llegar con nuestros productos a una parte importante de nuestros consumidores. Hemos desarrollado las leches larga vida en bolsa y estamos apunto de relanzar la línea de leche larga vida en caja.

¡OH!:  Algún mensaje para la población boliviana
Pil agradece a la confianza de todos nuestros consumidores, el éxito de la empresa se debe a su fidelidad durante tantos años, así mismo agradecemos a nuestros productores de leche, a nuestros trabajadores, proveedores, comercializadores que en forma conjunta han hecho posible el éxito de PIL. Por ello ratificamos nuestro compromiso de seguir alimentando al país con productos nutritivos de altísima calidad y a precios accesibles para toda la familia boliviana.


Últimas noticias