Jueves 24 de abril del 2014. Actualizado a las 14h58 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Actualidad

¿De la cama a la cancha de fútbol? Sexo y deportes

Por Herrera F. Ricardo - Los Tiempos - 16/05/2010


¿De la cama a la cancha de fútbol? Sexo y deportes - Fotocompasición	| Alberto Rocha Periodista Invitado

¿De la cama a la cancha de fútbol? Sexo y deportes - Fotocompasición | Alberto Rocha Periodista Invitado

La conveniencia o no de las relaciones sexuales antes de una competencia deportiva es una discusión no resuelta  |  En vísperas del mundial se vuelve a debatir por la decisión de un técnico. Intervienen otros factores, además de lo físico para el rendimiento

El mundial de fútbol ya está  a la vuelta de la esquina y gran parte del planeta concentrará su atención en el evento. Durante los 30 días que durará, no sólo cobrará relevancia lo que ocurra durante los 90 minutos de cada partido, sino también la intimidad de sus protagonistas. Lo que hagan o dejen de hacer será la comidilla de la prensa  internacional y el fútbol ganará espacios hasta en los programas ‘del corazón’. Es que el campeonato que organiza la FIFA se ha convertido en un reality show global, donde parece que los resultados deportivos tienen igual e incluso menos valor que el comportamiento de  los futbolistas fuera de las canchas.

Uno de los temas que  estos días han vuelto a reflotar  es  acerca de si es adecuado o no que los jugadores tengan actividad sexual previo a una competición como la de Sudáfrica 2010, lo que para algunos  mermaría  su  rendimiento deportivo. Las aguas siguen  poco claras y  las opiniones a favor y en contra dividen a especialistas y a los mismos  deportistas.

La polémica no es nueva y ya en el Mundial de Korea-Japón de 2002 provocó enfrentamientos y  declaraciones enérgicas como la del entonces entrenador de Brasil,  Felipe Scolari, que antes del campeonato zanjó la discusión diciendo que sus dirigidos no tendrían nada de sexo varios días antes ni después de los partidos. Scolari  fue más allá y dijo que “si el individuo no tiene capacidad de administrar y reprimir el deseo sexual durante una etapa establecida, entonces en lugar de ser un ser humano es un animal”. Como era de esperar, éstas declaraciones  avivaron la discusión y algunos se pusieron a favor del brasileño y otros en contra, lo cierto es que al final Brasil salió campeón del certamen.

Ocho años después el estricto director técnico de la selección inglesa, el italiano Fabio Capello, no ha querido tener problemas en Sudáfrica y, mucho antes de definir la plantilla que llevará al mundial, ya anunció que permitirá que sus dirigidos viajen con sus esposas y novias.

Instalada nuevamente la discusión salimos a preguntar la opinión de gente vinculada al fútbol nacional para conocer su punto de vista acerca del tema y sobre todo conocer qué hay de cierto o falso en la relación deporte-sexo.

Roberto Ferreira, médico deportólogo que trabaja con el club Oriente Petrolero, dice que en un acto sexual existe un desgaste de energía que se recomienda evitar por lo menos 24 horas antes de un partido. “En 90 minutos de juego un jugador pierde entre dos y hasta tres kilos de acuerdo con la temperatura del ambiente. Si a eso le sumamos el desgaste que haya tenido en un acto sexual pocas horas antes, seguramente que afectará su rendimiento. Por eso es que se recomienda abstenerse un día antes”, explica Ferreira, pero aclara que no todos los organismos son iguales y hay personas que tienen una capacidad de recuperación de energías mucho más rápida y puede que no les afecte. “Por eso las 24 horas de abstinencia no es una regla, sino una prevención”, dice el médico.

“Después de tantos puntos de vista y de tantas investigaciones todavía no hay algo claro y definido acerca de si es negativo o no, pero desde el área de la  psicología se observa que  el aspecto sociocultural de una persona es fundamental. Es decir, la manera como ha sido educado, fue formado como deportista y el ritmo de vida que lleve son determinantes en su desempeño deportivo. En especial si es un futbolista profesional que debe afrontar competencias de muy alto nivel como un mundial de fútbol o campeonatos de mucha intensidad”, sostiene Tusnelda Flores, psicóloga especialista en deportes.

Flores pone como ejemplo las relaciones sexuales ocasionales que llevan a trasnochar a un futbolista, o situaciones de infidelidad o parejas que no tengan estabilidad, no sólo provocan desconcentración, sino que el esfuerzo físico  puede transformarse en algo estresante. En cambio, la persona que tiene un vínculo emocional estable ve reflejado en su desempeño deportivo ese aspecto, ya que le  genera otros tipo de sensaciones y es por eso que muchos entrenadores permiten que los jugadores lleven a sus esposas y novias.

Un factor adicional es el nivel de sugestión que tenga el atleta. “En el fútbol y otros deportes los rituales y supersticiones son muy frecuentes, y si un jugador tuvo sexo pocas horas antes de un partido y tuvo un juego malo, después no lo va a querer repetir más, porque se sugestiona y es difícil que cambie de opinión”, dice la especialista.

JUNTOS PERO NO REVUELTOS

En un deporte como el fútbol las concentraciones de 24 y hasta 48 horas antes de un partido importante son frecuentes,  y en campeonatos como el mundial, los deportistas quedan casi abstraídos de su vida familiar por 30 días. En esos casos, ¿no resulta contraproducente aislarlos de su entorno?

Para Flores existe un factor determinante y que tiene que ver con la motivación de  ganar.  Lo que genera participar en un mundial les da a muchos deportista un estímulo especial. “La mayoría sueña no sólo con competir, sino también con ganar el campeonato y están dispuestos a privarse de cualquier otro de los placeres y comodidades a los que están acostumbrados. No por nada los jugadores de un mundial son catalogados por su sacrificio, entrega y disciplina. Entonces, eso hace más fácil y llevadera las concentraciones largas. En ese aspecto influye mucho  el cuerpo técnico, que debe ser creativo e inteligente para  que  los objetivos queden claros y las privaciones se traduzcan en buenos resultados”, opina la psicóloga.

“En el caso de las concentraciones que realizan los equipos en nuestro país, no tienen como objetivo evitar que los jugadores tengan relaciones sexuales, sino que es más integral. Es decir, que tengan  una buena alimentación, no consuman bebidas alcohólicas o se trasnochen, pero sobre todo que se concentren en el partido que van a jugar”, dice Ferreira. Mientras que Esteban Rueda, que también es médico de Oriente Petrolero, coincide con su colega y enfatiza en el tema de la concentración. “Sobre todo tiene como objetivo que el futbolista no tenga otro tipo de preocupaciones, incluso que deje a un lado los problemas familiares para enfocar su atención en el partido a jugar”, sostiene Rueda y agrega que actualmente la Internet y los celulares hacen más llevadero el encierro, porque  le permiten al jugador no sentirse tan encerrado y en contacto con el exterior.

“Pero a pesar de que tengan estas restricciones no se debe tener un control carcelario con los deportistas, porque ellos también pueden apelar a la masturbación y eso también es un gasto de energía. No se les puede prohibir que lo hagan y es por eso que al final sólo depende de cada uno cuidarse”, comenta Ferreira.

“Cuando las concentraciones son de un día o dos son más estrictas, pero cuando son de 20 o más días, como me ha tocado pasar, el cuerpo técnico te da bastantes ratos libres”, cuenta el arquero Leo Fernández, que dice que en su trayectoria deportiva le ha tocado técnicos muy estrictos y otros que decidían no concentrar a sus jugadores. “Ahí, la responsabilidad de tener relaciones sexuales recae más en el jugador, pero la mayoría lo tiene asimiliado y se cuida las 24 horas antes, además la pareja de uno sabe que es así. Aunque reconozco que me ha tocado tener relaciones el mismo día del partido, pero yo soy arquero y no me toca correr”, afirma entre risas  Fernández.

El futbolista asegura también que le ha tocado convivir con jugadores que se han dado modos para escaparse de las concentraciones para encontrarse con alguna chica. “El que es un poco indisciplinado lo compensa con su talento dentro de la cancha y a veces los técnicos se hacen los distraídos, porque saben quién sale o entra de las concentraciones. Por ejemplo, Romario cuando jugó la Copa América en Bolivia reconoció  que se escapaba de las concentraciones. En aquella época yo ya vivía en Santa Cruz y nosotros que lo veíamos todo de afuera sabíamos que estuvo farreando antes de los partidos. Era imposible que el técnico no supiera lo que él hacía”, opina Fernández.

HABLAR DE SEXO

¿Se habla o no se habla de sexo entre los jugadores bolivianos? Ferreira es de los médicos que aborda con naturalidad el tema del sexo con los jugadores. Un asunto que muchos futbolistas no se atreven a tocar de manera directa.  “Son cosas que deben saber, como también deben conocer que después de un partido también tienen que cuidarse para tener una buena recuperación.

Es decir, dormir bien, comer bien y sobre todo descansar, pero hay algunos que no  se cuidan, no comen bien y si beben mucha cerveza se van a deshidratar más de lo que ya se han deshidratado en el partido”, explica el médico.

Carlos Aragonés, que actualmente dirige a Blooming, tuvo una destacada trayectoria como jugador dentro y fuera del país, y dice que ni aquí ni en el exterior tuvo entrenadores estrictos que hayan enfatizado en el asunto. “Al único que lo escuché hablar del tema  con los jugadores fue a Xavier Azkargorta. Él era directo y les decía: ‘Si ustedes tienen una pareja estable y me piden permiso para ir a visitarlas y tener relaciones sexuales con ella y luego vuelven no hay ningún problema, pero si ustedes va a visitarlas sólo para ‘franelear’ con ellas no los dejo salir”. Según los estudios que había realizado sostenía que eso era más perjudicial que consumar el hecho”.

Aragonés, que también dirigió la selección nacional, dice que en el futbol boliviano hay jugadores con actitudes de las más variadas y no se puede generalizar un tipo de comportamiento, pero es partidario de que el jugador se case relativamente joven, porque una pareja estable le permite tener una vida sexual estable. 

Flores sostiene que el ámbito del fútbol tiene códigos internos que le permiten la confianza de hablar del tema, “pero en general el jugador boliviano sabe que no debe hacerlo, pero no sabe por qué no debe hacerlo y ése es un aspecto en el que se debe trabajar más. Ahora lo ideal es que desde chicos los vayan orientando sobre el sexo. No sólo cómo o cuándo tenerlo, sino también cómo protegerse, porque corren el riesgos de contraer un montón de enfermedades y que eso sí influirá decisivamente en su rendimiento y en su vida. La orientación tampoco debe ser acerca de evitar que su pareja quede embarazada, sino una educación sexual más amplia”, reflexiona la psicóloga.

La discusión sobre el tema tendrá aún mucha tela para cortar y seguramente surgirán nuevas opiniones al respecto. Habrá que esperar quiénes ganan este partido. Si los que están a favor de la abstinencia o los que sostienen que es más un tema subjetivo. Por lo pronto parece que hay un empate.

Conozca más

 

Energía


En 1980, un médico de apellido Holland investigó cuantas calorías se gastan en una hora de relaciones sexuales. La cifra que dio fue de 70 calorías, lo cual equivale a caminar 3 Kilómetros en una hora o andar en bicicleta 7 Kilómetros por hora o jugar al golf. Pero estudios más reciente dicen que en el acto sexual se queman entre 150 y 300 calorías, dependiendo de la postura, la cantidad de movimientos, la velocidad y la duración del mismo.

Esfuerzo


Las investigaciones acerca del mismo tema han indagado acerca del esfuerzo que demanda tener relaciones sexuales y han detectado que equivale al  esfuerzo de  subir dos pisos por escalera a un ritmo apresurado y sin detenerse.

Semen


La eyaculación (4 mililítros de semen) tiene un valor energético de 36 calorías, lo que equivale a un terrón de azúcar. Es obvio que esa cantidad no puede debilitar a ningún varón.

Masters y Johnson


William Masters y Virginia Johnson, famosos pioneros en la investigación de la sexualidad, concluyeron que un atleta debería rendir al máximo después de un coito si le dan 5 minutos de recuperación.

Métodos


Si bien en la actualidad la totalidad de los equipos de fútbol mantienen el sistema de concentraciones aisladas antes de los encuentros deportivos, muchos otros deportes, como el básquet, especialmente el de la NBA, en Estados Unidos, o el tenis, son más laxos en referencia a la actividad sexual de un deportista.

Esfuerzo


Varios estudios comprobaron que los hombres que practican deporte de forma regular, alcanzan una vida sexual mucho más activa que los hombres sedentarios, porque la práctica deportiva produce mayor cantidad  de testosterona.

(Fuente: efydep.com.ar,
www.tusexologo.com.ar)


Últimas noticias