Lunes 20 de octubre del 2014. Actualizado a las 19h29 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Entrevista

Carla Ortiz: "El esfuerzo paga"

Por Luján Mónica - Los Tiempos - 9/05/2010


Carla Ortiz:

Carla Ortiz: "El esfuerzo paga" - Danilo Balderrama y Archivo Periodista Invitado

    Texto    |    Mónica Luján
    Fotos    |    Danilo Balderrama y Archivo

La actriz boliviana Carla Ortiz, que reside actualmente en Los Ángeles después de haber vivido unos años en Ciudad de México, lugar donde inició su carrera artística como protagonista y antagonista en varias telenovelas mexicanas de renombre, para luego dar el salto a la pantalla grande, llegó recientemente a Bolivia para participar en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, realizado el pasado abril en Cochabamba.

El sueño de esta actriz fue siempre llegar a la gran pantalla, anhelo que logró gracias a su indiscutible pasión y esfuerzo. La película boliviana Los Andes no creen Dios le abrió las puertas al mundo del celuloide y posteriormente se la vio en Escríbeme  postales a Copacabana, producción alemán-boliviana. 

Carla Ortiz ha logrado trascender nuestras fronteras y consolidar su carrera que, como ella misma afirma, es muy dura, pero la “perseverancia y la fe dan réditos”.

Además de haber participado en telenovelas como Gotita de amor (1998), Mujeres engañadas (1999), Todo se Vale (1999),  Primer Amor... a mil por hora (2000), Secreto de amor (2001), trabajó posteriormente como presentadora en un programa de entretenimiento para el famoso canal E! Entertainment en Estados Unidos. Luego consiguió estar en la pantalla chica estadounidense en la conocida serie CSI Miami. Pero su participación en los filmes bolivianos fue lo que en definitiva le abrió la posibilidad a hacer filmes internacionales.

Sin embargo, Carla no limita su agenda a asuntos artísticos sino que pertenece y trabaja activamente con una organización americana comprometida con el cambio climático.

En lo que se refiere a su carrera artística, este año tiene un gran proyecto a punto de consolidarse en Estados Unidos, otro como productora de un filme nacional y un estreno pendiente en la gran pantalla de Estados Unidos junto a actores conocidos internacionalmente.  

¡OH! conversó con esta actriz sobre su carrera y sus proyecciones.  

 

¡OH!:  ¿Qué la trajo a Cochabamba?

Estoy trabajando en Estados Unidos con IREO, una Organización intergubernamental de las energías renovables. Trabajamos con Naciones Unidas para mejorar el cambio climático y el calentamiento global; apoyamos y apostamos por mejorar la calidad de vida para salvar la tierra. Me invitaron como embajadora representando a Latinoamérica a dar voz en el foro que hicieron las Naciones Unidas y me fue bien, por lo que me nombraron como Presidenta de Asuntos Internacionales. Es una gran responsabilidad y un gran honor, y por ello llegué a la Cumbre que se realizó en Cochabamba. Estuve en las mesas de trabajo y me enfoqué en el tema de forestación con bosques tropicales y bosques en general, apoyando el programa que tenemos de reforestación.

Por otro lado, soy vocera de lo que es Quaker Bolivia Link, una organización de ingleses y alemanes que han instalado viveros en el altiplano. Este proyecto busca apoyar a la gente de estos lugares para que puedan acceder a otras posibilidades y otra forma de alimentación. Asimismo, estoy trabajando con la fundación de Daniel Oporto. Los niños de hoy son el futuro de mañana o los futuros delincuentes y quienes decidimos eso somos nosotros. Partiendo de esa premisa creemos que se puede hacer algo. Si hay educación hay esperanza, pero si no se alimentan bien, no pueden aprender. Entonces hemos comenzado con esta Fundación dando un vaso de leche diario en las cárceles de La Paz y Santa Cruz, y esperamos llegar a Cochabamba también. 

Mi hermano, Daniel Oporto, trabaja junto a un grupo de diseñadores y un porcentaje de las prendas que se venden están destinadas a los niños. También logramos que se hagan  donaciones para transplantes. Estas son actividades que guían el alma y el espíritu pero que las mantenemos en silencio.

 

¡OH!:  ¿Qué proyectos tiene como actriz?

El año pasado en diciembre he filmado una película con David Arquette, Shirley MacClaine y Vivica Fox. Ya actué en tres películas hollywoodenses, pero fueron proyectos de menor presupuesto, en cambio este es finalmente grande. El filme, que es  de producción independiente, se llama “La Tierra de los Astronautas” y tengo el segundo papel protagónico de mujer. Se estrena en el festival de Venecia o en el de Berlín y estoy muy contenta. Creo que es interesante para determinar mi carrera sobre todo dentro el cine independiente, ya que éste en Estados Unidos se valora y respeta mucho.

 

¡OH!:  ¿Qué otras actividades como artista ha realizado últimamente?

He filmado otro piloto este año y haber como va. Los pilotos se hacen para una futura serie de televisión y luego se congregan todas las asociaciones de televisión y los networks para decidir si es un programa que debería salir por televisión.

Este último que hice trata de una periodista sudamericana. Muestra la mafia y la gente de mucho dinero en Los Ángeles y cómo existe un mundo de prostitución y burocracia. Si Dios quiere y escogen la serie, que se difundiría por FOX, me van a permitir ser una periodista boliviana. La respuesta la tendré hasta principios de junio.

Este es el cuarto piloto que hago, pero nunca se escogió uno. Lo más importante en esta carrera es nunca tener expectativas porque si no, terminas decepcionándote. Para llegar a los pilotos se requiere mucho trabajo ya que son tres a cuatro meses en los que se hacen como 30 audiciones y continúa un largo procedimiento hasta que representas al personaje junto a otros del elenco elegido. Por otro lado, la clave como actriz es trabajar con un agente, si no tienes uno, no tienes derecho a que te hagan un casting, es así de simple. No importa si has hecho cinco series o películas, te pueden descubrir o no, te pueden dar la oportunidad o no.

¡OH!:  ¿Por qué se mudó de Ciudad de México a Los Ángeles?

Radico hace cinco años en Los Ángeles. En México me estaba yendo espectacular porque me empezaron a dar vuelta a los personajes para hacer la mejor amiga de la protagonista, pero considero que en telenovelas es mucho más importante ser antagonista, ya que por lo general son mejores actrices que las mismas protagonistas. Entonces me ofrecieron un papel de antagonista en Miami y por eso me trasladé  primero a esa ciudad. Grabé Secreto de Amor, que batió records en España. Después tuve otra oferta para otra telenovela en Miami pero también me ofrecieron un trabajo con E! Entertainment que era de deportes extremos, pero para filmar debía viajar a Hawái una vez al mes y con ese ritmo ya no podía estar en una telenovela, ya que ello implica 16 horas de trabajo por seis hasta diez meses. Después por trabajo debía estar en Los Ángeles, también entonces decidí mudarme.

Una vez que me fui a Los Ángeles empecé a hacer el programa Xcape que era de entretenimiento en español y me ofrecieron también en NBC hacer de reportera en Acces Hollywood, un programa en el que tenía que cubrir a las estrellas. Tuve en esa ocasión la oportunidad de entrevistar a Gloria Estefan y Ricky Martin, entre otros. Pero no era lo que quería, si bien fue una hermosa experiencia, de repente estaba como reportera y no como actriz.

 

¡OH!:  ¿Cuéntenos sobre su participación en la serie CSI?

Conseguí estar en tres episodios de CSI Miami. Hice el papel de testigo de unos de los asesinatos y uno de los que investigaba el crimen se enamora de mí. También tuve la oportunidad de estar en la serie de Joy (el actor Matt LeBlanc que salía en la serie Friends) y Without a trace. Gracias a CSI logré unirme al sindicato de actores, algo fundamental ya que si no perteneces a esta asociación, sólo tienes derecho a estar en pequeñas producciones.

 

¡OH!:  ¿Cómo definiría en este momento su carrera artística?

Todo se dio la vuelta a lo que siempre quise hacer: cine. Estoy en el momento más importante de mi carrea y estoy extremadamente agradecida con Dios porque el esfuerzo paga. Realmente ahora he conseguido un proyecto muy importante que creo que es el que puede definir mi carrera, pero aún no puedo comentar mucho al respecto, sólo puedo contarles que se trata de películas americanas con grandes actores.

Por otro lado, estoy como productora de la película Los Olvidados con Mauricio d´Avis, que sería su ópera prima. Llevamos en pre producción casi dos años, pero ahora sí comenzamos en noviembre.

Realmente respecto a mi carrera creo que por fin todo está donde debe estar. Estoy muy contenta y pienso que vale la pena todo el esfuerzo.

¡OH!:  Cuéntenos sobre “Los olvidados”.

Los Olvidados es una película basada en el Plan Cóndor. Estoy como productora y actriz y vamos a tener un elenco espectacular. El filme, que va a ser diferente, mostrará que ningún tipo de dictadura y abuso de poder es bueno.

Planeamos filmarla en La Paz, Cochabamba y con algunas tomas en Chile y Argentina.

Por otro lado, estoy empezando a producir Juana Azurduy de Padilla y estoy segura de que con esta película vamos a lograr algo muy grande.

 

¡OH!:  ¿Cuál considera la película más importante de su carrera?

La película que marca mi vida es Los Andes no creen en Dios. Si bien yo ya hice otra película francesa, Los Andes no creen en Dios fue mi primera película boliviana. Desde mis cuatro años sabía que quería ser actriz y soñaba con estar un día sentada en el cine y verme en la gran pantalla y luego ver mi nombre salir. Tal vez para algunos es superficial pero engloba el pensamiento de la visualización y cuando te determinas algo y han pasado diez años, estás en el cine viendo el producto terminado y además en tu tierra. Es una sensación impresionante.

Dios quiera que Los Andes no creen en Dios se convierta en un clásico. El recibimiento afuera de este filme ha sido espectacular y gracias a ella conseguí hacer el filme chileno El Desorejado.

 

¡OH!:  Tiene pensado lanzarse como empresaria, cuéntenos sobre ello.  

Estoy empezando un negocio en Los Ángeles con mi ex novio, Sandro Finoglio (Mister Mundo). Ahora somos muy amigos, es una persona maravillosa y decidimos emprender este proyecto que estará ubicado en Los Ángeles cerca de la playa. Se venderán churros, chocolate caliente y vamos a tener una  noche de flamenco. Va a ser de estilo bohemio - medieval. Esperamos abrir en agosto y va a ser una franquicia.

Su carrera artística

Mi padre no quería que fuera actriz. Como padre comprendo porque es una carrera muy dura. Entonces si era realmente lo que yo quería hacer, debía buscarme mis medios para lograrlo. Fue así como conseguí una beca con el tenis para apoyar mis estudios de actuación en Estados Unidos.


Logré audicionar para Juilliard School, la mejor escuela de actuación y donde van más de cinco mil personas, pero sólo reciben a 30, y me aceptaron. Eso demostraba que estaba por buen camino. Para ello, me ayudó con la actuación David Mondaca y Milton Cortés y Gilka Gutiérrez me daban clases de canto porque en tres minutos debía hacer una escena en la que se actuaba y cantaba. Cuando llegué había gente que venía de conservatorios pero como estaba entre las 30, sabía que no me estaba equivocando. Fue un sacrificio terrible combinar la universidad con el tenis, pero hice la carrera en tres años.


Luego logré un papel en “Guardianes de la Bahía” (Baywatch) que entonces era una de las series de mayor raiting del mundo. Pero para seguir en la serie tenía que hacer por contrato fotos para Playboy. No acepté… estaba muy chica aún y nunca en realidad estuve de acuerdo, así que tuve que salir del programa. Se armó todo un escándalo y por ello me fui a vivir a México.


En México busqué a Emilio de la Rosa, uno de los productores más famoso de telenovelas como Quinceañera, Dos mujeres un camino, El premio mayor, etc. Todos los días lo esperaba afuera de Televisa para poder hablar con él. Un día lo vi salir junto a sus cuatro guardaespaldas y me acerqué para decirle que era actriz y que me encantaban sus novelas. Él me preguntó si era extranjera y cuando le dije sí, me dijo que no trabajaba con extranjeros. Cuando se dio la vuelta sentí que se caía el mundo pero le dije ¡perdone pero soy boliviana y usted nunca ha trabajado con una boliviana!, se rió y me dijo pídele a mi secretaría que te de una cita.


Así fue como conseguí el papel de empleada en Mujeres engañadas. Al principio sólo salía mi silueta pero después poco a poco mi papel cobró mayor importancia.


Lamentablemente, las actrices me hicieron la vida imposible y por ello debí ausentarme un tiempo, pero volví para el último capítulo. Esa fue la novela que me abrió puertas.


Últimas noticias

En Vídeo