Miércoles 16 de abril del 2014. Actualizado a las 19h45 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Vivir bien

Tics nerviosos en niños

Por , ¡ Oh ! Redacción - Los Tiempos - 5/04/2009


Tics nerviosos en niños - , ¡ Oh ! Redacción Los Tiempos

Tics nerviosos en niños - , ¡ Oh ! Redacción Los Tiempos

    Texto    |    Mónica Luján
    Ilustración     |    Gastón Calbimonte

PA­RA TO­MAR EN CUEN­TA   |   Si nota que su pequeño ha comenzado a desarrollar un tic nervioso, no se desespere, ya que estos movimientos involuntarios suelen desaparecer con el tiempo. Sin embargo, sería conveniente prestar atención a su entorno puesto que los tics, a veces, son una manera de expresar nervios, ansiedad o tensión. En caso de que sean muy frecuentes y duren más de un año, acuda a un especialista.

“Los tics ner­vio­sos afec­tan apro­xi­ma­da­men­te al 10 por cien­to de ni­ños y ni­ñas en los pri­me­ros años de es­cue­la (por lo ge­ne­ral, en­tre los seis y ocho años). És­tos con­sis­ten en mo­vi­mien­tos del cuer­po que se pre­sen­tan de  re­pen­te, de ma­ne­ra re­pe­ti­da y sin con­trol. Los tics pue­den apa­re­cer en cual­quier par­te del cuer­po (ca­ra, hom­bros, ma­nos y pier­nas). Al tic más co­mún se lo de­no­mi­na ‘de­sor­den de tic tran­si­to­rio’ y no du­ra más de un año”, ex­pli­ca In­grid Ta­mes B., psi­có­lo­ga clí­ni­ca de adul­tos y ni­ños.


Tam­bién exis­ten los tics vo­ca­les, que son so­ni­dos in­vo­lun­ta­rios (ta­les co­mo si­mu­lar una tos o ras­par la gar­gan­ta)”. Ex­per­tos in­clu­yen tam­bién al tar­ta­mu­deo co­mo un tic, y en la ma­yo­ría de los ca­sos se re­suel­ve de for­ma es­pon­tá­nea. Por ello, con­vie­ne que los pa­dres no le pres­ten ma­yor im­por­tan­cia, pues los ni­ños cuan­do per­ci­ben que al­go les ocu­rre pue­den reac­cio­nar con an­sie­dad y es­trés.


“Lo que se de­be sa­ber con re­fe­ren­cia a los tics es que po­cos son los ca­sos que re­quie­ren tra­ta­mien­to, ya que la gran ma­yo­ría de­jan de su­frir­los de for­ma es­pon­tá­nea. De he­cho, sue­len ce­sar an­tes si no se les pres­ta mu­cha aten­ción”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta.


“La apa­ri­ción de es­tos mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca al­go ma­lo; pue­den de­sa­pa­re­cer de pron­to y ello se de­be a que mu­chas ve­ces es una for­ma de li­be­rar las ten­sio­nes que sien­te el ni­ño. Los pa­dres de­ben es­tar aten­tos del en­tor­no de su  hi­jo, ya que los tics sue­len in­ten­si­fi­car­se en con­di­cio­nes de es­trés, an­sie­dad y fa­ti­ga”, ex­pli­ca Ta­mes.
Cuan­do los tics lla­man mu­cho la aten­ción, son muy fre­cuen­tes, se in­ten­si­fi­can y du­ran más de un año. En­ton­ces se re­co­mien­da que el me­nor sea eva­lua­do por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio com­pues­to, en es­te ca­so, por un neu­ró­lo­go, un pe­dia­tra y un psi­có­lo­go, ase­gu­ra Ta­mes.


Los tics que per­ma­ne­cen por más de una año son lla­ma­dos “tics cró­ni­cos”; és­tos pue­den es­tar re­la­cio­na­dos con un tic es­pe­cial y po­co fre­cuen­te de­no­mi­na­do “De­sor­den Tou­ret­te”. 

PAU­TAS
Los tics ner­vio­sos más fre­cuen­tes sue­len pre­sen­tar­se me­dian­te:
    * El par­pa­deo
    * Mo­ver las fo­sas na­sa­les
    * Sa­car la len­gua
    * Mo­ver la qui­ja­da
    * Cru­jir los nu­di­llos de los de­dos
    * Ha­cer mue­cas co­mo le­van­tar las ce­jas, tor­cer la bo­ca, etc.
    * Re­pe­tir al­gu­na pa­la­bra, gru­ñir, rui­dos con la bo­ca, so­plar, so­nar la na­riz.
    * En al­gu­nos ca­sos los ni­ños sue­len mo­ver la ca­be­za u otras par­tes del cuer­po, co­mo, por ejem­plo, le­van­tar los hom­bros.

¿CUÁN­DO ACU­DIR AL PE­DIA­TRA?
Si bien la ma­yo­ría de los ca­sos tien­de a de­sa­pa­re­cer y -co­mo se men­cio­nó an­te­rior­men­te- es me­jor res­tar­le im­por­tan­cia, en al­gu­nos ni­ños se pre­sen­tan cier­tas se­ña­les que de­ben ser to­ma­das en cuen­ta y sí se de­be bus­car ayu­da. El psi­có­lo­go po­drá acon­se­jar a la fa­mi­lia có­mo dar­le apo­yo emo­cio­nal al me­nor y pro­por­cio­nar­le un am­bien­te ade­cua­do pa­ra su de­sa­rro­llo. De he­cho, los mé­to­dos psi­co­ló­gi­cos y, en con­cre­to, los de au­to­con­trol, en­tre­na­mien­to de la con­duc­ta y téc­ni­cas de re­la­ja­ción re­sul­tan muy úti­les pa­ra ayu­dar a con­tro­lar los tics, ase­gu­ra Ta­mes.

A con­ti­nua­ción al­gu­nas pau­tas:
•    Cuan­do los es­tu­dios se ven al­te­ra­dos
•    Cuan­do los tics in­ter­fie­ren en su vi­da so­cial
•    Los tics se acom­pa­ñan de eco­la­lia, pa­li­la­lia o co­pro­la­lia. La eco­la­lia con­sis­te en la re­pe­ti­ción in­vo­lun­ta­ria de al­go que aca­ba de de­cir otra per­so­na, co­mo un eco. La pa­li­la­lia es la re­pe­ti­ción in­vo­lun­ta­ria de pa­la­bras o fra­ses. La eco­pra­xia es la re­pe­ti­ción in­vo­lun­ta­ria de los mo­vi­mien­tos de otra per­so­na. La co­pro­la­lia: ten­den­cia a de­cir obs­ce­ni­da­des o in­sul­tos fue­ra de con­tex­to.
•    Los tics van acom­pa­ña­dos de una tos per­sis­ten­te
•    Su in­ten­si­dad o fre­cuen­cia au­men­tan
•    Ya ha pa­sa­do más de un año des­de que comen­zó con los tics ner­vio­sos.

PO­SI­BLES CAU­SAS
Si bien las cau­sas por las que se pre­sen­tan es­tos mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios no se han de­ter­mi­na­do aún, se ba­ra­jan va­rias hi­pó­te­sis. Una de ellas es el fac­tor ge­né­ti­co (he­ren­cia), po­si­bles pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos y, por su­pues­to, las de ín­do­le psi­co­ló­gi­ca. De he­cho, la apa­ri­ción de tics se de­be en mu­chas oca­sio­nes a fac­to­res de apren­di­za­je, a la an­sie­dad y a la ten­sión emo­cio­nal a la que mu­chos ni­ños es­tán ex­pues­tos.


“Los tics ner­vio­sos tam­bién pue­den de­sen­ca­de­nar­se des­pués de un trau­ma psi­co­ló­gi­co, des­pués de al­gún pro­ble­ma or­gá­ni­co o por si­tua­cio­nes de es­trés o an­sie­dad”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta.  


“Por otro la­do, un fac­tor que pue­de in­fluir en la apa­ri­ción de los tics en el ni­ño es que la ma­dre sea muy am­bi­va­len­te. Es de­cir que la ma­dre sue­le ser muy ob­se­si­va, lle­na de re­glas y muy con­tro­la­do­ra en re­la­ción a cier­tos te­mas, pe­ro en otros asun­tos es de­ma­sia­do per­mi­si­va”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.   

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES
Si su hi­jo ha co­men­za­do a pre­sen­tar cier­tos tics, no de­be ator­men­tar­lo, qui­zá só­lo sea pa­sa­je­ro. Re­cuer­de que el cas­ti­go por par­te de los pa­dres, las bur­las de los ami­gos o que los maes­tros lo re­ga­ñen no ayu­da­rá al ni­ño en lo más mí­ni­mo. Por el con­tra­rio, de esa ma­ne­ra se lo pue­de lle­var al ais­la­mien­to, ya que se­rá la úni­ca for­ma de dar­le rien­da suel­ta a su sin­to­ma­to­lo­gía y el ale­jar­se aca­ba­rá con la an­gus­tia que le oca­sio­na el tra­tar de re­pri­mir sus tics. Ade­más se pue­de afec­tar su au­toes­ti­ma y su se­gu­ri­dad.

A con­ti­nua­ción al­gu­nas su­ge­ren­cias:
•    Evi­te la an­sie­dad de su hi­jo.


•    No co­rri­ja al ni­ño a ca­da ins­tan­te y tam­po­co de­be cas­ti­gar­lo, mu­cho me­nos en pú­bli­co. Re­cuer­de que un tic ner­vio­so es in­vo­lun­ta­rio y no lo ha­ce por mo­les­tar, si­no que es una for­ma de ex­pre­sar sus ner­vios.


•    No ol­vi­de for­ta­le­cer su au­toes­ti­ma, re­sal­tan­do sus lo­gros y ha­bi­li­da­des.


•    Si per­ci­be que el tic ner­vio­so se ha­ce más fre­cuen­te, al­te­ra in­clu­si­ve la vi­da so­cial del me­nor, con­sul­te con su pe­dia­tra.   

SÍN­DRO­ME DE TOU­RET­TE
El sín­dro­me de Tou­ret­te es un tras­tor­no ca­rac­te­ri­za­do por mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos e in­vo­lun­ta­rios y la emi­sión de so­ni­dos vo­ca­les lla­ma­dos tics. El tras­tor­no lle­va el nom­bre del doc­tor Geor­ges Pi­lles de la Tou­ret­te, neu­ró­lo­go fran­cés que en 1885 diag­nos­ti­có la en­fer­me­dad.


Los pri­me­ros sín­to­mas del sín­dro­me de Tou­ret­te se pre­sen­tan por lo ge­ne­ral a par­tir de la ni­ñez, ini­cián­do­se en­tre los sie­te y diez años.


Es­te sín­dro­me se ca­rac­te­ri­za por­que el me­nor pre­sen­ta los tics va­rias ve­ces al día, ca­si a dia­rio y du­ran­te más de un año, y ca­si nun­ca hay un pe­rio­do su­pe­rior a tres me­ses sin rea­li­zar es­tos mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios.


Por otro la­do, se pue­de ob­ser­var un de­te­rio­ro no­ta­ble a ni­vel so­cial y ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar. Sue­len aso­ciar­lo a otros tras­tor­nos co­mo el dé­fi­cit de aten­ción con hi­pe­rac­ti­vi­dad o a otros tras­tor­nos del apren­di­za­je.


Últimas noticias

En Vídeo