Lunes 28 de julio del 2014. Actualizado a las 10h06 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Orientación

Alcohol + bebidas energizantes… ¡jamás!

Por Mónica Luján - Los Tiempos - 21/06/2009


Alcohol + bebidas    energizantes… ¡jamás!  - Gastón  Calvimontes Periodista Invitado

Alcohol + bebidas energizantes… ¡jamás! - Gastón Calvimontes Periodista Invitado

    Fotos    |    Mónica Luján
    Ilustración    |    Gastón Calbimonte

LA FUSIÓN DE AMBOS PRODUCTOS  |  Forma una explosiva y atractiva combinación. Su consumo está muy de moda entre los jóvenes y ello se debe a la sensación de euforia que otorga. Sin embargo, se debe tomar conciencia de que la mezcla de las bebidas energizantes con alcohol tiene efectos altamente peligrosos para la salud.

 

Si bien las bebidas energizantes pueden ser consumidas por personas de todas las edades, no se debe abusar de su consumo, ya que contiene un químico llamado glucuronolactone, catalogado como un estimulante, cuyo consumo en grandes cantidades es peligroso a cualquier edad. Sin embargo, es más riesgoso aún cuando lo consumen personas que cursan patologías cardíacas y no lo saben por falta de chequeos médicos habituales. Tomar estas bebidas produce en estos pacientes una hipertensión y excitabilidad que suele ser peligrosa, llegando inclusive a provocar un paro cardiaco, explica Marcia Guzmán Mejía, nutricionista de la Clínica Los Olivos.


Sin embargo, el problema principal referente a este tema no son las bebidas energizantes en sí, sino la moda que se ha impuesto entre los jóvenes de mezclaras con alcohol. De hecho, en el último tiempo hospitales de todo el mundo reciben cada vez más a jóvenes con infartos, taquicardias, hipertensión arterial, arritmias y alteraciones cardíacas, propias de personas mayores. Este fenómeno, en muchos casos, se debe al abuso del consumo de bebidas energizantes mezcladas con alcohol.


En realidad, las bebidas energizantes no fueron creadas para ser mezcladas  con alcohol, ya que las energizantes estimulan el sistema nervioso, mientras que el alcohol en grandes cantidades lo deprime. Entonces, la combinación de ambas bloquea la defensa del organismo, que indica que no se debe tomar más alcohol; pero, por otro lado, la persona se siente muy bien. En síntesis, el organismo puede llegar a intoxicarse y se le termina por exigir más de lo que se debe, dice Guzmán.


Entonces, el peligro fundamental en estas bebidas no está en su consumo eventual, sino en el exceso y la forma de combinarlas, pues son útiles cuando su consumo es controlado por un médico o nutricionista para apoyo en tratamientos donde se requiere un incremento de energía, pero jamás fusionadas con bebidas alcohólicas.

Los riesgos de mezclarlas
“Lastimosamente la práctica de mezclar bebidas energizantes con bebidas alcohólicas se ha puesto muy de moda entre los jóvenes tanto en nuestro medio, como en otras partes del mundo. El riesgo de esta mezcla, sobre todo cuando se torna muy frecuente, puede provocar daños al organismo. Uno de los principales riesgos es que ataca directamente el hígado y este daño producido es totalmente irreversible”, asegura Guzmán.


Según estudiosos en la materia, debido a la intoxicación hepática se pueden presentar los siguientes síntomas:
•    Enrojecimiento de la cara.
•    Dolor de cabeza.
•    Dilatación de pupilas.
•    Agitación psicomotora.
•    Hipertensión arterial.
•    Taquicardias.
•    Hiperactividad.
•    Nerviosismo.
•    Vómitos.

Estos síntomas se agravan mucho más cuando su consumo se convierte en una adicción, debido a que quienes las consumen necesitan aumentar la cantidad para sentir el nivel de “bienestar” esperado que antes lograban con menor cantidad. Pero esto no sucede habitualmente y, por el contrario, nos encontramos frente a casos de jóvenes que en una sola noche toman con alcohol tres o cuatro latas de estas bebidas. Con semejante carga de cafeína -equivalente hasta 20 tazas de café express- aumentando la frecuencia cardíaca se somete a un mayor roce la cobertura interna de las arterias y produce una irritación que puede generar un coágulo que tape la arteria y produzca un infarto", dice la especialista.


Asimismo, esta mezcla puede ocasionar una hemorragia cerebral, debido a que muchas de estas bebidas contienen componentes que diluyen la sangre para que al corazón le cueste menos bombearla, y así¬ poder hacer un esfuerzo físico con menos agotamiento, explica Guzmán.


Aquellos que mezclan estas dos bebidas suelen asegurar que lo hacen porque así se provoca una falsa sensación de sobriedad, pero… ¿es verdad?


La especialista consultada asegura que se trata de una falsa sensación de sobriedad, sin saber que las consecuencias pueden ser en muchos casos mortales.


Estudios afirman que lo que hacen los energizantes es anular el efecto depresivo que provoca el consumo de alcohol, pero uno de los riesgos es que no se mide la cantidad de bebidas alcohólicas que se ingiere y con el tiempo se puede llegar a padecer cirrosis, hígado graso y enfermedades hepáticas.


Estas bebidas quitan la sensación de fatiga. No es que el que las toma no se cansa, sino que no siente el cansancio. De esta forma, esta enorme cantidad de cafeína les permite tomar en cantidad hasta llegar a la ebriedad, o incluso el coma alcohólico, porque retrasa los efectos del alcohol.

Las bebidas energizantes y el deporte
“El consumo de bebidas energizantes ha tenido un crecimiento muy acelerado en el mundo entero, pero sobre todo en jóvenes deportistas, ya que los toman para mejorar su rendimiento. En otros casos, para mantenerse despiertos porque tienen que estudiar o por los trabajos escolares y de la universidad, o simplemente por curiosidad o porque un amigo consume y además las mezclan con alcohol”, dice Guzmán.


En el caso de las personas que no hacen deporte,  resulta muy peligroso ya que si es ingerido y no se hace ejercicio acelera el ritmo cardíaco por su función energética y puede ocasionar un infarto fulminante.


“En todo caso, si muchos de los deportistas creen que con estas bebidas se logra un aumento en su rendimiento deportivo están equivocados, ya que se sabe que al margen de la energía, la hidratación es el punto clave para mejorar los índices de rendimiento en cualquier deporte o disciplina y estas bebidas contienen un alto grado de cafeína que se considera un diurético.

Entonces el efecto de su consumo en exceso ocasiona más bien todo lo contrario porque puede llevar a una deshidratación”, concluye la especialista.


Últimas noticias