Refugiados sirios, un drama sin solución

Cultura
Publicado el 03/07/2017 a las 0h00

Los Tiempos | Kahramanras

No sonríe, aunque está al lado de sus amiguitos y una hermanita le hace bromas. Hace calor y él lleva un pequeño pantalón y una remera gastada. Sus pies calzan lo que pueden, una sandalia de plástico celeste y una sandalia de cuero café. Mira desde el fondo de sus ojos claros al mundo que no entiende, a ese mundo de adultos que lo sacó de su casa destruida por las bombas. Aún puede escuchar la artillería y el retumbe de los bombardeos y aunque está a salvo en el campo de refugiados de Kahramanras, no sonríe.

El periodista suele ser al mismo tiempo el testigo de primera mano de la historia y debe aprender a observar, sin derrumbarse, las miserias humanas casi siempre motivadas por las ambiciones del poder. Me tocó seguir las violencias sin tregua en la Colombia ensangrentada, el dolor en la guerra salvadoreña, las persecuciones a los quichés en Guatemala, los golpes militares en Bolivia. Nada se compara con el drama humanitario en Siria y en otros países vecinos.

Junto a periodistas de 25 nacionalidades, latinoamericanos, europeos y asiáticos asistimos a la realidad de más de tres millones de refugiados en Turquía, ahí los llaman “huéspedes”, de los sesenta millones de personas que deambulan por el mundo porque ya no tienen patria que los cobije. De esa inmensa cifra, doce millones son sirios dispersos en diferentes países limítrofes a su país.

Desde Bolivia se ve todo aquello como lejano, imposible que llegue a estas tierras. También así pensaba Abdullah Mejhem Al-Gghadawi, periodista sirio, hace siete años, cuando disfrutaba una limonada con menta en el patio con aljibe y durazneros de su casa. Hoy deambula intentando ingresar cada mes hasta Alepo para cubrir la guerra mientras su familia es una de las refugiadas en Estambul.

Siria estaba en medio de los largos conflictos en el Medio Oriente y vivía como varios otros países árabes bajo un régimen autoritario y con escasa libertad. Pero desde abril de 2011, la violenta represión del régimen contra los rebeldes obligó a millones de sirios a salir del país y los que se quedaron viven en peligro constante, hambrientos, con el pánico que nunca olvidarán.

La geopolítica en la zona es muy compleja y son diferentes las fracciones enfrentadas, desde el Gobierno de Bashar Al Assad, los restos y subdivisiones de Al Qaeda, Isis, las milicias kurdas, o las pertenencias a variables islámicas. Más que nada es la intervención de Rusia y sus aliados y de Estados Unidos y sus aliados para pelear por ese estratégico nudo y sus riquezas. Donald Trump amenaza y al mismo tiempo entrega armas por millones de dólares. Los únicos que se benefician son los señores de la guerra.

Como decía un analista español, EEUU no ganó ninguna guerra desde Corea, pero destruyó a decenas de países. Irak, cuna de la civilización mundial, está moribunda y ahora le toca el turno a Siria, la más sabia de la Biblia.

Pocos entienden el conflicto con todas sus ramificaciones. Lo cierto es que nadie cree en una pronta salida y mientras escribo esta nota hay nuevas noticias que tensionan aún más el ambiente. Miles de civiles sufren la pérdida de algún familiar o amigo y huyen del devastado país, a pie o en carromatos, temiendo algún atentado como sucedió con un convoy de refugiados de Alepo. Es posible un nuevo bombardeo con gas sarín, como el que en abril mató cruelmente a decenas de infantes. Mis colegas no entienden porqué Evo Morales y Sacha Llorenti se negaron a firmar la propuesta europea para que no se usen armas químicas, algo que también se negaron Rusia y China.

Turquía tiene una tradición para atender desastres naturales y humanitarios, pero tuvo que apelar a todas sus fuerzas para recibir a los sirios que llegaron en masa hasta sus fronteras. AFAD es la entidad gubernamental con más de 600 empleados directos y una gran logística encargada de organizar los 23 campos de refugiados con 247 mil personas. Cerca de tres millones viven en diferentes ciudades turcas, tienen opción a trabajar y reciben educación y salud gratuitas. Además, hay 460 mil iraquíes y otros miles de países europeos del Este.

La educación es compleja porque los niños deben seguir con su lengua materna, árabe, y aprender turco, además que en los colegios se enseña inglés; hay 310 mil escolares, de ellos 82 mil dentro de los campos y se ha dado formación técnica a 115 mil jóvenes. Los hospitales han atendido 25 millones de consultas de refugiados sirios y han nacido 224.750 niños que tienen un estatus complejo porque son sirios pero nacidos en Turquía, asunto que en el futuro puede ser muy complejo.

Turquía recibe 526 millones de dólares, el 82 por ciento de las Naciones Unidas y parte de los países europeos, de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, de ONG y de otros países. Debe solventar los otros 12 mil millones de dólares que demanda la atención a los refugiados. Esa es la queja del presidente Recep Tayyip Erdogan que reprocha permanentemente a Europa su actitud pasiva, de hablar y felicitar pero no hacer más para contener el desborde de refugiados en toda la zona.

Hay asilados en las 81 provincias turcas, pero principalmente cerca de la frontera como Giazantep, Kahramanmaas, Osmaniye, Hatay Yayladagi. Los primeros campos de refugiados fueron carpas de urgencia para atender a los miles que cruzaban los puestos de control, pero actualmente son pequeñas ciudades con un promedio de 20.000 habitantes cada una, que aumentan o bajan según lleguen nuevos y otros consigan trabajo y salgan.

Los campos están diseñados como pueblos, con calles anchas, casas pequeñas, pero con todos los servicios, escuelas, hospitales, una o dos mezquitas, mercados, canchas de futbol y juegos infantiles. Cada refugiado recibe una tarjeta de consumo de 100 liras turcas (cerca de 30 dólares) para sus compras personales.

Están cercados y con torres de vigilancia, sobre todo para evitar ataques terroristas, como ya sucedió con refugiados que querían llegar a la frontera. Se ejerce estricta vigilancia para evitar infiltrados.

La agencia turca para atender desastres, AFAD, tiene más de mil empleados, pero sobre todo un millón de voluntarios que ayudan en diferentes tareas, desde atención a los niños enfermos o a los escolares. Hay profesoras, con salarios financiados por UNICEF, que recorren cada día decenas de kilómetros para dar lecciones a los adolescentes.

El cuidado sanitario es extremado y el hospital es desinfectado cada dos horas para evitar cualquier epidemia. En Yemen, este junio, se desató el cólera y hay 300.000 enfermos. En los campos de refugiados hasta ahora no hubo ningún niño muerto por causas gastrointestinales o resfríos y todos los recién nacidos (224.000) sobrevivieron. Se han atendido gratuitamente 26 millones de consultas y hay 161 doctores destinados para este servicio, varios son doctores sirios que tuvieron que operar en su país sin anestesia, sin remedios.

También hay casos de fallecidos por causas naturales, y los refugiados respetan las diversas ceremonias fúnebres, pero la dificultad mayor es dónde enterrarlos, aunque el Gobierno turco también corre con esos gastos. Dejar a un familiar fuera de la patria es una marca. Es uno de los temas más complejos y en algunos lugares funcionan cementerios semi clandestinos para poder sacar en algún momento a su muerto y llevarlo de regreso a casa.

Mehmet Halis Bilden, presidente de AFAD (Afet ve Acil Durum Yönetimi Baskanligi), asegura que Turquía mantendrá su política de fronteras abiertas y su tradicional hospitalidad. AFAD tiene un sistema de información rápida y de reacción inmediata a urgencias. Desde hace siglos es un territorio que sume muchas culturas y visiones, pero en los últimos 25 años todo lo anterior fue superado. Los 911 kilómetros de frontera con Siria reciben diariamente a nuevos asilados.

“Nuestro deseo es que todos regresen pronto a casa, pero mientras estén acá son nuestros huéspedes y los seguiremos atendiendo a pesar de la indiferencia del mundo, principalmente de Europa que no asume sus responsabilidades”, declara mientras recorre las calles del campo de Osmaniye, donde ya están las familias han logrado mayor estabilidad.

Entre tanto, junto a Murat Dinc, traductor, intento conocer las diferentes historias de este drama que no concluirá pronto. Nadie ve un futuro de esperanza, mas todos están seguros que ninguno y por varias generaciones podrán liberarse del horror.

 

“25 periodistas de diferentes nacionalidades asistimos  a la realidad de mas de tres millones de refugiados en Turquía, ahí los llaman huéspedes, de los 60 millones de personas que deambulan por el mundo porque ya no tienen patria que los cobije ”

Tus comentarios

Más en Cultura

Stephen King regresa a Castle Rock, pueblo en el que ya ambientó varias de sus obras anteriores, en "Elevación", una novela corta en la que narra la historia...
Por estas fechas se celebra el 30 aniversario a “La nación clandestina”, la película que los izquierdosos o pastizquierdosos creen la obra cúspide de Jorge...
Del 28 de noviembre al 7 de diciembre se realizará una nueva versión del Festival de Teatro Bertolt Brecht, organizado por el Instituto Cultural Boliviano...

Nunca fue fácil hacer una película, en ninguna parte del mundo. La historia de la creación cinematográfica está condimentada por las dificultades que cada equipo de producción sortea. Como realizador...
Con motivo del 500 aniversario de la muerte de Leonardo Da Vinci, la National Gallery de Londres presentó este jueves una exposición "multisensorial" que desvela el misterio de La Virgen de las Rocas...
La joven pianista cochabambina Lizell Claros Arandia ha ganado el primer premio del concurso Maestro Vicente Constanza
La reconocida cronista argentina Leila Guerriero, la flamante ganadora del Premio Internacional de Periodismo Manuel Vázquez Montalbán

En Portada
El Gobierno de Rusia reconoció, mediante el  vicecanciller Serguéi Riabkov, a Jeanine Áñez como “nueva líder” de Bolivia hasta las próximas elecciones.

“Si mi pueblo pide, estamos dispuestos a volver (...). Vamos a volver tarde o temprano (...), mejor lo antes posible para pacificar Bolivia”
El juez cautelar, Orlando Rojas, determinó hoy libertad para el dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Franclin Gutierrez.
El representante de Bolivia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designado por el gobierno de Evo Morales, Sacha Llorenti, anunció que no renunció...
La bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) eligió al diputado por El Alto, Sergio Choque Siñani como nuevo presidente de la Cámara de Diputados en reemplazo...

Actualidad
Desde Nicaragua, el canciller de Bolivia, Diego Pary, aseveró que Evo Morales, quien se encuentra en México en calidad...
La Alcaldía de Cochabamba comunicó a la población que este jueves no atenderá al público ante el anuncio de...
Esta mañana, las Fuerzas Armadas reconocieron a Fernando López Julio como nuevo Ministro de Defensa en el Colegio...
La bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) eligió al diputado por El Alto, Sergio Choque Siñani como nuevo...

Deportes
El torneo Clausura de la División Profesional apunta a reanudarse el miércoles 20 de este mes luego de que los...
Conmebol aseguró a la Federación Boliviana de Fútbol que financiará la construcción de la Casa de la selección
“Hemos decidido dar un paso al costado, porque no podemos ser irresponsables y obligar a jugadores a entrenar en...

Tendencias
Hoy es el Día Mundial de la Diabetes, enfermedad crónica que va en aumento a nivel mundial
Un equipo de científicos americanos y españoles ha encontrado, en un fragmento de resina fosilizada, la primera "avispa...
La recuperación de moléculas del molar de un gran simio que vivió en Asia hace dos millones de años ha permitido...
Ansiedad, angustia, miedo, confusión, irritabilidad, estrés crónico e insomnio son algunos de los estados emocionales...

Doble Click
La XVII edición del Festival internacional de cine LGBTI, que reúne 84 obras de 31 países
La música puede sensibilizar a las personas para que reflexionen sobre lo que sucede a su alrededor o a la gente
En una sencilla ceremonia, en medio del complejo despertar social de Chile, se realizó el sábado la entrega de premios...
La música nos genera placer por la combinación de las expectativas que tenemos de una pieza y la sorpresa que sentimos...