Goldman Sachs metió la pata en Venezuela

Columna
EL INFORME OPPENHEIMER
Publicado el 02/06/2017

Si hubiera una medalla de oro a la irresponsabilidad social corporativa, debería serle otorgada al banco de inversión Goldman Sachs por su decisión de darle un salvavidas financiero de $us. 2.800 millones al régimen represivo del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Según un artículo del Wall Street Journal que luego fue confirmado por el banco, Goldman Sachs Group Inc. compró $us. 2.800 millones en bonos del monopolio petrolero estatal venezolano Pdvsa, la principal fuente de ingresos del Gobierno. La firma pagó alrededor de $us. 865 millones por los bonos.

La compra de bonos, realizada a través de un intermediario, significa que —si Venezuela no se declara en moratoria— los bonos podrían generar una tasa de interés de 19 por ciento al año, más ganancias de capital.

Aunque no es raro que los bancos compren deudas de los países en quiebra, esta compra llama la atención porque viene en un momento en que el régimen de Maduro está contra las cuerdas, tras masivas protestas callejeras que han dejado casi 60 muertos en las últimas semanas.

Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, envió el 29 de mayo una carta de protesta al presidente de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, diciendo que la “línea de salvación financiera del régimen servirá para reforzar la brutal represión desencadenada contra cientos de miles de venezolanos que protestan pacíficamente por el cambio político”.

Borges escribió que, considerando “el carácter irregular” de la transacción y sus “absurdas condiciones financieras”, el Congreso venezolano abrirá una investigación sobre el caso. Y agregó que recomendará “a cualquier futuro Gobierno democrático de Venezuela que no reconozca ni pague estos bonos”.

El profesor de economía de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, ex ministro de planificación de Venezuela, me dijo que lo que ha hecho Goldman Sachs “equivale a financiar una dictadura”.

“Goldman Sachs ha comprado bonos de hambre”, me dijo Hausmann. “El daño reputacional a Goldman Sachs será mucho mayor que los beneficios financieros que pueda obtener de esta operación”.

Días antes de conocerse la compra de Goldman Sachs, Hausmann había escrito una columna criticando el Índice de Bonos de Mercados Emergentes de JP Morgan por sus transacciones con Venezuela. Aunque Venezuela representa sólo el 5 por ciento de ese índice de JP Morgan, constituye una parte considerable de su rendimiento, porque la posibilidad de un default venezolano hace que los intereses que paga sean más altos.

Hausmann dice que los inversores se están engañando a sí mismos si piensan que no están haciendo algo malo, y que están comprando la deuda venezolana con la esperanza de que caiga Maduro. Una vez que Maduro se vaya, esos inversionistas estarán en el lado opuesto a la democracia, porque estarán apoyando el pago preferencial de sus bonos, en vez de querer que un nuevo Gobierno comience a invertir en la reconstrucción del país, dijo.

Hausmann admitió que sería poco realista —e injusto para con otros países emergentes en el fondo de JP Morgan— exigir que los inversionistas dejen de comprar papeles financieros de todos los países, porque Venezuela sólo representa una pequeña parte de ellos. La solución es que el público presione a JP Morgan para que elimine a Venezuela de sus fondos de mercados emergentes, me dijo Hausmann.

Mi opinión: Afortunadamente, mucho ha cambiado para mejor desde que algunas voces aisladas comenzaron a proponer las inversiones socialmente responsables en el siglo XVIII, y después de que la idea fue adoptada por cada vez más inversionistas desde los años 1960. Hoy en día, los inversores –especialmente los millennials– son mucho más propensos a invertir en empresas y países que respetan el medio ambiente y no suprimen los derechos civiles o políticos.

Es difícil prohibir que inversionistas sin conciencia social compren bonos venezolanos que rinden altos intereses si quieren jugar con su dinero, y arriesgarse a perder su dinero. También pueden ir al casino. Pero lo que podemos hacer es avergonzar públicamente a los bancos que rescatan a regímenes represivos como el de Venezuela. Y hay que hacerlo hasta que los bancos se den cuenta de que no vale la pena el dolor de cabeza.

 

El autor es columnista de The Miami Herald y El Nuevo Herald.

(C) 2017 El Nuevo Herald Distribuido por Tribune Content Agency

Columnas de ANDRÉS OPPENHEIMER

15/06/2018
Cuando entrevisté recientemente al candidato puntero en las encuestas de Colombia para las elecciones del 17 de junio, Iván Duque, una de las cosas que más...
12/06/2018
La Organización de Estados Americanos (OEA) merece crédito por haber denunciado duramente a la dictadura de Venezuela, pero –inexplicablemente– ha sido...
08/06/2018
La resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) contra la dictadura de Venezuela esta semana fue histórica y merece nuestro aplauso, pero no por...
05/06/2018
Si me preguntan cuál fue la noticia más importante en los últimos días, es una que casi ha pasado desapercibida en los medios: la amenaza de 50.000...
01/06/2018
La política del presidente Trump de separar a un creciente número de padres indocumentados de sus hijos es tan cruel –e innecesaria– que debería ser...
  •  

Más en Puntos de Vista

15/07/2024
15/07/2024
ERRAR ES HUMANO
RONNIE PIÉROLA GÓMEZ
15/07/2024
JORGE RICHTER RAMÍREZ
14/07/2024
RECUERDOS DEL PRESENTE
HUMBERTO VACAFLOR GANAM
14/07/2024
En Portada
La fase de exámenes orales de los precandidatos para las elecciones judiciales continúa hoy por tercer día consecutivo y se prevé concluir el miércoles
Dos accidentes de tránsito, en las carreteras a Chile y a Uyuni, dejaron ayer al menos 24 personas fallecidas y 45 heridas

El Consejo Nacional de Salud (Conasa) anunció que volverá a las medidas de presión en rechazo al proyecto de Ley 035  sobre “jubilación obligatoria” a los 65...
Los operativos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), junto a la Policía y otras instituciones
El presunto socio de Sebastián Marset, Rodrigo Fontana
El presidente Luis Arce afirmó ayer que los ingresos para La Paz y el país por el descubrimiento del pozo Mayaya

Actualidad
Desde hace más de tres décadas, la “Clínica de Instrumentos” de Víctor Alarcón Rivadeneira, en Cochabamba
Las rentas de jubilación en Bolivia son bajas
El puerto de la localidad de Al Hodeida, en la costa del mar Rojo del Yemen, continúa envuelto en espesas columnas de...
El “megacampo” hidrocarburífero del norte de La Paz pudo ser descubierto hace 10 años

Deportes
El Comité Olímpico israelí denuncia que al menos 15 de sus deportistas, que participarán en los Juegos Olímpicos de...
El papa Francisco instó este domingo a que los Juegos Olímpicos de París, que comenzarán el próximo viernes, sean "...
El presidente del Comité organizador de los Juegos Olímpicos de París 2024, Tony Estanguet, descartó, de momento, el...
“Se acabó”, pareció decir el esloveno Tadej Pogacar mientras entraba en solitario en la cima de La Couillole señalando...

Tendencias
El gigante tecnológico Microsoft estimó este sábado que el error de la empresa de ciberseguridad Crowdstrike ha...
El número de satélites lanzados en 2023 superó al de cualquier año precedente y con ello el aumento de la basura...
 La Vía Apia en Italia, el parque de los Lençóis Maranhenses en Brasil y las Levadas de Madeira en Portugal se...
La Luna, el único satélite natural de la Tierra, capta constantemente la curiosidad de la humanidad desde tiempos...

Doble Click
La icónica telenovela colombiana Betty, la fea, considerada la más exitosa de la historia por el Libro de Guinness de...
La trama continúa enfocada en Carmen “Carmy” Berzatto (Jeremy Allen White), Sydney Adamu (Ayo Edebiri) y Richard “...
Pincel en mano, niños y adultos se convierten en artistas y dejan sus huellas en las paredes del 'Jardín Inundado', la...
La cantante mexicana Gloria Trevi se une a la argentina María Becerra para ahogar las penas en el nuevo sencillo '...