La confusión mercantilista de Trump

Columna
Publicado el 11/09/2019

CAMBRIDGE – Cuando en marzo de 2018 el presidente estadounidense Donald Trump dijo que “las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”, muchos desestimaron el comentario como un mero devaneo retórico sin grandes consecuencias. ¿Lo era?

Los países comercian entre sí para conseguir importaciones (bienes de consumo, bienes intermedios para la producción y equipamiento) a cambio de exportaciones. Visto de este modo, las exportaciones no son sino los bienes que un país está dispuesto a entregar para conseguir algo que quiere o necesita.

Pero el comercio internacional también aumenta (en términos netos) el volumen total de la economía, porque permite a los países concentrarse en lo que hacen mejor, para producir bienes en las áreas en las que son relativamente más productivos. Según la teoría de las ventajas comparativas de David Ricardo, las fortalezas relativas de los países derivan de diferencias en las dotaciones de factores. Y como mostraron en los ochenta los economistas Paul Krugman y Elhanan Helpman, también se relacionan con sus inversiones en diversas áreas de especialización.

Con su adopción de un modelo mercantilista primitivo en el que las exportaciones son “buenas” y las importaciones son “malas”, Trump dio vuelta esta lógica económica impecable. En un modelo mercantilista, el superávit comercial contribuye a la riqueza nacional mediante la acumulación de activos financieros (antes era el oro). Es lo que parece estar pensando Trump cuando se queja de que China se lleva 500 000 millones de dólares al año de la economía estadounidense, básicamente intercambiando bienes chinos por bonos del Tesoro de los Estados Unidos. No hace falta decir que cuesta ver por qué recibir un montón de bienes de alta calidad a bajo costo equivale a “perder”.

Trump parece estar basándose en una teoría propuesta por su asesor en temas de comercio internacional, Peter Navarro, que observó que las importaciones aparecen con signo negativo en la ecuación del PIB (que dice que el PIB es igual al consumo más la inversión interna más las exportaciones menos las importaciones). Así que concluyó que inducir con aranceles una reducción de las importaciones llevaría mágicamente a un aumento de la producción interna (PIB) para satisfacer la demanda antes cubierta por los bienes importados; no prestó la menor atención al hecho de que la certeza de represalias llevará a una contracción del comercio internacional total y del PIB estadounidense. (Dicho sea de paso, espero que Navarro no haya aprendido su macroeconomía internacional mientras estudiaba para un doctorado en Harvard a principios de los ochenta con Richard Caves, cuyas ideas eran muy diferentes.)

Ahora bien, nadie duda de que China aplica una política comercial restrictiva e impone altos costos a la inversión extranjera, a menudo mediante la obligación a empresas extranjeras de transferir tecnología a sus socias chinas. Otra cuestión importante es el robo liso y llano de tecnología por parte de entidades chinas. Sería mejor para el mundo (y casi seguramente para China también) que se les pusiera freno a estas prácticas restrictivas. Pero si el objetivo de los Estados Unidos era reducir las barreras al comercio, arancelar las importaciones desde China es un modo raro de hacerlo.

Es verdad que hubo un momento hace unos meses en que China pareció dispuesta a implementar reformas significativas como parte de un acuerdo que evitara una guerra de aranceles. Pero incluso entonces, había algo raro en el esquema propuesto: la administración Trump quería una lista cuantitativa y concreta de bienes estadounidenses que China importaría en mayor volumen.

Los chinos estaban muy dispuestos a cumplir esta demanda, porque está en sintonía con un estilo dirigista de gobernanza económica. Pero se supone que en Estados Unidos hacemos las cosas de otro modo. Como somos conscientes de que no sabemos si las ventas adicionales a China deberían ser en la forma de bienes agrícolas, camionetas Ford o aviones Boeing (esos que antes parecían confiables), tendríamos que estar defendiendo una reducción general de aranceles y otras restricciones comerciales, para que el mercado pueda decidir qué bienes hay que producir y comerciar.

En cualquier caso, ahora parece probable que Estados Unidos conseguirá una guerra comercial permanente, con costos duraderos para los consumidores y las empresas estadounidenses. Pese a los efectos todavía favorables de la reforma impositiva de 2017 y del hecho de que el gobierno eliminó regulaciones perjudiciales, el crecimiento se debilita y Trump intentó (vanamente) echarles la culpa a la Reserva Federal de los Estados Unidos y a las empresas estadounidenses improductivas. Pero el problema real es la estrategia comercial de Trump, que es mucho peor que la de su predecesor y puede hundir a la economía estadounidense en la recesión.

Más en general, el problema es que el establishment de la política estadounidense llegó a un consenso en torno de que hay que hacer algo para frenar las prácticas comerciales restrictivas de China. Pero a veces es mejor convivir con una situación imperfecta.

En cuanto a Trump, parece que realmente le encantan los aranceles, porque ponen freno a las importaciones “malas” y generan ingresos para el fisco. A diferencia de muchos de sus argumentos económicos, su defensa de los aranceles parece sincera, y por tanto irrevocable su compromiso con esta política. Pero entonces cuesta ver cómo podrá Estados Unidos llegar a un acuerdo comercial satisfactorio con China. Para peor, puede que Trump extienda a muchos otros países el uso de aranceles como herramientas de negociación.

En síntesis, yo no diría que Trump tenga el “cociente intelectual económico” más bajo de los últimos presidentes, pero hay una diferencia evidente entre lo que sabe y lo que cree que sabe. Y como la política comercial estadounidense depende de lo segundo, Estados Unidos tiene ante sí un problema serio.

 

El autor es profesor de Economía en la Universidad Harvard e investigador visitante en el American Enterprise Institute. Es coautor (con Rachel M. McCleary) de The Wealth of Religions: The Political Economy of Believing and Belonging [La riqueza de las religiones: la economía política de la fe y la pertenencia].
© Project Syndicate y LOS TIEMPOS 1995–2019

Columnas de ROBERT J. BARRO

11/09/2019
CAMBRIDGE – Cuando en marzo de 2018 el presidente estadounidense Donald Trump dijo que “las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”, muchos...

Más en Puntos de Vista

BARLAMENTOS
WINSTON ESTREMADOIRO
18/09/2020
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
18/09/2020
PALABRAS DE COMBATE
ENRIQUE FERNÁNDEZ GARCÍA
18/09/2020
DE LAS CENIZAS
CECILIA ROMERO
18/09/2020
DELMAR APAZA LÓPEZ
18/09/2020
SURAZO
JUAN JOSÉ TORO MONTOYA
17/09/2020
En Portada
Arranca el Número Uno multimedia, el nuevo programa de Los Tiempos, con toda la información deportiva más destacada.
“Ante la persistencia e incremento de casos de violencia extrema de grupos en situación de mayor vulnerabilidad, entre los cuales 57 muertes de mujeres...

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que está restringida la difusión de propaganda estatal destinada a promover la gestión gubernamental hasta el 18 de...
El líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, explicó la decisión de la fórmula de Juntos, alianza política de la que él era candidato vicepresidencial, de...
La nevada caída en la zona denominada "la cumbre" obligó al cierre temporal de tránsito.
El Tribunal Electoral Departamental (TED) realizó hoy el sorteo de jurados electorales, rumbo a las Elecciones Generales del 18 de octubre próximo.

Actualidad
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que está restringida la difusión de propaganda estatal destinada a promover...
El coordinador de las FFAA de la Sala Situacional, Marco Tamayo, informó hoy que para este fin de semana se alista el...
El procurador general del Estado, José María Cabrera, comunicó hoy que que queda destituido del cargo. Tras la...
El líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, explicó la decisión de la fórmula de Juntos, alianza política de la...

Deportes
Arranca el Número Uno multimedia, el nuevo programa de Los Tiempos, con toda la información deportiva más destacada.
La nevada que cayó en la urbe alteña no fue obstáculo para que el equipo de Always Ready desarrolle su entrenamiento en...
El club Inter Miami hizo oficial este viernes el fichaje del delantero argentino Gonzalo "El Pipa" Higuaín, que, según...
A Wilstermann se le complicó el camino de la clasificación a octavos de final de Copa Libertadores después de caer ante...

Tendencias
¿Cómo la pandemia puede afectar nuestra salud mental?, este y otros temas son abordados hoy en LT salud, el nuevo...
Un grupo de investigadores constató la "presencia aparente" en las capas nubosas de Venus de fosfina, un gas existente...
Un grupo de científicos descubrió que la enzima llamada IL4I1 promueve la movilidad de las células cancerígenas y...
En este 210 aniversario de Cochabamba, Los Tiempos te presenta una línea de tiempo con los 10 momentos históricos más...

Doble Click
La película de producción boliviano-estadounidense, escrita y dirigida por Rodrigo Bellott, compite junto a otros seis...
La tercera versión del Festival de la Canción en Cuarentena (FCC) reúne a 10 cantautores latinoamericanos que brindarán...
El mexicano Óscar Antonio Bonilla Armijo ganó el Premio Bellas Artes Juan Rulfo para Primera Novela 2020 por su obra “...
“Ser payaso es cosa seria”, un libro de crónicas del periodista español Álex Ayala que fue publicado en julio del año...